Una antigua civilización perdida encontrada en la selva amazónica

Curiosidades
hace 9 meses

Es el primer día de tu ansiado viaje a la selva amazónica. Volaste hasta Sudamérica. Más específicamente, aterrizaste en la ciudad de Manaos. Esta se encuentra en el corazón de la Amazonía brasileña. Hasta ahora, has viajado por aire, tierra y, en este momento, por agua: estás en un pequeño bote que se desplaza por las oscuras aguas del río Amazonas. Sí, el río también se llama Amazonas, y para tu información, es el segundo río más largo del mundo, solo superado por el Nilo en Egipto. El Amazonas se extiende por unos impresionantes 700 000 km cuadrados, comenzando en Perú y terminando cuando se encuentra con el océano Atlántico frente a la costa de Brasil.

Para ver más de cerca la selva, decides empezar explorándola en barco. Primero, notas algo de pesca de pirañas. Incluso podrías atrapar una tú mismo si quisieras. Como sabes, las pirañas son peces carnívoros que habitan en el río Amazonas, por lo que puede que no sea una elección inteligente nadar en estas aguas. Una de las especies más emblemáticas de caimanes presentes en la cuenca del río Amazonas es el caimán de hocico ancho. Se parece mucho a uno normal, excepto por el hecho de que tiene la barbilla amarilla. Tu guía deja el bote y busca en el agua para mostrarte un caimán de cerca. También te habla de otra criatura legendaria que vive en las oscuras aguas del río: el delfín rosado. Por suerte, puedes ver a una familia de delfines rosados ​​mostrando sus aletas cerca del bote. ¡Se ven mágicos desde el lugar donde estás sentado! Probablemente, no sabías que los delfines pueden ser rosados, ¿eh?

Después de unos minutos fascinantes, descubres que el color rosa de los delfines no es más que una ilusión. Los animales son, de hecho, de color gris rosado. Pero debido a los colores marrones del río Amazonas, se ven de un tono rosa intenso cuando los miras desde arriba del agua. Tu guía dice que el delfín rosado es el personaje central del folclore brasileño. Los lugareños creen que estas criaturas ​​pueden convertirse en humanos y caminar por las ciudades en la noche. Te bajas del bote cerca de una de las entradas de la selva. Desde ahora, vas a continuar tu viaje a pie. Tu guía te dice que te estás aventurando en un terreno muy peligroso. El Amazonas es el hogar de unas de las especies de vida silvestre más espeluznantes del mundo, y vamos a ver muchas de ellas hoy. ¡Has venido preparado, por supuesto! Repelente de insectos, un impermeable y tus ojos. Dentro de la jungla, debes estar alerta en todo momento. Es posible que hayas escuchado leyendas sobre la anaconda, una serpiente que puede tragar animales del tamaño de una vaca de un solo bocado. Lamento decírtelo, pero esas no son solo leyendas. Reptiles como este realmente existen. Viven en lo profundo de la selva.

¿Qué hay ahí, moviéndose entre los árboles? ¿Es una... araña? La llamada tarántula Goliat comedora de pájaros es una araña monstruosa. Sus patas pueden crecer hasta 30 cm de largo. Y la criatura en sí puede pesar alrededor de 170 g. También es conocida como el rey de las tarántulas. Por supuesto, no deberías acercarte demasiado a ella. No es venenosa para los humanos, ¡pero su mordedura sí que puede doler! Como su nombre indica, la Goliat puede comer pájaros, siempre que sean más pequeños que ella. Ahora te encuentras con otra especie de araña que llama tu atención. Esta es tan, tan pequeña que casi no la ves. Se la conoce con el nombre popular de “la araña señuelo”. Ves una de sus creaciones: una araña gigante construida por la diminuta araña Cyclosa para ahuyentar a los grandes depredadores. Esto es tan sorprendente como espeluznante. ¡Una araña que usa los restos de otros insectos y hojas secas para crear la imagen de una gran araña en su telaraña! Si engaña a los depredadores, ¡perfecto! Pero para nosotros, los humanos, esta “obra de arte” es impresionante. ¿Quién sabía que había artistas en el mundo arácnido?

