7 Aspectos clave a considerar para elegir un colchón adecuadamente

En promedio, las personas pasan 25 años de su vida durmiendo. Esto representa un cuarto de siglo acostadas sobre una cama. Por lo tanto, la elección de un colchón no es algo para tomar tan a la ligera. Si eres de los que se mueven mucho o de los que sudan al dormir, debes considerar las características y tipos de materiales antes de invertir en un colchón.

Genial.guru se dedicó a investigar distintos tipos de colchones y sus características para facilitarte la tarea de elegir uno.

1. Colchones de muelles

Los colchones con muelles se caracterizan por distribuir uniformemente el peso del cuerpo. Evitan que se generen tensiones, ya que cada muelle está enlazado de forma independiente. Debido a su firmeza, son una alternativa para quienes duermen con otras personas, ya que pueden proporcionar la sensación de estar durmiendo solos.

Si eres de los que pasan calor mientras duermen, el colchón tipo muelle es una buena opción. Son productos altamente transpirables y con muy buena ventilación, esto dependiendo del tipo de muelle que se elija. La distancia que se genera entre los muelles permite que el colchón se mantenga fresco, por lo que es ideal para los días calurosos de verano.

2. Colchones viscoelásticos

Los materiales que componen este tipo de colchón permiten que se amolde al cuerpo y su peso se distribuya de manera uniforme. Después de levantarte, este recupera su forma original. Son ideales para quienes disfrutan la sensación de dormir como si estuvieran flotando en una nube y quieren sentirse arropados.

Para las personas que prefieren descansar en un colchón con mayor adaptabilidad, los modelos viscoelásticos pueden ser los más indicados. Su firmeza es más flexible, y permite que se adapte a la estructura de los hombros y caderas. Además, si eres friolento, podría ayudarte a conservar el calor corporal.

3. Colchones de látex

Una de las grandes ventajas de los colchones de látex es la capacidad de adaptarse a la forma del cuerpo. Son elásticos y flexibles, y contribuyen a disminuir puntos de presión en el cuerpo. Estas particularidades permiten que su firmeza sea de media a alta, lo que los hace recomendables para personas mayores.

Si padeces enfermedades de vías respiratorias como asma, los colchones de látex son hipoalergénicos. Esto debido a su estructura, ya que no tienen burbujas de aire ni tejidos que puedan provocar la aparición de colonias de ácaros, los causantes de alergias.

4. Colchones de espuma

Para elegir un colchón de espuma es importante verificar el tipo de calidad. Pueden ser espumas de alta o baja gama. Una de gama alta que tenga mayor densidad puede ser más resistente e higiénica. Pero si padeces algún malestar físico, los colchones de espuma de menor calidad pueden no ser la mejor opción debido a la falta de firmeza. Esto puede provocar daños a la salud a largo plazo.

Dependiendo del tipo de densidad del colchón, puede tener poca firmeza y ser poco transpirable. Como consecuencia, pueden provocar la acumulación de ácaros. Este tipo de material absorbe el calor corporal, por lo que si eres una persona friolenta, este estilo puede ser una alternativa.

5. Colchones híbridos

La característica principal de los colchones híbridos es que están compuestos por distintos materiales. Entre sus componentes se mezclan muelles y espuma combinados con superficies de látex o viscoelástica. La sensación de un colchón híbrido puede variar ligeramente comparada con un colchón de un solo material.

Si lo que deseas es un punto medio entre la firmeza de los resortes, la adaptabilidad a tu cuerpo, suavidad y frescura, entonces un colchón de este tipo es una opción recomendable. La sensación única que proporciona es del agrado de mucha gente.

6. La firmeza es importante

Los expertos explican que un colchón debe mantener alineada la columna; esto contribuirá a un correcto descanso y evitará lesiones. Por eso, la firmeza es un elemento importante para considerar en un colchón. Al elegir uno, cuestiona cuáles son tus necesidades. De esta forma podrás saber qué tipo de firmeza es la que más te conviene.

Un colchón que respete la curvatura natural de la columna mientras estés bocarriba o acostado de lado es una buena opción. Si el colchón no se adapta al cuerpo y no se distribuye correctamente el peso, significa que es muy duro. En cambio, si el cuerpo tiende a hundirse y la columna no está bien sujetada, el colchón es demasiado blando.

7. Cuando compres un colchón...

En caso de que acudas físicamente a una tienda a comprar un colchón, sigue estas recomendaciones:

  • Tómate el tiempo necesario para probarlo.
  • Además de palpar el colchón, acuéstate en diferentes posturas hasta que encuentres el modelo que mejor se adapte a tus necesidades.
  • Ponte de espaldas y pasa una mano entre la zona lumbar y el colchón. Si sientes que hay demasiado espacio, el producto puede ser muy rígido. Pero si la mano no avanza, significa que el colchón es muy blando y puede que el cuerpo tienda a hundirse cuando te acuestes sobre él.

¿Cuáles son las cosas que consideras al comprar un colchón? ¿Cómo imaginas que sería tu colchón ideal?

Compartir este artículo