13 Cosas en el apartamento que siempre harán que se llene de polvo, por mucho que se limpie

Resulta que el 60 % del polvo entra en el apartamento desde la calle: lo traemos en los zapatos, lo dejamos entrar por las ventanas y las puertas. Entonces, ¿de dónde sale el otro 40 %? La ropa, los muebles, las alfombras y otras cosas que liberan literalmente micropartículas en el aire, que luego se convierten en polvo.

En Genial.guru nos dimos cuenta hace mucho tiempo de que es imposible deshacerse del polvo por completo, especialmente porque a veces lo estamos buscando en el lugar equivocado. Si tú también estás cansado del hecho de que la casa no se vea más limpia después de limpiar las estanterías, te recomendamos que revises nuestra lista.

1. Humidificador de aire

Los ácaros no solo viven en el polvo, sino que participan activamente en su producción. También provocan reacciones alérgicas. A estos microorganismos les encanta la humedad, por lo que un apartamento con un humidificador es el paraíso para ellos. Es mejor no arreglar el complejo “todo incluido” para ácaros, no encender el dispositivo al máximo, sino mantener la humedad en un nivel entre 40-50 %.

Por cierto, los propios humidificadores ultrasónicos y mecánicos crean polvo. En el proceso de evaporación del agua, los minerales disueltos en ella se transforman en esa suciedad blanquecina. Con el dispositivo encendido, los muebles y otras superficies de la habitación se cubren con esa fina película.

2. Ropa lavada con suavizante

Todos los tejidos está formados por fibras, que con el tiempo se desmoronan y se convierten en polvo. Si quedan partículas de alguna sustancia en los hilos, el proceso es más activo. Esto es exactamente lo que ocurre cuando la ropa se lava con suavizante. El agente penetra en las fibras del tejido, se acumula y se desmorona. Así que a veces es mejor prescindir del suavizante.

3. Plantas de interior

Sí, las flores de la casa limpian el aire y reducen el polvo interior. El problema es que no absorben las partículas grandes y acaban ensuciándose. El polvo acumulado perjudica las propiedades de filtración de la planta e interfiere en el flujo normal de la fotosíntesis. La cantidad de clorofila en las hojas disminuye y, en lugar de ser un buen limpiador del aire, la planta favorita desempeña el papel de colector de polvo. Para evitar que esto ocurra, debes lavar tus plantas periódicamente.

4. Papel y cartón

Las fibras de papel se desmoronan y crean polvo. Por eso hay que limpiar las estanterías tan a menudo. Pero hay otras fuentes de papel en el hogar: periódicos y revistas viejas, cajas de electrodomésticos y de zapatos, y paquetes. Los residuos de papel deben almacenarse fuera de su casa y, de ser posible, eliminarse regularmente.

5. Cama

Una cama caliente es un hábitat adecuado para esos mismos ácaros del polvo. Si es posible, las almohadas, las mantas y los colchones de plumón y plumas naturales deben sustituirse por productos con relleno sintético. Se pueden utilizar protectores de colchón y fundas de muelles de cama para conseguir un mejor efecto.

6. Televisor en la cocina

Todos los aparatos electrónicos atraen el polvo, y la parte superior de los muebles y electrodomésticos está básicamente sucia. Así que la televisión sobre la nevera es una verdadera combinación óptima para el polvo. Dicho esto, mucha gente ni siquiera lo enciende.

Intenta mirar tu apartamento con ojos nuevos: quizá también tengas electrodomésticos que nadie usa, pero no puedes permitirte tirarlos, venderlos o donarlos.

7. Alfombras grandes o mullidas en todas las habitaciones

Contienen mucho más polvo y alérgenos que los suelos duros. Las alfombras no solo atraen activamente la suciedad, sino que también liberan micropartículas y compuestos volátiles en el aire. Por ello es mejor elegir modelos de pelo corto, para evitar cubrir el suelo de pared a pared e, idealmente, evitar las alfombras en el dormitorio. Así al menos no respirarás polvo mientras duermes.

8. Armario con ropa de abrigo

Las chaquetas de invierno y otra ropa de abrigo que está guardada en el armario “esperando la temporada”, acumulan polvo y esparcen sus propias fibras en el aire. Así que tiene sentido poner la ropa que no usas en bolsas herméticas o bolsas para colgar.

9. Persianas de láminas de aluminio

Mucho polvo entra en el apartamento a través de la ventana, por lo que las persianas, que actúan como barrera en este caso, se ensucian rápidamente. El problema puede resolverse con persianas más fáciles de limpiar.

En lugar de las persianas estándar con láminas, que acumulan rápidamente el polvo, tiene sentido colgar al menos persianas enrollables más prácticas. Otras alternativas son las cortinas plisadas de poliéster, los estores celulares y los estores romanos.

10. Muebles tapizados y cobijas

Los muebles tapizados absorben el polvo como una esponja, por lo que los expertos aconsejan elegir productos de madera, metal, plástico y cuero. Y recuerda: cuantas menos cosas tapizadas y de tela haya en la habitación, mejor. Al fin y al cabo, la tela no solo acumula polvo, sino que también lo produce. Pero los sofás y las sillas pueden salvarse reajustando la tapicería o comprando fundas antipolvo.

11. Cortinas pesadas

Para facilitar la respiración en casa, puedes probar a sustituir las cortinas pesadas por otras de algodón o materiales sintéticos. Recogen menos suciedad y son lavables a máquina.

Y para que entre menos polvo en la habitación, en principio, es mejor no abrir las ventanas a primera hora de la mañana y a última hora de la noche, ni cuando llueve o hace calor. El momento ideal para ventilar es desde el mediodía hasta la noche.

12. Radiadores

Cualquiera que haya intentado limpiar las ranuras de la rejilla del radiador ha visto la cantidad de polvo, telarañas y suciedad que se acumula allí. La situación puede mejorarse con paneles eléctricos, que no solo quedan bonitos en el interior, sino que también se mantienen limpias más fácilmente. El polvo y la suciedad no se acumulan en los tabiques, que a veces son difíciles de limpiar, sino en una superficie plana que puede limpiarse fácilmente con un trapo. El radiador también está sellado en los laterales, lo que significa que entra menos polvo en la habitación. En cuanto a la parte delantera del panel, se puede aspirar simplemente.

Por cierto, la pantalla del panel la puedes hacer tú mismo. Por ejemplo, con madera contrachapada perforada.

Importante: el panel debe ser como mínimo 4 cm más ancho, 3 cm más alto y 2 cm más profundo que el radiador. De lo contrario, la potencia calorífica del aparato puede reducirse.

13. Aspiradora vieja

La clave para lidiar con el polvo es no moverlo de un lugar a otro. Pero eso es exactamente lo que sucede a menudo cuando aspiramos un apartamento. Los científicos han realizado pruebas y han descubierto que todas las aspiradoras no solo aspiran el polvo, sino que lo lanzan al aire. Incluso los aparatos con los alabados filtros HEPA no hacen frente al 100 %.

Pero al menos absorben más partículas de las que sueltan, por lo que los expertos no ven la mejor alternativa. Y recomiendan rechazar los modelos viejos y baratos de aspiradoras: con ellos nunca te librarás del polvo.

¿Cómo combates el polvo en tu apartamento? ¿Quién está ganando la interminable batalla en este momento?

Imagen de portada Depositphotos
Compartir este artículo