Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

7 Pruebas de que “Juego de tronos” cambió el mundo (y le damos las gracias por ello)

Parece que el mundo no puede resignarse al final de Juego de tronos. Es difícil dejar marchar a tus personajes favoritos, pero ya va siendo hora de decirles adiós. Finalmente, los aficionados dan las gracias por todo lo que nos ha regalado este proyecto único.

Genial.guru averiguó qué legado nos dejó la serie más exitosa de la historia y por qué esto se aplica incluso a aquellos que son completamente indiferentes a la epopeya de HBO.

1. Las series superaron al cine

Los showrunners ni siquiera podían soñar en 2010 con que Juego de tronos se convertiría en la serie de televisión más popular de la historia que cambiaría la imagen de la televisión moderna. El canal HBO gastó más de 5 millones USD en la producción del episodio piloto y esta cantidad parecía astronómica. El presupuesto máximo para una serie de televisión por cable en EE. UU. en aquella época no superaba los 2 millones USD.

Casi 10 años después, el costo por un episodio alcanzó los 15 millones USD. Si el primer episodio registró 2,2 millones de espectadores, la audiencia del desenlace final batió todos los récords con 19,3 millones de personas.

Los autores no tuvieron miedo de mostrar en pantalla la violencia y el amor más allá de los estándares de la televisión. La serie introdujo la moda de rodar al aire libre, desplazando a un segundo plano el trabajo en los pabellones. Pero la mayor parte de todos los fondos se gastaron en impresionantes efectos especiales. Tras eso, el espectador ya no está dispuesto a aceptar gráficos de computadora mediocres.

Después de un éxito tan rotundo, otros estudios también comenzaron a invertir más dinero en el desarrollo de la industria de las series de televisión. Juego de tronos condujo a la televisión por cable moderna a un periodo de prosperidad. Ahora, millones de personas prefieren pasar sus noches viendo sus series de televisión favoritas y cada vez menos van al cine.

2. El género de fantasía ya no es para los frikis

El género de fantasía en la literatura y el cine nunca se ha tomado en serio, siendo objeto de adoración por tan solo una pequeña comunidad de aficionados. El aumento de popularidad llegó gracias a El Señor de los Anillos de Peter Jackson, así como a las películas y libros sobre Harry Potter. No en vano, este género no dejaba de estar asociado a los cuentos de hadas que no deberían tomarse demasiado en serio.

Juego de tronos rompió de inmediato con todos los estereotipos de la gente común sobre el género de fantasía, aportándole realismo. Aquí, cualquier cuento de hadas corre el riesgo de convertirse en una pesadilla. Nadie puede sentirse a salvo. Pasión, sangre y crueldad, magia y dramaturgia no dejan al espectador indiferente en ningún momento. A diferencia de otras obras del género que nos adentran en una mejor versión de la Edad Media, donde nos gustaría estar, con reyes bondadosos y caballeros valientes, el universo de George R. R. Martin muestra el reflejo de nuestra historia desde su peor lado, sin olvidar mientras tanto que no se debe perder la esperanza.

Los espectadores, cansados ​​de la previsibilidad de las películas de Hollywood, necesitaban de “El señor de los anillos para adultos” como un soplo de aire.

El éxito de la serie obligó a la industria a mirar de frente al género de fantasía. Amazon anunció el rodaje de la precuela de El Señor de los Anillos, BBC tiene la intención de rodar Mundodisco, de Terry Pratchett, Hulu puede llevar a la pantalla Trono de cristal de Sarah Maas, mientras que Netflix ya lanza este año The Witcher, la versión cinematográfica de la saga del polaco Andrzej Sapkowski. El mismo universo de Juego de tronos tampoco se despide de nosotros y encontrará su continuación en los spin-off de la saga anunciados por HBO.

3. Nuevas estrellas de cine

Es un truco comprobado de cine y televisión: invitar al proyecto a actores famosos que atraerán las miradas del público. En Juego de tronos, este tipo de estrellas llegaron con Sean Bean, cuyo personaje los guionistas “mataron” ya en la primera temporada. Los creadores apostaron por rostros jóvenes y desconocidos. Y acertaron.

En la actualidad, los personajes de Juego de tronos los conoce el mundo entero. Muchos actores aún eran niños cuando empezaron a actuar en 2010. Nadie esperaba el éxito de esta serie. Kit Harington (Jon Snow) admite que incluso estaba pensando en una carrera como periodista en aquellos años.

Ahora, estos actores amados por millones de personas son exitosos y muy solicitados en Hollywood. Los espectadores esperan ver los nuevos papeles de las estrellas de su serie. Ya ha dado tiempo para que en las pantallas aparecieran otros roles de Kit Harington, Emilia Clarke (Daenerys), Lena Headey (Cersei), Jason Momoa (Khal Drogo), Nikolaj Coster-Waldau (Jaime), Peter Dinklage (Tyrion), Gwendoline Christie (Brienne), Sophie Turner (Sansa), Maisie Williams (Arya), Aidan Gillen (Lord Baelish), Richard Madden (Robb Stark), Michelle Fairley (Catelyn Stark) y de muchos otros.

4. Atracciones turísticas

Una vez, El Señor de los Anillos puso todas las miradas del mundo en Nueva Zelanda. Años más tarde, Juego de tronos inspiró a los turistas a empacar sus maletas e ir a lugares del rodaje en Croacia, Islandia, Irlanda del Norte y España. La ciudad croata de Dubrovnik, situada a la orilla del mar Adriático, donde se encuentran los prototipos de la Fortaleza Roja y las calles de Desembarco del Rey, se ha convertido en el lugar preferido para las peregrinaciones turísticas.

Había tanta gente que quería visitar los sitios donde se desarrollaba la lucha principal por el Trono de Hierro, que la UNESCO se preocupó por el destino de esta ciudad, Patrimonio de la Humanidad, pidiendo a las autoridades locales que restringieran el flujo de turistas.

Afortunadamente, los turistas cuentan con otra alternativa. Al terminar la serie, HBO anunció el lanzamiento de un proyecto turístico “Juego de tronos: Legado”. Los castillos de Invernalia, Poniente y el Castillo Negro de la Guardia de la Noche, por los cuales paseaban los personajes de la saga, ahora se han convertido en plataformas para exposiciones de vestuario, obras de arte, armas y juegos interactivos.

5. La gente en todo el mundo está leyendo libros

Si a principios de la década de los años 2000, Harry Potter hizo que los niños se dedicaran a leer libros, en la década de 2010, Juego de tronos provocó que la lectura fuera aún más popular entre los jóvenes de mayor edad. Al creador de la saga Canción de hielo y fuego, George R. R. Martin, todo el mundo lo amó y odió al mismo tiempo por el hecho de que lleva ocho años sin salir la sexta (y penúltima) parte de la saga.

Esperando el nuevo volumen, los aficionados leen y releen las partes de la obra que ya se han publicado, creando infinitas teorías y comparándolas con la versión en televisión. Ahora, cuando muchos aficionados se quedaron descontentos con el final de la serie, se puede predecir una oleada de interés por los libros en los que cuales los acontecimientos pueden convertirse en un final completamente impredecible.

6. Aryas, Khaleesis y Tyrions crecen entre nosotros

La tendencia a llamar a los niños con nombres de personajes populares de libros y películas apareció ya en el siglo pasado. Pero pocas obras literarias pueden presumir de una abundancia de nombres ficticios tan exóticos.

Durante la existencia de Juego de tronos, solo en Estados Unidos nacieron 3 500 Daenerys y 2 500 Arya Stark. Además, el año pasado también se registraron 560 niñas con el nombre de Khaleesi.

También en nuestro mundo real, ahora podemos encontrarnos con Tyrion, Brienne, Catelyn, Sansa, Gregor , Jaime, Theon e incluso Joffrey. Después del lanzamiento de la última temporada, muchos padres se lamentaron por haber llamado a sus hijas con el nombre de la Madre de Dragones. Pero la que interpretó este papel, Emilia Clarke, habló en defensa de los nombres de Daenerys y Khaleesi, señalando que la imagen negativa de la protagonista acabará olvidándose, mientras que las chicas recibirán durante toda su vida cumplidos por sus “fabulosos” nombres.

7. Citas textuales difíciles de olvidar

Aquello de que se acerca el invierno, los Lannisters siempre pagan sus deudas y Jon Snow no sabe nada, al menos, una vez, la han oído incluso aquellos que no han visto ni un solo capítulo de Juego de tronos. Las frases acertadas, sacadas de la pluma de George Martin, los guionistas David Benioff y Daniel Brett Weiss, en repetidas ocasiones salen de la boca de los personajes de la saga. Algunas están llenas de sabiduría, otras simplemente resultan divertidas y las mejores de ellas se convirtieron para siempre en un legado mundial.

  • “¡La muerte es tan... definitiva! Mientras que la vida está llena de posibilidades”. Tyrion Lannister
  • Es difícil ponerle una correa a un perro una vez que le has puesto una corona en la cabeza“. Tyrion Lannister
  • “¿Quién necesita riqueza cuando puedes hacer reír a una mujer?” Tyrion Lannister
  • “Nadie sospechará de una persona sin un motivo. Mantén a tus enemigos siempre confundidos. Si nunca saben quién eres o qué es lo que quieres, no pueden saber qué es lo que vas a hacer a continuación”. Petyr Baelish
  • “Deja a un lobo vivo y las ovejas nunca estarán a salvo”. Arya Stark
  • “Ahora ve y bebe hasta que parezca que hiciste todo bien”. Bronn del Aguasnegras
  • “El león no se molesta con las opiniones de las ovejas”. Tywin Lannister
  • “Los hombres aseguran estar hambrientos de la verdad, pero rara vez les gusta el sabor cuando esta se les sirve”. Tyrion Lannister.
  • “Solo hay un dios y su nombre es muerte. Y a la muerte solo le decimos una cosa: hoy no”. Syrio Forel
  • “Mi hermano una vez me dijo: ’Todo lo que viene antes de la palabra ‘pero’ es excremento de caballo’”. Benjen Stark
  • “Solo reconociendo quiénes somos, obtenemos lo que queremos”. Petyr Baelish
  • “La gente siempre culpa a los demonios cuando sus planes grandiosos fracasan”. Tywin Lannister
  • “En el juego de tronos, o ganas o mueres, no hay término medio”. Cersei Lannister

¿Crees que tenemos algo que agradecerle a Juego de tronos? ¿O fue simplemente otra serie más?

Compartir este artículo