Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Los usuarios de Internet comparten lo que más les molesta en las películas modernas

Mientras Disney continúa produciendo remakes de viejas películas animadas, los espectadores miran de reojo a los directores de cine tratando de comprender el significado sagrado de sus meteduras de pata. Pero la ausencia de este genera irritación, la cual es secundada por comentarios enojados en las redes sociales.

En Genial.guru, buscamos y elaboramos la lista de los momentos más molestos en las películas que probablemente tú también hayas notado.

  • Pueden extirpar una bala con un cuchillo por su propia cuenta, sin anestesia, vertiendo whisky sobre la herida destrozada, mientras que esta cicatriza en unos 5 minutos. O bien, caen de un tercer piso y luego se levantan como si nada hubiera pasado y se dedican a sus menesteres.
  • “Separémonos para que sea más fácil matarnos”. ¡Me enoja!
  • No me gusta cuando muestran cómo se suben a la cama con los zapatos puestos. Hace muy poco, aprendí a no prestar atención al hecho de que nadie se lava las manos (también en la vida real).
  • Cuando en las películas introducen historias románticas allí donde no son necesarias en absoluto. Por ejemplo, una obra cinematográfica maravillosa sobre submarinistas, El canto del lobo, y un intercambio de fluidos a pantalla completa. ¿Para qué?
  • Cuando, en las películas, las personas comienzan a bailar sincronizadas de la nada.
  • Molesta cuando se burlan de otros personajes y películas o bien dicen: “¡Bueno, no estamos en el cine!”. Entonces, ¿dónde?
  • Una mujer siempre sobrevive en una película de terror, incluso si fue mordida tres veces por un cocodrilo y un dinosaurio prehistórico le arrancó la mano.
  • Me enfada el estereotipo de que las mujeres siempre gritan y respiran frecuentemente con ojos saltones.
  • Cuando los escolares aparentan tener 30+, mientras que a mis 26 años todavía no me venden alcohol en las tiendas. Los limpiadores universitarios son guapos y jóvenes con dientes blancos como la nieve.
  • Cuando los personajes superan algunas dificultades, suena una música épica y todo a su alrededor se ralentiza.
  • El protagonista, un montón de veces, esquiva la muerte de las maneras más inverosímiles, mientras que la gente común muere. Y a veces, para añadir más drama, sus amigos o sus padres son asesinados para tocar la vena más sensible del espectador y generar más simpatía por el protagonista.
  • Si todo va bien, entonces, en un par de minutos, comenzará una catástrofe de proporciones universales.
  • Casas exageradas, irreales, supergeniales con tecnologías del año 2050, o más.
  • La costumbre de activar el “modo tonto” y ralentizar deliberadamente los diálogos como se hace anunciando los ganadores en varios programas de televisión.
  • Lo más molesto es el doblaje de baja calidad, cuando las palabras y los sonidos no coinciden con el movimiento de los labios y la voz.
  • Cuando el sonido va por detrás de la imagen o no se corresponde con esta (por ejemplo, muestran el espacio y al mismo tiempo producen el sonido de “atraques”, “vuelos de naves espaciales” y similares, aunque esto es imposible porque allí existe un vacío).
  • La novia del protagonista está en todas partes con tacones y nunca se cae, incluso si todo sucede en un rascacielos precipitándose, como en una de las partes de Transformers. Además, puede sobrevivir a tres “días de apocalipsis” en una sola película, pero su peinado, manicura y vestido blanco se ven impecables. También, el traje de tres piezas del protagonista y ni una mota de polvo en sus zapatos.
  • Me desagrada el desayuno romántico de las películas al llegar la mañana. Él llevó el desayuno, ella enseguida se despertó, con todo tipo de besos, pasando poco a poco a los momentos íntimos. Sí, todo estaría bien, pero ¿qué pasa con los dientes no lavados? Por curiosidad, ¿al menos él pensó en cepillárselos?
  • Cuando entre los personajes enamorados no hay ni el más mínimo indicio de “química” y, como resultado, acaba surgiendo una loca historia romántica de amor falso.
  • Me enfurece cuando toda la película (o incluso la serie) se muestra muy real, como la vida misma, y luego, al final, se producen algunas tonterías más locas que ponen fin a toda esta buena impresión. Por ejemplo, resulta que los dos personajes principales son el hijo y el padre, uno de los cuales, de repente, resucita, mientras que el otro se cae de una silla y se rompe el cuello en tres zonas, y el loro comienza a hablar y revela el nombre del asesino. Por ejemplo, en Big Little Lies, el final me pareció demasiado confuso y poco realista.
  • Es muy molesto cuando en un libro u otra fuente, el personaje principal tiene un aspecto y en la película no se corresponde en absoluto con la descripción del autor.
  • Odio cuando muestran un parto o las entrañas hacia afuera, salvo que sea algo típico del género. Me sienta francamente mal.
  • Me llama mucho la atención la actuación de los actores, pero tal vez porque yo soy actriz. Miras a algunos y te das cuenta: es un actor de teatro, no de cine.
  • Me molesta cuando en medio de la película, de la nada, aparece un personaje que salva a los protagonistas y desaparece para siempre (“deus ex machina”, si sabes a lo que me refiero).
  • El acento ruso en las películas dobladas también molesta, suena artificial (“Vladimirrrrr”).
  • Enfurece cuando un experdedor modesto cambia de atuendo y, ¡wow, milagro! Se convierte en alguien mega popular, todos se enamoran de él, en el trabajo lo ascienden y el presidente de Estados Unidos lo nombra como su sucesor.

Y a ti, ¿qué es lo que más te molesta de las películas?

Imagen de portada Jurassic world
Compartir este artículo