Reportera recibe en plena transmisión un regalo que la hizo romper en llanto

Historias
hace 6 meses

En un mundo cada vez más egoísta y centrado en sí mismo, es alentador y conmovedor descubrir la generosidad que algunas personas tienen, incluso cuando se encuentran en situaciones de necesidad.

Afortunadamente, existen personas que, a pesar de tener poco, han encontrado en su corazón la motivación para dar desinteresadamente, recordándonos que el valor de compartir va más allá de la abundancia material. La protagonista de nuestra historia conoció a una de esas almas generosas que, a pesar de sus circunstancias, encuentran la manera de regalar algo de lo poco que tienen.

El equipo periodístico de Ecuador TV, conformado por experimentados profesionales de la comunicación, arribó a la hermosa ciudad de Esmeraldas, Ecuador, en la tarde previa a la transmisión.

Conscientes de la importancia de su labor, habían trabajado incansablemente en diversos reportajes relacionados con los desbordamientos de los seis ríos que habían dejado una impactante cifra de 14.870 personas afectadas, según el informe oficial más reciente. Con el compromiso de informar con veracidad y responsabilidad, se disponían a adentrarse en el corazón de la noticia, para llevar a los televidentes una visión completa y detallada de las consecuencias de este desastre natural.

Manuela Bedón, una de las periodistas del equipo, se encontraba realizando la cobertura en vivo de las devastadoras inundaciones que habían azotado la zona.

Mientras transmitía en directo desde el exterior de una de las casas afectadas, la reportera fue sorprendida por la intervención de Marlene, una valiente mujer que había sido duramente golpeada por las implacables lluvias.

Marlene y su familia se vieron obligados a abandonar su hogar y refugiarse en un albergue, ya que su vivienda, situada a tan solo 150 metros de uno de los ríos cercanos, había quedado completamente inundada hasta el techo debido a las intensas precipitaciones que azotaron la región a lo largo del fin de semana.

Con el objetivo de mostrar al mundo la devastación que había dejado la crecida del río en su hogar, Marlene decidió acompañar al equipo periodístico durante la transmisión en vivo, brindando un testimonio conmovedor y con la esperanza de generar conciencia sobre la difícil situación que enfrentaba su comunidad.

La periodista se encontraba parada fuera de la casa de Marlene, cuyas aguas turbias la envolvían hasta la cintura, mientras daba su reporte en medio de la inundación. Ella y los colegas que la acompañaban, subrayaron el impacto que el cierre de los negocios locales estaba teniendo en la comunidad afectada.

Fue en ese preciso momento cuando Bedón, la intrépida periodista, decidió compartir una anécdota conmovedora: al llegar a Esmeraldas, solo tuvieron la oportunidad de saborear un humilde choclo asado, una mazorca de maíz cocinada a fuego lento sobre las brasas. La historia conmovió a Marlene, quien escuchaba atentamente la transmisión, y sin dudarlo un instante, decidió compartir un poco de su comida con los comunicadores que se encontraban en el lugar.

Mientras Manuela hablaba en vivo sobre el acontecimiento del día, Marlene, se acercó sigilosamente a ella y le entregó un ramo de plátanos. Era su manera de mostrar apoyo y cariño hacia la reportera y su equipo de trabajo.

Este acto tan generoso y desinteresado conmovió profundamente a Bedón, quien no pudo contener las lágrimas mientras expresaba su agradecimiento por el gesto amable de Marlene. A pesar de la emoción, Manuela continuó con su reporte, tratando de mantener la compostura y transmitiendo la información al público de manera profesional.

“Miren la solidaridad de esta gente es realmente... Estamos aquí poquito tiempo”, dijo entre lágrimas Bedón, visiblemente emocionada por la generosidad y apoyo que había presenciado. En su transmisión, la periodista llamó a la audiencia a ser solidaria: “Aquí hace falta todo. Muchas personas están con la misma ropa desde el domingo. Los niños perdieron sus cuadernos para estudiar”.

Como parte de su cobertura, Bedón se refirió a la falta de medidas de prevención: “Duele en el corazón ver esto que pasa cada año, cada vez que llueve. Año tras año las familias deben reconstruir todo desde cero”, sentenció.

En 2023 hubo 12 horas seguidas de lluvias en la provincia de Esmeraldas, en la frontera norte de Ecuador. Según los informes del Servicio de Riesgos y Emergencia, 3.636 familias resultaron afectadas, de las cuales 437 fueron trasladadas a albergues mientras intentaban salvar sus pocas pertenencias que quedan en sus casas. 3.066 casas fueron afectadas ,además el temporal afectó a 27 escuelas, algunas con daños funcionales y otras estructurales.

El gobierno del país ha habilitado centros de acopio para recibir donaciones para los damnificados. Según reportes, en 2023 las lluvias han afectado a más de 400.000 personas.

A través de la historia inspiradora presentada en este artículo, hemos visto cómo la generosidad puede convertirse en un faro de esperanza en tiempos de necesidad, y cómo incluso aquellos con recursos limitados pueden encontrar la manera de hacer una diferencia. En un mundo donde a menudo prevalece la indiferencia, demos espacio a la generosidad y permitamos que brille como una poderosa fuerza transformadora.

En Genial.guru tenemos varios ejemplos de la generosidad humana, como el de un joven que daba clases en los parques, o una compilación de gestos amables de desconocidos y un artículo con situaciones en las que el amor y la generosidad fueron los protagonistas.

Imagen de portada MinMedio / Twitter

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas