13 Cosas de las que las mujeres y los hombres adultos no tienen por qué avergonzarse

Con el desarrollo de las comunicaciones por Internet, la gente se ha vuelto demasiado dependiente de las opiniones de los demás. Incluso hasta puede resultar “vergonzoso” no aparentar la misma persona que todo el mudo ve en las publicaciones en Instagram. De repente hay kilos de más, manías personales, aficiones extrañas o incluso una pareja que no se ajusta a los ideales de otra persona.

En Genial.guru creemos firmemente que sentir vergüenza ya es una cosa del pasado y que la perfección radica solo en las muñecas hechas de plástico. Lo más probable es que su secreto sea que no están vivas. Pero tú y yo, en cambio, sí que lo estamos y, por ende, hay que disfrutar de nuestra existencia sin sentir culpa por no asemejarnos al modelo que impone la sociedad.

1. No importa si tu familia no se ajusta al modelo de familia de otra persona, las opiniones de los demás no interesan en absoluto

2. Si siempre guardamos silencio y estamos de acuerdo, otros decidirán por nosotros. ¿Por qué deberíamos avergonzarnos de mantenernos firmes?

3. Tener en cuenta las convenciones y los estereotipos es limitar deliberadamente tu felicidad

4. Los complejos sobre la apariencia no hacen a nadie más hermoso, pero el desapego de ellos hace todo lo contrario

5. De los errores se aprende, así que las compras tontas y espontáneas son el camino que debemos seguir. Y esto no es tan malo como mucha gente piensa

6. Puedes ser todo lo maduro y serio que desees, pero a veces puedes querer tontear. Así que no te niegues esa parte

7. Cuando hay muchas delicias en la mesa, restringirte es una forma segura de ponerte de mal humor

8. Si no quieres cruzarte con gente molesta, no tienes por qué hacerlo. No tenemos que ser amables con todo el mundo

9. Puedes limpiar cualquier líquido derramado con el pie. Pero asegúrate de que no sea dulce o tendrás que limpiarlo tú mismo más tarde

10. Si la introversión es tu forma de ser feliz, no importa qué opinen los demás al respecto

11. Las emociones son naturales. Guardarlas no lo es

12. Hay un niño en cada adulto y no hay necesidad de esconderlo en ningún sitio

13. No importa lo que los demás piensen de ti. No puedes adivinarlo, y es imposible que le gustes a todo el mundo

¿De qué cosas dejaste de avergonzarte a medida que madurabas?

Compartir este artículo