15 Maneras poco conocidas de utilizar vinagre para limpiar el hogar

El vinagre es un ingrediente común en casi todas las cocinas del mundo. Hay diferentes variedades, según lo que se prepare, que se utilizan para realzar el sabor de muchas comidas. Pero la cocina no es el único lugar donde es útil. También tiene usos en otros ámbitos del hogar (sobre todo el de manzana y el blanco o de alcohol), ya que contiene sustancias antimicrobianas y desinfectantes, que lo hacen un excelente aliado a la hora de limpiar diversas superficies y artefactos de la casa.

Genial.guru descubrió una variedad de aplicaciones domésticas para el vinagre que vale la pena probar, no solo porque es un producto natural y ecológico, sino también porque es económico y fácil de conseguir.

1. Deja el cabezal de la ducha como nuevo

El cabezal de la ducha suele ser uno de los sitios olvidados a la hora de la limpieza. Y la verdad es que como está en permanente contacto con el agua, se ensucia con residuos minerales, como el calcio. Estos se acumulan y obstruyen la salida del agua.

Para solucionar este problema, solo hay que sumergir el cabezal en un recipiente con vinagre blanco durante un par de horas. Si no se puede desenroscar de su sitio, entonces es necesario envolverlo en una bolsa de plástico llena de vinagre. Luego, se cepilla y se enjuaga con agua caliente.

2. Elimina el mal olor del bote de basura

Aunque la basura se saque todos los días, puede quedar impregnado en el fondo del bote un olor fuerte y desagradable. Esto puede evitarse lavándolo una vez por semana con una solución de partes iguales de vinagre blanco y agua caliente.

Se deja secar y listo. Para que la limpieza sea completa, también se puede espolvorear bicarbonato de sodio en el fondo del bote antes de colocar una bolsa nueva. Funcionará como absorbente.

3. Manos libres de aromas desagradables después de cocinar

El penetrante aroma del ajo y la cebolla puede perseguirnos varias horas después de cocinar. Para quitarlo, hay dos opciones. Una es sumergir las manos durante un minuto en una solución de dos cucharadas de vinagre blanco o de manzana por vaso de agua.

Si no, basta con frotar las manos y entre los dedos con vinagre puro durante dos minutos. En ambos casos, luego es necesario lavarse y enjuagarse las manos con jabón y colocarse un poco de crema hidratante para evitar que la piel se reseque.

4. Desinfecta las esponjas para lavar los platos

Dado que están en contacto con el agua y casi siempre húmedas, las esponjas para lavar la vajilla suelen ser el hogar de microorganismos potencialmente dañinos para la salud. Por eso, no está de más desinfectarlas periódicamente. Una buena manera de hacerlo es con ingredientes que la mayoría tiene en la despensa: vinagre y bicarbonato de sodio.

En un recipiente, hay que mezclar media taza de agua con media taza de vinagre blanco y dos cucharaditas de bicarbonato. Se deja la esponja allí sumergida toda la noche. Al día siguiente se deja secar al sol y, antes de utilizarla, se la enjuaga con agua.

5. Limpia los objetos de acero y les da brillo

La realidad es que los utensilios de cocina de acero inoxidable sí se oxidan con el tiempo. Para que continúen relucientes como si fueran nuevos, se recomienda limpiarlos con vinagre.

En el caso de los utensilios pequeños, se los puede sumergir en un recipiente lleno de vinagre durante cinco minutos. Si son más grandes o se trata de electrodomésticos, basta con rociarlos directamente con vinagre y dejar actuar. En ambos casos, utiliza una esponja o un paño para quitar el óxido y secar el objeto. Si la suciedad no sale, se puede repetir el proceso las veces que sea necesario.

6. Elimina la grasa del horno

Se aconseja limpiar el horno una o dos veces al mes, no solo para quitarle la grasa, sino también para que siga funcionando correctamente. La ventaja de hacerlo con vinagre es que no resulta tóxico y es económico.

Las paredes del horno pueden limpiarse con un paño embebido en una mezcla de partes iguales de agua y vinagre. Por su parte, las rejillas, las bandejas y los quemadores pueden frotarse con vinagre puro y luego sumergirse en un recipiente con tres tazas de agua y una de vinagre de 15 a 20 minutos para que los restos de comida adheridos se despeguen fácilmente.

7. Limpia la plancha quemada

Con el uso, es común que queden adheridos a la superficie de la plancha pedazos de tela quemada. Para que el artefacto continúe funcionando sin problemas y no arruine la ropa, se lo puede limpiar con vinagre puro.

Para hacerlo, hay que mojar un paño o una esponja con vinagre caliente y restregar la base de la plancha hasta eliminar los restos de suciedad. En caso de que tenga orificios, los bastoncillos de algodón embebidos en vinagre pueden ser de gran ayuda para limpiarlos a fondo. Por último, frota con un paño seco para darle brillo.

8. Quita el chicle pegado a la ropa

Quitar un chicle pegado en la ropa es algo bastante complicado, porque a veces no sale del todo y queda la tela manchada. Para solucionarlo, basta con calentar un poco de vinagre hasta que esté por hervir. Se vierten unas gotas sobre el chicle y se frota con un cepillo de dientes para removerlo. Por último, se lava la prenda normalmente.

9. Deja los espejos relucientes

El problema con los productos para limpiar los vidrios y espejos es que suelen dejar residuos. El vinagre sirve igual de bien, con la ventaja de ser barato y ecológico. Con él, también se pueden limpiar los cristales de las ventanas y las bombillas de luz.

Se debe mezclar la misma cantidad de agua y vinagre. Se coloca la solución en un pulverizador y se utiliza de la misma manera que un limpiavidrios común. Primero humedeciendo el espejo, luego frotando con un paño seco hasta que desaparezca por completo. Para evitar que queden pelusas o rayones, se puede repasar el cristal con otro paño limpio y seco.

10. Deshazte de los residuos que quedan dentro de la cafetera

Con el uso frecuente, la cafetera y el filtro van acumulando residuos minerales provenientes del agua, y el café puede comenzar a tener un gusto raro. Limpiar el electrodoméstico resulta fácil utilizando una mezcla de dos partes de agua fría y una parte de vinagre blanco.

Se vierte esta solución en el depósito de la cafetera, como se hace cuando se prepara el café y se pone a funcionar el artefacto. Una vez vaciado el depósito, se deja reposar el líquido durante 15 minutos. Luego se repite el proceso, pero con agua hervida. Una vez que esta se enfríe, se vacía la jarra y se lava normalmente con agua y detergente.

11. Hace revivir los colores de las alfombras

Los colores de las alfombras van apagándose por la acción de la luz solar sobre ellas. Se pueden reavivar frotándolas con un paño embebido en vinagre de alcohol caliente. Se deja actuar el líquido durante unos minutos y se seca con un paño. Luego, ya se puede aspirar la alfombra como de costumbre.

12. Remueve pegatinas sin dejar residuos

Remover las pegatinas parece una tarea simple, pero es posible que aún queden desagradables restos de pegamento en las superficies. Para evitarlo, solo hay que remojar la pegatina con un poco de vinagre utilizando un pincel o una toalla de papel.

Se deja actuar durante unos cinco minutos y se frota la pegatina hasta que salga. Repite el proceso si todavía se ven residuos de pegamento.

13. Mantiene la lavadora siempre limpia

Si bien la lavadora utiliza agua y jabón para lavar la ropa, es normal que se acumulen sedimentos en el tambor, en el depósito y en las mangueras que provocan mal olor. Para removerlos y dejar la lavadora oliendo a limpio, basta con hacerla funcionar con el ciclo más largo y a temperatura alta agregando cuatro tazas de vinagre blanco, si es de carga superior. O ¾ de taza en el depósito, si es de carga frontal.

A mitad del proceso, detener el ciclo y dejar que el artefacto repose durante una hora aproximadamente para que el vinagre actúe. Luego, se vuelve a poner en funcionamiento hasta que termine el ciclo. Mientras tanto, se puede limpiar el exterior de la máquina con un paño humedecido en vinagre.

14. Remueve los restos de cera de las velas

La cera de vela residual queda pegada en las superficies y es bastante difícil de quitar por completo. Si se manchó la pared, lo mejor es calentar la cera con un secador de pelo, removerla con una toalla de papel y quitar la mancha con un paño embebido en una mezcla de tres partes de agua por una de vinagre. Este truco también sirve para eliminar los restos de cera de las superficies de madera.

15. Suaviza la ropa

Los suavizantes de telas comerciales pueden contener componentes químicos que resultan irritantes para la piel. Además, forman una capa en los tejidos, lo que dificulta su limpieza. Una buena opción para reemplazarlos es utilizar vinagre blanco en los lavados.

Es suficiente con agregar ¼ de taza de vinagre blanco al depósito para suavizante de la lavadora. El olor ácido no permanece en las telas, pues desaparece con el enjuague.

¿Qué otros usos poco comunes del vinagre conoces? ¿Qué otro producto natural utilizas para limpiar tu hogar?

Compartir este artículo