14 Personas contaron en qué se convirtió su vida después de adoptar a un niño

Historias
hace 1 año

Adoptar a un niño es un proceso complejo, estresante y esperanzador que cambia por completo la forma de vida habitual. Algunos instantáneamente encuentran una familia cuyas conexiones son más fuertes que cualquier lazo de sangre, mientras que otros pasan años tratando de construir relaciones paso a paso, pero nunca logra encontrar un terreno común.

En Genial.guru, estamos convencidos de que las personas que se animan a la adoptación no solo deben tener un gran corazón, sino también coraje y paciencia. Y entonces existe la posibilidad de que el hijo de otra persona se convierta en un verdadero miembro de la familia.

1.

Mis padres adoptaron a mi hermano mayor. Todos nuestros familiares y amigos estaban seguros de que no lograrían criar a una persona normal, que nada bueno saldría de la situación, ya que se trataba de los GENES. Como resultado, mi hermano se graduó de la escuela secundaria con promedio excelente, se ganó varias medallas de oro y terminó la universidad con honores. Es la única persona que siempre me apoyará y, sin importar la situación, seguirá siendo amable y sincero. Realmente tengo aprecio y respeto por él, ya hace mucho tiempo lo considero mi hermano de sangre. Los genes son una cosa, pero el amor y la educación son algo completamente diferente. © Oídoporahí / VK

2.

Mi mentora y amiga una vez decidió adoptar a un niño. Recopiló miles de documentos. Yo estaba en su lista de fiadores, ya que estaba adoptando a un niño “problemático”. Todos dijeron que sería difícil para ella: decían que el niño era pequeño, débil y obviamente tendría dificultades en el desarrollo de la capacidad mental.
El niño ahora tiene 14 años, vive con su madre en Montenegro, gana varias medallas en competencias deportivas, recibe certificados por las mejores calificaciones en la escuela. Como ella dijo: “Yo simplemente noté que le faltaba amor”. © Timofey Kryukov / Facebook

3.

Vivimos sin hijos durante 8 años y nos dimos cuenta de que estábamos listos para la adopción. Queríamos dos varones de 2 a 3 años. Pero por alguna razón, de entrada nos ofrecieron a un niño de 6 años y nos contaron un poco sobre su desafortunado destino. No íbamos a aceptar, ya que lo que habíamos escuchado era espeluznante. Pero cuando mi esposo y yo vimos la foto, nos miramos, y entendimos que él era para nosotros. No había ningún chico guapo en la foto: era algo calvo, con orejas caídas y una sonrisa desdentada. Pero, de repente, ni su historia, ni su condición, ni los problemas pasados ​​y futuros se volvieron importantes. Había una sensación clara de que ese chico pertenecía a nuestra familia.

Con el segundo fue más difícil. Nos ofrecieron a un niño de 1,5 años, prácticamente no tenía problemas; cuando lo fuimos a ver, nos pareció lindo, pero no era para nosotros. ¡Y ahí comenzaron las críticas! “¡No están en una tienda para elegir!”, es lo más suave que nos dijeron. Pero ya conocíamos ese sentimiento, ya habíamos tenido problemas con el mayor, pero el sentimiento claro de que era “el nuestro” no desaparecía, sino que se hacía más fuerte y nos ayudaba. Con la cara molesta nos ofrecieron a otro, pero de nuevo no era para nosotros. Nos dieron un ultimátum: o este o ninguno. Estábamos muy preocupados, pero aun así, no aceptamos. Y nos convertimos en los enemigos del pueblo. Si no hubiera sido por nuestro éxito con el mayor, no nos habrían dejado adoptar a nadie más nunca.
Pero después sucedió un milagro. Vi una foto en un grupo de voluntarios y mi corazón casi se detuvo. Se la mostré a mi esposo, y él exclamó: “¡Pero si es el nuestro!”. Luchamos por el pequeño durante seis meses, pero tuvimos suerte. Ya llevamos 10 años siendo sus padres. Sufrimos de todo, hubo problemas por los que estábamos dispuestos a rendirnos, pero no nos rendimos, porque estos son nuestros hijos. Nuestros al 100 %. © mari.ar / Pikabu

4.

Nuestra familia adoptó a un niño de 4 hace 8 años. Los padres gastaron todo el dinero que tenían para comprar un automóvil para registrar el papeleo, recogerlo, vestirlo y calzarlo. Mamá dejó el trabajo para ayudarlo a adaptarse a su nuevo entorno. Pusimos toda nuestra fuerza y ​​alma en ello. Pero ahora no dan ganas de amarlo y querer ser su familia. Roba en casa, en la escuela y a sus amigos, dice mentiras pequeñas y grandes, es muy mal alumno. Es perezoso y narcisista, y ni siquiera ha entrado a la pubertad. No les hace caso a sus padres en nada y cree que todos le deben. Ocho años de escándalos y nervios gastados. © Oídoporahí / VK

5.

Adoptamos a nuestra hija cuando tenía 8 años, ya teníamos un hijo de 13. No podía tener más hijos, pero realmente lo quería. Fue entonces cuando vimos a esta hermosa niña en el orfanato, cuya familia había muerto en un terrible accidente. Ahora tiene 19 años, pero nunca me ha llamado mamá. Todo está bien, pero se sigue sintiendo como si estuviera de visita y no en casa. Todas sus relaciones con nosotros parecen solo gratitud. Pero yo quiero que se sienta como en casa, que sepa que esta también es su casa. Me dan vueltas en la cabeza las palabras que gritó hace 11 años, durante nuestra primera pelea, dijo que ya tuvo padres y nunca tendrá otros. Pero la queremos mucho. © Oídoporahí / VK

6.

Dos de nuestros hijos son hermanos adoptivos. Mentiría si dijera que mi esposa y yo nunca pensamos si hicimos lo correcto al sacar a los niños del orfanato. Pero absolutamente nunca nos arrepentimos. Al principio, a los muchachos les costó adaptarse. Pero se dieron cuenta de que eran realmente amados y se calmaron.
Por supuesto, los niños adoptados siempre sentirán algo de dolor. Siguen recordando su pasado sin poder volver a él y deshacerse de él por completo. Y esa es la parte más difícil de la adopción. ¿Pero acaso existen niños que no tienen ningún problema? Por supuesto que no. Así que no me arrepiento de la adopción. Al contrario, ¡estoy tan agradecido con mis hijos que ni siquiera puedo expresarlo con palabras! © William Spencer / Quora

7.

Una amiga solitaria se llevó del orfanato a una niña de 5 años. Todo iba bien hasta que, a la edad de 14 años, una profesora metiche le contó la verdad. Fue un golpe emocional muy fuerte para la niña: acusó a su madre adoptiva de todos los pecados mortales, comenzó a huir de casa, se empezó a juntar con malas influencias. Incluso recurrió a un famoso programa de televisión con la solicitud de encontrar a su madre biológica. Como resultado, no solo encontró a su madre, sino también a su hermana menor, que había sido adoptada por otra familia. La madre biológica ni siquiera la dejó entrar cuando la fue a ver. A todas las persuasiones de reunirse con su familia, su hermana respondió con firmeza que tenía solo un padre y una madre, los que la criaron. Por otro lado, no pudo perdonar ni a su propia madre, que la abandonó, ni a su madre adoptiva, que le ocultó el hecho de la adopción durante tantos años.

8.

Una vecina perdió a su único hijo en un accidente automovilístico cuando tenía 17 años. Después de un tiempo, cuando tenía 50, adoptó a una niña de 6 años que se llamaba Greta, era de otro país. La niña tenía algunos problemas de comportamiento que luego se convirtieron en problemas psicológicos. La vecina la llevaba con médicos, probó un montón de medicamentos, pero fue en vano.
Greta se escapó de casa por primera vez a los 14 años. Un par de meses después, lo volvió a hacer. La niña lo explicaba con el hecho de que estaba tratando de regresar a la familia de la que su madre adoptiva la había “robado”. Cuando Greta tenía 16 años, desapareció por más de un año. Y fue encontrada cuando la vecina recibió una llamada de un hospital ubicado a 5 estados de su casa, en el que le dijeron que Greta había dado a luz y se había escapado de la sala, dejando allí al niño y los contactos de su madre adoptiva.
Fue así como, a la edad de 67 años, la crianza del bebé recayó en la vecina. Greta, en cambio, aparecía una vez al año y le pedía dinero a su madre adoptiva, chantajeándola con el hecho de que se llevaría al niño. Un par de años después, dejó otro bebé en otro hospital. Ahora la vecina ya tiene más de 80 años y está criando a dos “nietos” con problemas emocionales. © jaimystery / Reddit

9.

Mi mejor amiga murió en un accidente, dejando un hijo pequeño. Lo adopté. Mi esposo tiene hijas gemelas de su primer matrimonio, su madre fue privada de la patria potestad. Todos vivíamos juntos como una familia muy unida, y ni siquiera pensaba en que estaba criando niños “ajenos” hasta que mis propios padres comenzaron a fastidiarme. “¿Por qué estás cargando a los hijos de otras personas? ¿Por qué estás arrastrando esta carga sobre tu espalda? ¡Tienes que finalmente dar a luz a tu bebé, que sea tuyo!”. En las fiestas, les susurraban cosas desagradables a los niños insinuando que eran expósitos y una carga para mí. La gota que derramó el vaso fue cuando mis padres dijeron: “¡No te dimos a luz para que ni siquiera continuaras nuestra familia!”. Limité rígidamente toda la comunicación con ellos, ya no pude soportarlo más.
Los niños han crecido y madurado. Necesitaba un trasplante de riñón. Todos los niños corrieron a hacerse los análisis, aunque yo no les había pedido nada y ni siquiera lo sabía, me lo contó mi marido. Como resultado, una de mis hijas me dio su riñón. Fue solo después de eso que mis padres la llamaron nieta por primera vez y le pidieron perdón. © Oídoporahí / VK

10.

Mi hermana y su esposo son infértiles. Decidieron adoptar a una niña del orfanato, era muy tranquila y sumisa. Cuando la suegra la vio, exclamó: “¡Pues muchas gracias! ¡En mi vejez no cuidaré de mis propios nietos, pero sí de los expósitos de otras personas! Ni siquiera sabemos a quién tenía esta huérfana en su familia”. Calmaron a la madre, le dijeron que todo lo dicho era causado por el estrés. Han pasado 5 años, pero la suegra no pudo aceptar a su nieta adoptiva. Incluso, de forma demostrativa, compraba regalos para las fiestas solo para los hijos de su hija mayor, que eran sus nietos de sangre. Para no lastimar a la niña y no entrar en discusiones absurdas, mi hermana tuvo que reducir la comunicación con su suegra tanto como fuera posible.

11.

Adopté a una niña de 4 años. Ahora tiene 33 años, 2 estudios superiores. ¡Una hija maravillosa! Una vez le pregunté: “¿No te sientes raro, sabiendo que eres adoptada?”. Ella respondió: “¡No! Siempre me he sentido orgullosa de ser digna de una familia y de que me hayas elegido a mí”. Luego tuve un hijo, y ahora tengo dos hijos maravillosos. © Erika Cirule / Youtube

12.

Cuando nuestro hijo adoptivo tenía 14 años, nos peleamos, no recuerdo por qué era, pero de repente exclamó que no éramos su familia y que hubiera sido mejor que nunca lo hubiéramos adoptado. Me dolió, me armé de valor y dije: “Sí, lo sé”. Sorprendentemente, por alguna razón, me sentí mejor porque mi hijo finalmente lo dijo en voz alta. Esa tarde salió de casa y pasó la noche con amigos. Por supuesto, mi esposo, mi hijo menor y yo estábamos muy preocupados.
Poco después, regresó a casa, se disculpó por su comportamiento y por haber huido. Y luego sus ojos de repente se llenaron de lágrimas y dijo que en realidad solo le dolía ser adoptado y que más que nada en el mundo le gustaría ser nuestro verdadero hijo, por sangre. Eso atravesó mi corazón aún más que sus palabras durante la pelea. Le dije que me sentía de la misma manera. Nos sentamos uno frente al otro y nos quedamos mirándonos a los ojos. Después de un tiempo, nuestra relación mejoró. © Ruth Alborough / Quora

13.

Mi hija menor vino a vivir con nosotros cuando tenía 10 años. Más bien, fue mi hija mediana quien la trajo a una fiesta de pijamas que continúa durante ya 13 años. A su edad, la niña pasó por muchas cosas. Con su aparición, me di cuenta por primera vez en mi vida de que debía amar a alguien sin esperar nada a cambio. Que tal vez ella nunca pueda amarnos, que nunca sea fiel a nosotros como familia. Pero solo una hija adoptiva me ayudó a conocerme a mí misma de verdad.
Por favor, no me malinterpreten, amo a mis hijos biológicos con cada fibra de mi ser y daría mi vida por ellos, pero amo a mi hija adoptiva, tal vez, un poco más. Ella cambió nuestras vidas y nos enseñó a ser lo más abiertos y honestos posible. Hoy, mis cuatro hijos son amistosos y muy unidos, como una pandilla. Somos su familia y ella es la nuestra. © Renee LaCoste Long / Quora

14.

Decidí contar la historia de mi amigo Ramiro, quien se convirtió en padre adoptivo en 1995. Era un simple conductor, tenía una esposa llamada Teresa y un hijo. Su esposa fue al hospital para dar a luz a su hija. Allí, una adolescente había abandonado a un niño. Dio a luz a un niño ruidoso y enfermizo, y la esposa de Ramiro lo alimentaba al principio. Se suponía que el niño sería llevado al orfanato, pero como era recién nacido, a pedido de Teresa, lo dejaron, diciendo que se lo llevarían en 3 días. Era primavera, en las afueras del pueblo no había carreteras asfaltadas, pasaron abundantes lluvias y no había acceso al pueblo. Ramiro trajo a los niños a casa y no pensaba que fuera permanente. Creía que cuando las carreteras mejoraran, se llevarían al niño al orfanato. Pero cuando fueron por el niño, este se había enfermado, así que decidieron no tocarlo. Teresa ya había dicho entonces que no le permitiría a nadie llevarse a su hijo. Fue así como lo llamó hijo por primera vez. Solicitaron la adopción, tenían una buena familia, así que no tuvieron problemas. Hace poco, Ramiro dijo que cuando Sergio (así llamaron al niño) tenía 8 años, un vecino “amable y honesto” le contó todo. El chico primero se cerró, luego les preguntó a sus padres al respecto, y ellos no mintieron, le contaron toda la verdad. Sergio guardó silencio durante mucho tiempo y luego dijo: “Bueno, ahora al menos entiendo por qué todos tienen la piel clara y yo soy moreno”.

Ramiro y Teresa se mudaron a una ciudad más grande con toda su familia. Ahora los niños ya han crecido, el mayor se fue a la capital, su hija se casó y se fue a otra ciudad. No se olvidan de sus padres, les escriben, los visitan. Pero Sergio decidió quedarse con sus papás, vive solo, pero en el edificio de al lado. Se casó, trabaja, como Ramiro, de conductor. El propio Ramiro dijo: “Le agradezco al destino y a mi esposa que tuve un hijo así. Me duele el corazón cuando imagino lo que le habría pasado si Teresa no lo hubiera visto en el hospital”. Ayer supe que Sergio tuvo una hija, la llamó Teresa, en honor a su madre. © Sibirskix / Pikabu

¿Conoces historias de personas que decidieron adoptar? ¿O tal vez tú mismo te convertiste en padre adoptivo?

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas