Por qué los bolígrafos tienen agarres de goma y 20 secretos que no viste en las cosas de tu entorno

Curiosidades
hace 10 meses

Si alguna vez te has aburrido mientras esperabas en un auto, como yo, es posible que hayas jugado con los reposacabezas. Sí, puedes arrancarlos y se desprenden con relativa facilidad. Parecen inútiles al principio, pero es algo que querrías hacer si alguna vez estás atrapado en un carro y necesitas romper una ventana para salir. Como yo. Incluso una caja de papel aluminio tiene su secreto. En el lado de la caja, puedes ver una pequeña pestaña que puedes empujar. Muy simple, pero eso es lo que de hecho mantiene al rollo de papel aluminio en su lugar. Esta pestaña hace que sea mucho más fácil desenrollar una hoja y arrancarla sin frustraciones. ¿Te has preguntado alguna vez por qué el agarre de una herramienta, un mango o incluso un bolígrafo se siente más seguro cuando está recubierto de un material de goma? La queratina de la capa externa de la piel humana es áspera y rígida a pequeña escala. Así que, digamos que tienes un metal pulido o un cristal, que es rígido, pero también una superficie lisa e impermeable. Cuando te encuentras con eso, el área de contacto real es pequeña, al igual que la fricción al principio.

Los poros del sudor secretan la humedad, por lo que la queratina se hidrata y se vuelve más suave. Por ello, se necesitan muchos segundos para que el área de contacto aumente hasta el mismo valor que alcanza casi de inmediato con algunos materiales blandos como la goma. Este mecanismo podría ser usado por nuestros sentidos táctiles cuando queremos identificar materiales. Los pompones de los gorros y otros sombreros tienen su propósito, y no es solo para lucir bonitos y esponjosos. Bueno, al menos tenían un propósito. Una de las teorías dice que los marineros franceses solían llevar sombreros con pompones para no hacerse daño en la cabeza en el barco cuando hacía mal tiempo. Sí, los techos del barco eran muy bajos. Cuando las olas eran demasiado grandes, pum, podías golpearte fácilmente la cabeza con el techo, así que los pompones resultaban útiles. Ahora, solo son un bonito complemento para nuestros gorros de invierno. Ese misterioso cajón bajo el horno, ese en el que guardas todos los utensilios de cocina que no sabes dónde más poner. Bueno, en ese caso lo has usado bien, pero el cajón fue diseñado originalmente para mantener tus comidas calientes, al menos hasta que estés listo para servirlas.

Y, ese espacio debajo de tus gabinetes inferiores que sobresale ligeramente y no se puede levantar... Esta área, también llamada zoclo, es la razón por la que puedes estar más cerca de la encimera mientras cocinas. Además, las puertas de los gabinetes están fuera del suelo, por lo que se balancean sobre los dedos de los pies. El gabinete bajo el fregadero tampoco es para guardar cosas. Tal vez sea donde guardas tus productos de limpieza, pero su verdadero propósito es darte acceso si tus fregaderos gotean y necesitas hacer algún trabajo de plomería. Ese extraño agujerito en la parte superior de un palo de paleta que puedes ver después de terminar un caramelo no es un silbato. Tiene algo que ver con el proceso de fabricación. Al verter el caramelo caliente y fundido en el molde, parte de él se filtrará en este misterioso agujero y se endurecerá. Así, el caramelo se mantendrá en el palito y no se caerá.

Las letras del teclado no están dispuestas al azar. El primer teclado que se fabricó pertenecía a la máquina de escribir. Con el tiempo, los mecanógrafos se volvieron tan buenos en su trabajo que empezaron a escribir demasiado rápido, por lo que los “brazos” de las teclas se cruzaban en algún momento y se atoraban. Por eso los fabricantes tuvieron que hacer el orden de las teclas más aleatorio para ralentizar intencionadamente a los mecanógrafos y poder mantener la máquina en funcionamiento. ¿También te gusta dejar que esos cepillos que hay en los laterales de las escaleras mecánicas de los centros comerciales te lustren los zapatos? Lo creas o no, ese no es su principal cometido: las cerdas están ahí por seguridad. La gente solía atorarse con sus bolsos y ropa en esas escaleras mecánicas cuando se acercaban demasiado a los lados. Estas cerdas de nailon juegan un poco con la mente de la gente, y mantienen los pies alejados de los paneles de los faldones de las escaleras mecánicas y evitan accidentes. La mayoría de la gente asume que las horquillas para el cabello tienen curvas por moda, por lo que la mayoría de las veces las colocan en el pelo con el lado ondulado hacia arriba. Pero, de hecho, esas pequeñas ondas están ahí para atrapar la parte subyacente del pelo y sujetar la horquilla en su sitio. Por lo tanto, el lado ondulado debe ir hacia abajo.

Probablemente te hayas dado cuenta de que las cintas métricas suelen venir con un trozo de metal que termina en una pequeña ranura. Si tienes las manos llenas de cosas, simplemente cuelga la ranura en un clavo para medir. Si te fijas bien, verás que el trozo está un poco dentado por un lado. Esto significa que puedes usarlo para marcar los puntos, por lo que ni siquiera necesitas un lápiz. Si pasas mucho tiempo en los aviones, probablemente habrás notado ese pequeño agujero situado en la parte inferior de la ventana. No hay que ponerse nervioso: ¡es lo que nos mantiene a salvo mientras volamos alto! Es algo que se llama “el respiradero”. Se puede ver justo ahí, en el panel central, de tres ventanas que en realidad protegen a los pasajeros de la presión exterior. Este agujero puede ser diminuto, pero quita toda esa presión del cristal exterior. El agujero también lo expone gradualmente a la presión de la cabina, lo que ayuda a arreglar los desequilibrios de presión en las ventanas, si los hay.

Hay un número “57” que te mira fijamente desde el centro de la botella de kétchup Heinz para siempre. Según la empresa, solo el 11 % de la gente sabe que ese número no tiene nada que ver con la etiqueta del producto. De hecho, se trata de un punto óptimo en el que se puede golpear para que la salsa llegue al plato. Así que la próxima vez que quieras algo de kétchup, no hay necesidad de golpear el fondo. Solo tienes que golpear este punto. Las ranuras en el fondo de los vasos están ahí para facilitar su limpieza en el lavavajillas. Cuando coloques tus tazas boca abajo, estas ranuras permitirán que el agua fluya en lugar de estancarse. Así, el agua no se derramará sobre tus pies cuando saques las tazas. Las ranuras están ahí para permitir que el aire fresco fluya por debajo de la taza, también. Además, evitan que las tazas se agrieten cuando se calientan después de verter bebidas calientes. Seguro que te has fijado en ese puntito que hay junto a la cámara de un iPhone y quizá hayas pensado que es un flash. No, no es un flash, sino un micrófono encargado de captar los sonidos cuando se usa la cámara trasera.

La próxima vez que busques un bocado rápido y te decidas por unas papas fritas en McDonald’s, revisa esa solapa que se puede doblar cerca de la parte superior de la caja. A algunos les gusta doblarla hacia las papas fritas. Así, puedes taparlas y mantenerlas calientes. Pero, si no tienes tanta paciencia, puedes doblar la solapa hacia atrás y convertirla en un plato improvisado para tus papas fritas. Solo debes doblarla hacia abajo con suficiente firmeza; no querrás que se levante y te unte de salsa. Hazme caso: o te ensuciarás. En los años 70, la gente no quería pasta de dientes solo para mantener su boca sana, sino también para refrescar su aliento. Aquafresh decidió responder a esa llamada, así que añadió una franja azul a su producto. Como los consumidores empezaron a prestar más atención a sus dientes y encías, la empresa añadió una tercera franja roja a su pasta. La pasta tenía ahora tres funciones: refrescar, limpiar y controlar la placa. Y sí, la pasta de dientes blanca sólida puede ofrecer los mismos beneficios, pero las marcas siguen añadiendo rayas a su pasta de todos modos.

Hablando de pasta de dientes, ¿conoces esos colores en el fondo de los tubos? Los colores no significan nada en particular. Están ahí para ayudar en la fabricación, indicando a los sensores de luz dónde está el final del tubo. Gracias a ello, la máquina puede cortar y sellar el tubo correctamente. Los desinfectantes para las manos son habituales hoy en día, y puedes aplicarlos de muchas otras maneras además de limpiarte las manos. También funciona muy bien cuando quieres eliminar las manchas de tu ropa. El desinfectante deshace las manchas de grasa y hace un gran trabajo como desengrasante. Incluso puedes usarlo como desodorante si te pesca afuera en un día caluroso.

El fondo de la botella tiene sobre todo una pequeña muesca de forma extraña. Se llama “rampa de indexación”, y sin ella, tu botella no tendría el aspecto que tiene ahora. Estas botellas se producen en masa en fábricas con maquinaria, y todas tienen el mismo aspecto. Como las botellas de plástico necesitan sobre todo material gráfico, los fabricantes querían asegurarse de que el material gráfico se imprimiera siempre en la misma posición para cada botella. Así que inventaron la “rampa de indexación”. Esta mantiene a cada botella en la misma orientación en la máquina que aplica el material gráfico. Sin ella, los trabajadores tendrían que vigilar todo el proceso y ajustar las botellas a mano.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas