¿Qué pasaría si el “Gigantopithecus” no se hubiera extinguido?

Animales
hace 7 meses

Un fuerte gruñido en la distancia te hace correr aún más rápido a través de la jungla. Corres entre rocas y bambúes, sin siquiera mirar por dónde vas. Pero no estás huyendo... ¡Estás corriendo directo hacia él! Te golpeas en la cara para despertarte. Frente a ti hay una huella gigante de una criatura parecida a un simio. Es un pie muy, muy grande. No es humano, eso es obvio, y seguro que no es un gorila... No hay gorilas nativos en el sur de China. ¿Alguien te está jugando una broma? ¿Aquí, en medio de la selva? No es probable.

Sigues caminando, esquivando enredaderas y hojas molestas. Es un día de calor abrasador y estás sudando por todas partes. Tomas un sorbo de agua cada 5 minutos... ¡y luego cada 5 segundos! Y lo que es peor: tu piel es aparentemente el nuevo bufé más caliente que existe. Cientos de clientes, bueno, mosquitos hambrientos zumban esperando una segunda ración. Ya casi se pone el sol, pero estás decidido a encontrar tu premio. De repente, una gran sombra bloquea el sol. Sea lo que sea, ¡esa cosa es enorme! Te congelas, tienes frío y miedo. Tu corazón está acelerado, ¿deberías darte la vuelta? Hay un Goliat de mono detrás de ti. Con una huella así de grande, ¡qué más esperabas! Se eleva sobre ti, mide fácilmente 3 m de altura, y te mira... ¿Tiene curiosidad o hambre? Ninguna parece ser una gran opción. Se vería impresionante... si no estuvieras tan asustado.

Sin movimientos bruscos. Se escapará o te dejará irreconocible para algún grupo de rescate si viene a buscarte. Lentamente sacas tu cámara para tomar algunas fotos. Hasta ahora, todo bien. Solo te mira hacer lo tuyo. Pero cuando haces clic, el flash lo golpea justo en los ojos y se escapa hacia las profundidades de la jungla. Tenías que cambiar la configuración a automático, ¿no? Ese simio que acabas de ver era esta enorme bestia. Existió hasta hace 300 000 años, y podía pesar hasta 450 kg. Los investigadores creen que este simio se extinguió no porque se congeló ni nada por el estilo, sino porque no pudo adaptarse a su nuevo entorno. Prácticamente todo a su alrededor comenzó a desaparecer, incluida su comida, principalmente frutas y bambú. Es tan genial, ¡llamémoslo Giganto!

Estos monstruos no trepaban árboles, ¡no tenían que hacerlo! Podían alcanzar y agarrar lo que quisieran. Sus parientes más cercanos, los orangutanes, pudieron adaptarse a las nuevas condiciones de la Edad de Hielo al expandir su dieta y probar cosas nuevas. ¡Como perros calientes de bambú y paracaidismo de orangután! Solo bromeo. Al estudiar la forma de su mandíbula y dientes, los científicos están bastante seguros de que eran herbívoros. Así que no te preocupes, estos simios no pensarán que te ves como un refrigerio a media mañana, pero eso no significa que se quedarán juntando margaritas mientras te paras cerca tomando selfis. Un gorila poderoso puede levantar alrededor de 20 veces su propio peso corporal, lo que significa que es alrededor de 10 veces más fuerte que un humano. Y en promedio, un gorila pesa alrededor de 135 kg. No necesitas hacer cálculos para saber que no debes meterte con estas increíbles criaturas. ¡Pueden derribar un árbol de plátanos sin siquiera sudar, y probablemente podrían levantar un peso 5 veces mayor al del récord mundial! ¡Giganto lo rompería en los Juegos Olímpicos! Literalmente.

Todavía estás en estado de shock, a pesar de que una serpiente se desliza por tu brazo. Te recompones y te la quitas. Ya te has hartado de “estar aterrorizado”... la serpiente ni siquiera te hace estremecer. ¿Realmente te encontraste cara a cara con un Giganto real? ¿Quizá sea el último de su tipo? Corres hacia tus colegas y no pueden creerlo. Al día siguiente, reúnes a algunos de los investigadores más valientes y regresas a la jungla. ¡Todo parece tan tranquilo! Tu equipo y tú caminan por el paraíso de un panda; hay bambú hasta donde alcanza la vista. Pero hoy estás buscando al gran abuelo malo del panda. Si fue un Giganto lo que viste ese fatídico día, es probable que le encante este bosque de bambú. En un entorno tan exuberante, la competencia por la mejor propiedad inmobiliaria podría ser feroz. Y los pandas no dan miedo exactamente. Nadie sabe cuán pacífico era Giganto, pero hasta los herbívoros se enojan...

Vuelves sobre tus pasos hasta el mismo lugar donde te encontraste con la criatura el otro día. Nada. Ni una sola pista. Pero entonces: huellas. ¡Bingo! Puede que no sean de Giganto, pero tu instinto te dice que las sigas de todos modos. Llegas a una cueva cubierta de enredaderas junto a un pequeño arroyo. Muchas de las ramas de bambú tienen marcas de mordeduras alrededor de los bordes. Sean grandes o pequeños, a la mayoría de los animales salvajes no les gusta dormir al aire libre. Es hora de ver esa cueva. Lo intrigante es que parece que fue construida desde cero. ¿Esta criatura evolucionó lo suficiente como para descubrir cómo construir una casa de bricolaje? Otros animales lo hacen. Los castores tienen un instinto incorporado para construir presas en los ríos. Así es como se mantienen a salvo, y es donde almacenan su comida. Además, la presa les permite relajarse todo el día en su piscina improvisada. ¿Giganto realmente construyó esta cosa?

Tu equipo y tú se acercan a la cueva con cautela. No sabes si está ahí durmiendo, o tal vez una docena de ellos los están mirando a todos, esperando que entren. Tal vez esté juntando comida y solo regrese por la noche. Definitivamente puedes escuchar algo... Pero no es el sonido de una criatura feroz. Suena más como un pitido. Entras de puntillas y ves: ¡tu reloj! ¡El que dejaste caer cuando viste a Giganto por primera vez! De la nada, se siente un estruendo. ¡¡¡Terremoootoooo!!! No, es más profundo, suena emotivo... ¡es un gruñido! Te das la vuelta y ves a Giganto en la entrada de la cueva, erguido como un jefe. Después de aproximadamente un minuto de contacto visual directo, se escapa nuevamente hacia la jungla. Esta vez, sin embargo, captaste todo en tu teléfono. Un par de “compartidos” más tarde, ¡eres el orgulloso propietario del video más viral de todos los tiempos!

Internet pierde la cabeza; “¡Giganto es real!”. “¡El King Kong de la vida real camina entre nosotros!”. Y entonces comienza la verdadera pesadilla; miles de turistas descienden a la tranquila jungla en busca de su propia visión de Giganto. Hoteles, restaurantes, tours, nuevos caminos... no sigue siendo una jungla tranquila por mucho tiempo. Hollywood está teniendo problemas: ya hizo un montón de grandes películas de simios, ¡y ahora resulta que el verdadero es más genial que sus sueños más salvajes! ¡La mejor película de simios de la historia resulta ser un documental sobre Giganto! A diferencia de otras criaturas que salen de las sombras, un regreso de Giganto definitivamente no es tan peligroso como, por ejemplo, si apareciera un megalodón. ¿Recuerdas a Meg? ¿El tiburón y depredador marino más grande que haya vagado por los océanos? Un tiburón lo suficientemente grande como para partir un bote de un mordisco, ¡no sería exactamente bueno para la industria pesquera! ¿O qué pasaría si la titanoboa volviera a la vida? ¿Una boa constrictora gigante de 12 m? ¿Una serpiente viciosa del largo de 2 jirafas? Al menos Giganto no puede tragarte entero...

¡Giganto probablemente terminaría siendo bueno para los movimientos de conservación, otra parte increíble de la naturaleza que debemos proteger! No me sorprendería que Giganto se convirtiera en el nuevo animal nacional de China, ¡hazte a un lado, panda! Y muy probablemente no sería una amenaza para nosotros, todo lo contrario. Los humanos están acabando con su territorio a diario. Quién sabe, Giganto podría comenzar a vivir más cerca de las aldeas rurales, ¿tal vez incluso interactuando con humanos? Pero si obtienen protección, estos grandes simios podrían sobrevivir. Al igual que los pandas, estos animales tienen una dieta muy limitada y necesitarían una observación constante si quisiéramos que su número creciera. Incluso podrían desbloquear pistas de nuestro pasado. El Homo Sapiens tuvo muchos otros descendientes que simplemente desaparecieron o no fueron lo suficientemente fuertes para sobrevivir y coexistir. No sabemos qué tan avanzadas eran estas criaturas en comparación con sus contrapartes, ¿podrían usar herramientas, comunicarse? ¡Finalmente podríamos averiguarlo!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas