10 Errores que hay que evitar si queremos diseñar un dormitorio y que quede muy acogedor

El dormitorio es el espacio personal de cada miembro de la familia en el interior de una casa, el cual arreglamos y decoramos según nuestras preferencias. Sin embargo, podríamos estar cometiendo varios errores al hacer esto, lo que no nos permite aprovechar este sitio al máximo. Por eso existen algunas recomendaciones para poder diseñarlo y que quede a nuestro gusto, además de cómodo y funcional.

Genial.guru te ha preparado una lista con 10 de los errores más comunes que podemos cometer al momento de decorar nuestra habitación.

1. Usar mesas de noche con el tamaño inadecuado

Al escoger la mesa de noche, fíjate que sea del tamaño y la altura correcta, para que no quede ni muy grande ni muy pequeña, así como tampoco muy alta o muy baja. Para ello, puedes guiarte con la ayuda de una lámpara: el tamaño ideal sería si puedes colocar este instrumento sin problemas y sin que te ocupe mucho espacio.

2. Poner una cama demasiado grande

Al momento de colocar la cama, ten en cuenta el espacio disponible en la habitación. Recuerda que es recomendable que haya, como mínimo, 60 centímetros de espacio libre a cada lado de la cama para poder subirse y bajarse de ella cómodamente.

3. Tener demasiadas almohadas

Hay personas a las que les gusta tener muchas almohadas sobre la cama como decoración y otras a las que no. Pero la verdad es que cuantas más cosas haya, el dormitorio tendrá un aspecto más desordenado, ya que incluso puede hacer más difícil el momento de tender la cama. Sin embargo, no tener suficientes puede hacerla parecer incompleta, por lo que debes considerar que el número de almohadas debe corresponder al tamaño de la cama.

4. Elegir mal la cabecera

La cabecera de la cama debe ir acorde con el estilo de decoración de la habitación, el tamaño de la cama y la pared en la que va a ir ubicada. Asimismo, cuando la escojas, ten en cuenta la función que va a tener, ya sea de decoración, de apoyo, de protección de la pared, etc.

5. Tener el trabajo en tu dormitorio

No es recomendable mezclar el lugar de trabajo con el de descanso, por lo que ubicar tu escritorio en tu recámara puede evitar que tengas un buen sueño, ya que este mueble te puede hacer recordar el estrés de la jornada laboral. Si en casa no cuentas con una pequeña oficina, te recomendamos poner tu mesa de trabajo en un punto alejado de la cama, desde la cual no la puedas ver, así como mantenerla siempre bien limpia y ordenada.

6. Usar una alfombra muy pequeña

Si vas a usar una alfombra como decoración, asegúrate de que ocupe gran parte del área del dormitorio, ya que si no, puede hacer que parezca menos acogedor.

7. Tener solamente un punto de iluminación

Planifica los puntos y los tipos de iluminación que quieres tener en tu recámara, según el uso que le vas a dar a cada espacio. Si es necesario, coloca luces adicionales en sitios específicos, como en la mesa de noche, para cuando quieras leer en la cama.

8. Instalar cortinas muy gruesas

Las cortinas son un elemento básico en los dormitorios porque no solamente protegen del frío, sino que también brindan privacidad al espacio. Sin embargo, recuerda que cuanto más gruesas sean, menos dejarán pasar la luz del día, lo que puede provocar que incluso por la mañana, tu habitación se vea muy lúgubre y oscura. Hoy en día puedes lograr esto con estores, persianas, etc.

9. Tener demasiados muebles

Recuerda la regla de oro: “Menos es más”. Una recámara con muchos muebles no solo la hará ver más desordenada y/o sucia de lo que en realidad está, sino que, además, da la impresión de que es más pequeña. Los muebles que se utilizan en los dormitorios suelen ser grandes (cama, cabecera, mesas de noche, ropero, etc.), por lo que te recomendamos que pienses bien antes de agregarle más volumen a este espacio de la casa.

10. Pintarla de colores intensos

Es mejor evitar pintar las paredes del lugar donde descansamos con colores llamativos como rojo, anaranjado o amarillo fuerte, ya que no nos permiten relajarnos. Lo recomendable es utilizar colores claros, que inviten a la tranquilidad, o incluso el blanco, que agranda el espacio. Eso sí, no olvides combinar esta gama de colores con la del resto de las cosas de tu espacio personal, como la cama, los muebles, las alfombras, etc.

¿Has tenido en cuenta esto al momento de decorar tu dormitorio? ¿Qué otras cosas nos recomendarías para aprovechar mejor nuestro espacio personal?

Compartir este artículo