Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

13 Cosas que pueden evitar que un departamento se vuelva verdaderamente acogedor

6--5
745

Crear una casa verdaderamente elegante y confortable no es una tarea fácil. Cada quien aborda este tema a su manera. Tratamos de rodearnos de cosas que serán útiles y agradables a la vista: ponemos fotos memorables en marcos, plantamos plantas en macetas, decoramos la estantería con hermosas figuras. Pero a veces tenemos la sensación de que algo no está bien y nos falta una perspectiva externa.

Genial.guru intentó descubrir qué impide que nuestros departamentos se parezcan a aquellos que se muestran en las portadas de revistas de diseñadores.

1. Platos de plástico

Los productos de plástico sin duda tienen muchas ventajas: son bastante resistentes a los golpes, fáciles de limpiar y muy económicos. Pero su apariencia es igual a su valor. Además, con el tiempo, el plástico comienza a desintegrarse y a liberar sustancias volátiles que pueden afectar negativamente nuestro organismo. Mucho más estéticos y rentables son, por ejemplo, platos de cerámica o de vidrio.

2. Postales en los estantes

A muchas personas les gusta decorar los estantes con tarjetas y felicitaciones por el día de San Valentín. Las imágenes nos recuerdan un evento agradable, pero quedan mal dentro del interior de las habitaciones. Además, las postales suelen colocarse entre los vidrios en los armarios y luego o se caen constantemente o ya no se pueden sacar. Seamos honestos: tanto los estantes abiertos como los vidriados se ven mejor sin parafernalia de papel multicolor.

3. Marcos de fotos coloridos

Los marcos coloridos y voluminosos rara vez encajan armoniosamente en el entorno y, a menudo, distraen la atención de la fotografía en sí, convirtiéndose casi en el elemento principal. Una mejor solución sería quedarse con un marco sencillo de tonos neutros.

4. Campanas de viento

Este elemento decorativo tan común nos llegó desde China. Las campanas de viento no tienen un uso práctico y, en muchos casos, solo distraen la atención, mientras que la abundancia de pequeños elementos crea la impresión de desorden. Además, el objeto acumula bastante polvo.

5. Cableado externo

El cableado exterior tiende a estropear el aspecto de la pared. Y los agujeros de los clavos que lo aseguran tampoco añaden belleza. Por lo tanto, si hay posibilidad de ocultar los cables en la pared, es mejor hacerlo.

6. Estanterías acristaladas

Estas estanterías fueron muy populares durante la juventud de nuestros padres. El vidrio evita que el polvo se asiente dentro, pero las manchas y las huellas de las manos aparecen rápidamente en él. Los estantes abiertos de varios niveles son más cómodos y se ven más elegantes.

7. Frutas artificiales

Al igual que las flores artificiales, las frutas de plástico, incluso con detalles bien elaborados, se ven baratas. Y si por alguna razón no te gusta poner un plato con fruta fresca en la mesa del salón, entonces puedes refrescar el espacio con, por ejemplo, un jarrón de flores secas, a juego con el tono de la habitación.

8. Zapatos desordenados en la entrada

Tal “vertedero” en el umbral de la puerta crea una sensación de desorden. Además, de esta manera el calzado se ensucia con facilidad y se vuelve inutilizable más rápido. Por lo tanto, es importante resolver esta situación. Una gran opción es un organizador de zapatos. No es caro en absoluto y ahorra espacio.

9. Plantas en recipientes para alimentos

Sucede que no tenemos tiempo para trasplantar enseguida una planta recién traída a casa, y luego lo posponemos una y otra vez. No hace falta decir que el interior solo pierde con esto; una “maceta” temporal puede estropear tanto el estado de ánimo como la atmósfera del lugar. Para evitar que esto suceda, hay que abastecerse de tierra y de una maceta con anticipación.

10. Figuras surtidas

Se regalan, se traen de las vacaciones, se compran. Se instalan en los estantes, ocupando un espacio de por sí ya pequeño. Es más práctico y mucho más agradable desde el punto de vista estético dejar, como máximo, un par que se adapten al entorno, y te sorprenderá cómo un detalle tan pequeño puede mejorar la vista general de la habitación.

11. Platos cubiertos con platos

Almacenar los alimentos de esta manera es, a la vez, desordenado e incómodo. Un recipiente de vidrio con tapa sellada hará el trabajo mucho mejor: mantendrá los alimentos frescos por más tiempo, no dejará salir olores y ocupará mucho menos espacio en el refrigerador. Además, la elección de formas y colores es casi ilimitada.

12. Reloj pulsera de pared

En una época, fue un reloj increíblemente popular. Se encontraba en uno de cada dos (o incluso en dos de cada dos) departamentos. Y marcaba la hora ruidosamente. Pero no tienen nada que ver con el estilo moderno. Un reloj minimalista y redondo y silencioso encajará en casi cualquier habitación sin romper la armonía.

13. Tigre de juguete en el respaldo del sofá

En un momento, parecía un verdadero hallazgo. A los niños no se les permitía jugar con él, solo era de decoración. Si el respaldo de tu sillón todavía está adornado con esta bestia rayada, es el momento perfecto para deshacerse de él con la conciencia tranquila.

¿Quizás tengas una opinión diferente sobre estas cosas? ¿Qué agregarías a nuestra lista?

6--5
745
Compartir este artículo