Cerca de un pequeño lago, eres testigo de una escena única. Una gran serpiente se desliza lentamente hacia un lagarto que descansa sobre una roca. Este parece no notar la presencia del peligroso reptil. Pero justo cuando la serpiente se prepara para atacar, el lagarto escapa de la escena de una manera icónica. El llamado lagarto basilisco es famoso por su capacidad para caminar sobre el agua. ¡O más bien correr sobre el agua! Esto no es una ilusión, sino una cuestión de equilibrio. La pequeña lagartija mueve sus patas sobre el agua muy rápido, mientras que su larga cola le sirve de contrapeso. ¡Ojalá pudiera hacer eso! Si te has preguntado cómo es una rana por dentro, has venido al lugar correcto. Justo frente a tus ojos, hay una rara especie local. Se la conoce como rana de cristal. Este anfibio tiene una piel completamente transparente. En otras palabras, puedes ver el interior de la rana con una claridad asombrosa. ¡Es como si tuvieras visión de rayos X!

Continúas con tu viaje y pronto te encuentras con un estanque. Flotando en el agua está probablemente el nenúfar más grande que hayas visto en tu vida. Estas enormes plantas también se conocen como Victoria amazonica. Pueden medir hasta 2,4 m de ancho y soportar el peso de una persona adulta. Pero no recomendaría tratar de subirte a esto si fuera tú. Solo porque, ya sabes, estás en la selva amazónica. La vida silvestre aquí es increíble, ¡pero la jungla en sí también es un espectáculo! Hay más de 80 000 especies de plantas y árboles que crecen en la selva amazónica. De hecho, puedes encontrar el 10 % de toda la vida silvestre del mundo en esta jungla. Se estima que 400 mil millones de árboles crecen en el área gigantesca que ocupa. Por supuesto, este lugar está destinado a ser biodiverso, ¿verdad? No podrás presenciar este fenómeno durante tu viaje, pero tu guía te habla de una especie de árbol única que es famosa por poder caminar. Sí, has oído bien. Hay árboles que caminan en la selva amazónica. No tienen patas ni nada por el estilo, pero sí se desplazan en busca de mejores condiciones de iluminación.

El dosel del Amazonas es tan espeso que solo el 1 % de la luz solar llega al suelo. Debido a esto, algunos árboles terminan recibiendo menos luz solar que otros. Las llamadas palmeras andantes parecen haberse adaptado a esta situación. Les crecen nuevas raíces, las cuales las ayudan a moverse de 2,5 a 5 cm por día. ¡Pueden “caminar” hasta 20 m por año! Tal vez eso fue lo que inspiró a J. R. R. Tolkien a crear a los Ents, ¿eh? Esos son seres arbóreos bastante singulares que deambulan libremente por el mundo. No bromeo, no es solo vida silvestre la que habita en el Amazonas. En realidad, más de 30 millones de personas viven aquí. Y también hay asentamientos antiguos que los científicos creen que prosperaron allí. ¡Y no me refiero a El Dorado! Eso es solo un mito. Pero en 2018, un estudio innovador mostró que hasta un millón de personas probablemente habitaron el Amazonas entre el 1250 y 1500 a. C. ¿Puedes creerlo?

Trabajando junto a indígenas locales, investigadores de la Universidad de la Florida encontraron varios montículos en el Amazonas. Además de estos, también descubrieron zanjas y geoglifos. Después de mapear todos estos montículos, los científicos comprendieron que esto era una señal de un asentamiento antiguo. Encontraron restos de muros cuidadosamente diseñados centrados alrededor de plazas. ¡Esto solo podría significar que estas ciudades antiguas eran grandes y podían albergar a cientos de miles de personas! Estos hallazgos trajeron de vuelta la idea de que el Amazonas podría haber sido el hogar de civilizaciones prósperas mucho antes de que los europeos llegaran. Pero en lugar de ciudades empapadas de oro, eran simplemente sociedades agrícolas bien desarrolladas.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas