Qué pasaría si no volvieras a ver tu reflejo

Curiosidades
hace 5 meses

¡Hay una multitud de gente afuera! Te abres camino entre la multitud que se ríe, charla, grita y se mueve constantemente. Es una bonita noche de verano y se siente como si toda la ciudad hubiera salido a caminar. Decides tomar un atajo por el parque. Ya estás cerca del lago cuando te tropiezas... ¡y lo siguiente que sabes es que estás rodando cuesta abajo hacia el agua! Afortunadamente, te detienes a tiempo para no empaparte. Es hora de estimar el daño. Un golpe en la cabeza, helado en toda la ropa, las manos y la cara. Manchas verdes dejadas por la hierba en tus zapatillas. Ah, y decenas de personas se ríen de tu torpeza. ¡Bueno, podría ser peor!

Te pones de pie y estás a punto de subir la colina cuando el mundo a tu alrededor se sumerge en la oscuridad. ¡¡¡Oh, no!!! ¡La caída debe haber sido más grave de lo que pensaste al principio! ¿Te golpeaste la cabeza lo suficientemente fuerte como para perder la vista? Te calmas un poco cuando escuchas a la gente gritar. “¿Qué está pasando?”. “¿Es un apagón?”. No puedes ver nada, ¡ni siquiera la Luna!

Después de un par de minutos muy tensos, vuelve la luz. Tú y otras personas se ríen de alivio. Nada serio. Finalmente, regresas a casa. Estás cansado y todavía un poco agitado después de tu caída. Así que te das una ducha rápida y te pones una bolsa de hielo en el chichón de la cabeza. Pronto, el hielo cae al suelo. Estás dormido.

¡Bip! ¡Bip! ¡Bip! Intentas hacer que la alarma de tu teléfono se detenga, pero solo envías tu dispositivo al suelo. Gruñendo, te sientas en tu cama. Te duele la cabeza. Sosteniéndola con la mano, te levantas y te diriges al baño. Algo extraño te llama la atención en el pasillo, pero no puedes entender qué es.

Enciendes la luz del baño y te preparas mentalmente para ver una gran mancha púrpura en la frente. Y nada. No, no es que no haya marcas en tu cara. La cosa es que tu espejo está vacío. Bueno, no exactamente, ¡simplemente no te refleja a TI! Te ríes. Suenas nervioso. Te acercas al espejo. Nada. Te alejas más. Todavía nada. Debe estar roto.

Ahí es cuando te das cuenta. Los espejos no se rompen, al menos no de esta manera. Si no te refleja, ¡algo debe estar mal contigo! Tienes dos teorías plausibles. Una: después de golpearte la cabeza, te caíste al lago y nunca saliste. Y ahora eres un fantasma. Dos: durante el apagón, un vampiro te mordió. ¡Y todo el mundo sabe que los vampiros no se reflejan en los espejos!

Te sacudes visiblemente. ¿En qué estás pensando? No existen fantasmas ni vampiros. Debe haber algún problema con la capa reflectante en la parte posterior. Intentas mirar detrás del espejo pero solo golpeas tu nariz contra el cristal. Corres al dormitorio para mirar el espejo de piso.

¡VACÍO! Tres minutos después, descubres que ningún espejo de tu departamento te refleja. “¡Nadie debería darse cuenta! ¡O estaré encerrado en un laboratorio hasta el final de mis días!”. Estás paseando por tu habitación cuando tu teléfono comienza a sonar. Es tu amiga Nora. Suena extraña. “Eh... oye, ¿por qué no vienes a mi casa? ¡Ya invité a Nick y a Alison!”.

Te peinas bien el cabello y examinas tu rostro con la punta de los dedos. Desafortunadamente, no puedes entender si el bulto en tu frente se destaca. Te pones una gorra de béisbol y la chaqueta y sales del departamento.

Las calles parecen... desiertas, por decirlo suavemente. En lugar de las multitudes habituales de la mañana, solo hay unas pocas personas. Y se ven como si estuvieran merodeando. Estás cruzando una carretera normalmente transitada cuando te das cuenta: ¡casi no hay autos!

Afortunadamente, logras tomar un taxi. Cuando ingresas al automóvil, el conductor ajusta el espejo retrovisor para que tú no puedas verlo. Qué extraño. En un momento, miras el espejo y notas un automóvil detrás de tu cabina. Y no sería nada especial, ¡si hubiera un conductor en ese auto! Pero el espejo en el que estás mirando muestra que el vehículo se está moviendo por sí solo. Entonces, ¿tal vez esta “invisibilidad del espejo” no es solo tu problema?

