10 Cosas habituales para las cuales los minimalistas encontraron un buen reemplazo. Y lograron ahorrar mucho dinero con ello

En el mundo actual, es difícil encontrar a una persona que no haya escuchado hablar del minimalismo. En términos simples, es un estilo de vida cuyo concepto es el siguiente: es importante rodearte de la cantidad mínima de cosas y solo dejar aquellas que realmente son necesarias y te dan una verdadera alegría. El minimalismo está relacionado estrechamente con el cuidado de nuestro planeta, ya que comprar menos o comprar un artículo de mayor calidad significa reducir la cantidad de basura, cuidar de nuestra salud y del medioambiente.

Genial.guru apoya totalmente este movimiento y, en la medida de lo posible, trata de seguir sus principios. Hoy preparó para ti unos consejos acerca de cómo puedes simplificar tu vida y al mismo tiempo ahorrar mucho dinero.

1. Usar tuppers de vidrio en lugar de plástico

Sin duda, le damos preferencia al vidrio. Este material es más seguro, duradero y ecológico. El vidrio, a diferencia del plástico, aguanta muy bien las temperaturas altas y bajas. Además, en el recipiente de vidrio se puede guardar cualquier producto: preparado, crudo, dulce y agrio. Tal recipiente se puede lavar en el lavavajillas y poner en el horno de microondas.

2. Rechazar los diversos electrodomésticos para la cocina

Por lo general, para preparar la comida se necesitan pocos electrodomésticos: estufa, horno y horno de microondas. Por supuesto, están quienes realmente no imaginan su vida sin su waflera favorita o un tostador. Pero en la mayoría de los casos, tales dispositivos no se usan, y solo están acumulando polvo en las alacenas. En realidad se puede ganar espacio en la casa y ahorrar dinero comprando únicamente lo necesario, por muy bonitas y atractivas que sean una yogurtera o la cafetera multifuncional.

3. Zapatos

Esto es uno de esos casos en que adquirir una sola vez un par costoso de zapatos significa ahorrar. Olvídate de comprar tacones bonitos en liquidación u otro par de botas, que solo te pondrás tres veces como máximo durante toda tu vida. Es más cómodo tener un par de zapatos para cada tipo de ocasión, por ejemplo: zapatos de tacón, botines, tenis y sandalias. Aunque tengas pocos pares de zapatos, te durarán más de un año.

4. Vajilla

El concepto de minimalismo implica tener solo una cierta cantidad de cosas útiles. Significa que no existe la necesidad de comprar una vajilla para 20 personas por “si alguna vez llegan más invitados”, u otra taza bonita. No sobrecargues tus alacenas con objetos innecesarios. Solo deja los trastes que usas diariamente y guarda en tu alacena los demás platos y cubiertos. En la gran mayoría de los casos, eso será suficiente.

5. Bolsos

En el mundo actual, al igual que hace 2 o 3 siglos, los bolsos no se consideran un accesorio decorativo, sino un artículo necesario. Pero a veces la abundancia de bolsos de todas las formas y colores se convierte más en un problema que en una alegría. Como en el caso de los zapatos, es mejor tener 2 o 3 bolsos de buena calidad para diferentes ocasiones. Y, por supuesto, dejar de mover el contenido de un bolso a otro.

6. Té a granel en lugar de té en bolsas

Incluso los tés habituales en bolsas “de papel” contienen pequeñas partículas de plástico. Si no te gusta sentir las hojas de té en tu taza, entonces puedes adquirir un colador de metal o silicona: coloca el té adentro, lo cierras, lo introduces en agua caliente y lo dejas reposar.

7. Cosméticos

Como una variante puedes usar cosméticos de calidad con una buena composición tanto para el cuidado como para el maquillaje. Como mencionamos anteriormente, es mejor limitarte a un mínimo necesario. Las lociones, cremas o brillos labiales se ven muy tentadores en el mostrador, ¿pero en realidad los necesitas? No son buenos para tu cartera ni para tu piel.

8. Maquinilla de afeitar reutilizable

Por supuesto, una maquinilla clásica de afeitar es más cara que sus análogos de plástico, pero su periodo de vida útil es superior: solo necesitarás cambiar periódicamente las cuchillas. Por lo general, estas cuchillas son de acero inoxidable, se lavan fácilmente y justifican el alto costo de la maquinilla rápidamente, porque son más baratas que los cartuchos de repuesto de marcas famosas.

9. Esponjas hechas de materiales naturales en lugar de las de plástico

Al elegir las esponjas, presta atención a que estén hechas de materiales naturales. Estas esponjas se suelen hacer de luffa (relativamente suave) y de corteza de tilo (rígida). Dichos materiales son seguros para la salud, completamente biodegradables y fáciles de usar.

10. Servilletas de cera en lugar de film de plástico

Es un reemplazo seguro y ecológico para el film de plástico. Las servilletas de cera se pueden comprar o las puedes hacer en casa: para esto necesitarás una tela de algodón, cera y una brocha. Son reutilizables, se pueden usar como “tapa” para platos con comida, para enrollar el pan, las hierbas, el queso o las verduras en ellas. Además, se pueden lavar. Si utilizas esta servilleta de la manera correcta, te durará varios años.

  • Probé hacer esta servilleta por primera vez hace unos meses. Al principio no me gustó el resultado y tuve que tirarla después de un par de usos, pero las siguientes dos servilletas aún las sigo usando. Antes tapaba la comida con las toallas densas de papel, que también funcionan muy bien. Los productos quedan frescos y no aparece condensación, como sucede con el film plástico.

¿Y tú qué opinas del minimalismo? ¿Usas algo de esta lista en tu vida cotidiana?

Compartir este artículo