Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Secretos de las francesas que podrían asombrar al resto del mundo

Cuando oímos la palabra “francesa”, nuestra mente imagina instantáneamente a una dama lánguida con una boina roja y un delicado vestidito negro. Pero los tiempos cambian y la gente también. Por eso, las francesas modernas de hoy en día tienen un aspecto muy diferente del que muchos están acostumbrados a ver a través del prisma de los estereotipos.

En Genial.guru hemos decidido revelar 12 secretos de las mujeres francesas, que las ayudan a sorprender al mundo sin dejar de ser ellas mismas.

Las francesas rara vez se ponen a dieta estricta

Contrariamente a lo que indican los rumores, no todas las mujeres francesas son delgadas y esbeltas. Los hay de todas las formas y tamaños: corpulentas, delgadas, altas y bajas. Pero casi ninguna piensa que unos kilos de más sean un gran problema y que haya que deshacerse de ellos a costa de sufrimiento.

Si una mujer francesa quiere perder peso, come raciones más pequeñas y controla la cantidad de pan y azúcar que ingiere. Generalmente, no cambia su dieta, solo come menos. Al fin y al cabo, sacar los croissants y la mantequilla de su vida significa renunciar a su cultura, a sus apegos, a su amor y a su gusto por la vida.

Gran parte de las francesas prefieren no seguir la moda a rajatabla

Por supuesto, puede ser útil mirar los looks de las famosas u hojear una revista de moda. Pero para crear tu propio estilo, no puedes limitarte a copiar el de otra persona o a comprar todo lo que visten los maniquíes de la tienda. Según las francesas, solo es víctima de la moda quien la sigue demasiado de cerca. En su lugar, es mejor ser creativo e idear combinaciones originales que ayuden a expresar la individualidad.

Muchas francesas creen que las joyas antiguas son mejores que las nuevas

Es común que las francesas prefieran las joyas vinculadas a la historia de su familia que los diamantes novedosos enmarcados en oro. En este caso, las joyas suelen pasar de madres a hijas, por lo que adquieren un significado especial y emotivo.

  • Cuando me pongo los anillos de mi abuela, pienso en lo bonito que sería hablar con ella y preguntarle por su vida. Cualquier francés contará la historia de su pequeño pueblo en los Alpes franceses. Los anillos de mi abuela representan sus recuerdos en mi vida.

No es muy común que las francesas usen secador o laca para el cabello

En cuanto al peinado, las mujeres francesas también prefieren la máxima naturalidad y no recurren al peinado matutino de media hora o a la pulverización abundante de laca para el cabello. El hecho es que las mujeres locales adoran los peinados que tienen un toque “inconcluso”, por lo que casi nunca usan un secador de pelo.

Las mujeres francesas no acostumbran delinear sus cejas

Las cejas “enmarcan” el rostro y su forma debe ser definitivamente prolija. Sin embargo, a las francesas no les gusta alterar la curva natural y el ancho de sus cejas. En cambio, se limitan a eliminar los vellos sueltos para acentuar lo que la naturaleza les ha dado.

  • No me excedo en la eliminación de los vellos sobrantes ni en conseguir la curva perfecta. Con las cejas perfectas pasa lo mismo que con un rostro impecable: son bonitas, pero no cautivan para nada.

A muchas francesas les gusta combinar diferentes tonos de negro

Lo que sorprende e incluso decepciona ligeramente a los turistas en París es la ropa en todos los tonos de negro. Como si pasaras de un colorido carnaval de volantes y pedrería a un luto permanente.

A veces el negro se diluye con otros colores oscuros según la temporada y las tendencias de la moda. Pero el negro sigue presente en todas partes: en el trabajo, en las fiestas, en el gimnasio, en la playa. Y en la ropa exterior, en los uniformes de los vendedores.

No es usual que las mujeres francesas modernas lleven boinas

En cuanto a las boinas, las llevan con una rara persistencia exclusivamente los turistas que desean inmortalizarse con una baguette o un croissant frente a la Torre Eiffel. Es raro ver a una mujer local con este tocado, pero utilizan con bastante frecuencia sombreros de ala ancha.

En Francia, la gente no suele precipitarse hacia el altar

En Francia, la gente no quiere casarse cuanto antes, aunque esté locamente enamorada. No es tan frecuente que las parejas se casen, es más probable que simplemente vivan juntos sin ningún tipo de papeleo adicional.

  • Las parejas francesas no se casan para sentirse responsables el uno del otro. Cuando no hay “obligación” de estar juntos, eliges cada día si lo deseas o no. Puro romanticismo.

Las francesas suelen usar el lápiz labial rojo de manera diferente

Es importante no exagerar con el lápiz labial rojo. Como creen las chicas de Francia, delinear el contorno de la boca hace que esta parezca rígida y artificial, y los labios que están demasiado cargados con el lápiz labial se ven grasientos y como si estuvieran cubiertos de “cera”. Es mejor tocar ligeramente el labial con el dedo y luego pasarlo por los labios. Esto hace que la imagen sea más natural y, a la vez, atractiva.

Las mujeres francesas suelen enfatizar su atractivo discretamente

Las mujeres francesas entablan una relación romántica con este mundo con la ayuda de delicados detalles de encaje y seda, bordados y joyas, dejando al descubierto ligeramente la piel. En su opinión, para ser femenina, no es necesario mostrar demasiado a la vez. Los encajes y un escote barco, que acentúa las clavículas, las hacen lucir sensuales tanto como un profundo escote y una falda corta.

Las francesas suelen dormir con ropa bien holgada

Los especialistas en marketing intentan convencer constantemente al mundo de que las francesas solo llevan suéteres de cachemira y duermen en pijamas de seda. Pero las francesas modernas rara vez llevan ropa interior de seda de precios fabulosos para dormir, y prefieren los camisones bien holgados con dibujos casi infantiles u otros conjuntos cómodos.

  • ¿De qué tipo de seda podemos hablar si, en promedio, una mujer francesa puede destinar 140 € anuales del presupuesto a lencería? Pero este es el precio del conjunto de seda más barato que se puede encontrar en las tiendas en línea. Incluso los conjuntos ordinarios de ropa interior sintética cuestan desde 40 €.

No es común que las chicas francesas usen ropa ajustada

En Francia, es raro ver a una mujer por la calle con ropa demasiado ajustada al cuerpo. La mayoría de las chicas locales suelen llevar ropa un poco suelta. Puede que no acentúe tanto la figura, pero es mucho más cómoda y nada restringe el movimiento.

  • La ropa ajustada no te favorece, acentúa cada pliegue. Un traje así no será la mejor manera de presentarte ante los demás.

¿Cuál de estas costumbres francesas te gustaría adoptar en tu vida?

Compartir este artículo