Una vez que estás en la casa de tu amiga, te das cuenta de que Nora no solo suena, sino que también se ve extraña. Su lápiz labial mancha su cara y aparentemente se abrochó los botones de la camisa de manera incorrecta. Eso solo confirma tus sospechas.

Cuando vienen tus otros amigos, no se ven mejor. El cabello de Nick es un desastre. Alison tiene un poco de pasta de dientes en la mejilla. Parece como si cada uno de ustedes estuviera tratando de comportarse con indiferencia pero fracasan miserablemente. Nora le da a Alison un espejo de bolsillo. “Toma, tienes algo en tu cara”. Pero Alison de repente aparta la mano y el espejo cae al suelo. Sorprendentemente, no se rompe. En cambio, simplemente yace ahí... sin reflejar nada. ¡Nada en absoluto! La superficie del espejo está borrosa. A veces, parece brillar, pero eso es todo.

Casi todos pegan un salto cuando la televisión anuncia “¡Noticias de última hora!”. La presentadora (con voz temblorosa) informa a la gente que después del apagón del día anterior, todos los espejos dejaron de reflejar. Al principio, no reflejaban a las personas ni a otros seres vivos. Pero hace apenas una hora se convirtieron en “televisores rotos” que simplemente brillan y parpadean en momentos aleatorios. Después de varios momentos de silencio atónito, tus amigos comienzan a hablar entre sí. La impactante noticia y todo el ruido hacen que te duela aún más la cabeza. Así que te levantas y te vas.

Lo que ves afuera te hace tropezar. Detectas al menos tres accidentes automovilísticos. Varios ciclistas se gritan unos a otros. Un hombre está sentado en la acera junto a su motocicleta caída. Los espejos retrovisores y laterales se han vuelto inútiles al mismo tiempo. Y eso provocó una ola de accidentes de tráfico por todo el lugar. Llegas a casa y estás a punto de entrar en el ascensor. Pero cuando miras adentro, ves el gran espejo del piso al techo que solía gustarte brillar y parpadear. Tiemblas y subes las escaleras.

Por la mañana, tu espejo todavía no te refleja. Esto hace que afeitarse sea una tarea desafiante y complicada. Al final, te rindes y decides empezar a dejarte bigote y barba. En ese momento aún no comprendes cómo la ausencia de espejos te complicará la vida. Los peluqueros y barberos tienen una demanda extremadamente alta. Los productores de maquillaje, por el contrario, pierden toneladas de dinero todos los días. Los productos de belleza ya no son populares. Aplicar el maquillaje es tan difícil en estos días que la mayoría de la gente lo ha abandonado por completo.

Sin espejos alrededor, la mayoría de la gente ha comenzado a comer más y ha ganado un poco de peso extra. No quieren seguir dietas estrictas. Cada vez menos personas se estresan por su apariencia. Se vuelven más seguros de sí mismos y comienzan a apreciar más su personalidad.

Por supuesto, casi nadie se arriesga a conducir sin poder ver lo que sucede a su alrededor. Incluso si las personas conducen, se mueven muy lentamente. No es de extrañar: deben sacar la cabeza por la ventana todo el tiempo para asegurarse de no causar un accidente. Algunos conductores les piden a sus pasajeros que lo hagan. En este caso, sus autos se ven bastante raros, con una cabeza asomando por cada ventana. El transporte principal ahora son las bicicletas. Las personas se vuelven más en forma y más saludables. El aire ahora está limpio y fresco sin los gases de escape de los automóviles.

Los diferentes dispositivos que usaban espejos, como algunos tipos de telescopios, microscopios e incluso alumbrado público, ya no funcionan. Los fotógrafos no pueden utilizar sus cámaras réflex con espejos en el interior y tienen que conseguir cámaras digitales. La cantidad de selfis que la gente toma está creciendo a una velocidad increíble. Sin espejos, es la única forma de comprobar cómo te ves. La gente también tiene más tiempo libre ahora. Es sorprendente la cantidad de tiempo que la persona promedio solía pasar frente a los espejos.

Los científicos trabajan día y noche para encontrar la solución a este problema inesperado. Experimentan con diferentes materiales, tratando de encontrar algo que refleje el mundo tan bien como lo hacían los espejos. Los fabricantes de automóviles han cambiado su estrategia. Han comenzado a desarrollar coches autónomos que no necesitan ni espejos ni conductor. Interactúan con otros coches en la carretera. Y sus pasajeros pueden simplemente relajarse en sus asientos y hacer lo que quieran.

¿Cómo estás TÚ lidiando con esta situación? Bueno, te has dejado una barba increíble y ahora pareces un vikingo. Gracias a caminar y andar en bicicleta, eres musculoso, bronceado y enérgico. ¡Definitivamente no te arrepientes de toda esta situación de los espejos!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas