Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

4 Razones por las que hay que limpiar la tapa de una lata antes de abrirla

Es un día caluroso, abres una lata de soda y la vacías sobre un vaso con hielo para refrescarte. Pensar en esto puede resultar agradable, sin embargo es importante tener presente que si olvidas limpiar la tapa, puedes estar bebiendo restos de insectos o animales sin darte cuenta.

Las latas de alimentos recorren un largo camino antes de llegar a tu hogar. Son guardadas en grandes almacenes y transportadas en camiones, donde corren el riesgo de contaminarse por la presencia de animales pequeños o por la misma suciedad del entorno en el que se encuentran.

Genial.guru investigó algunas de las razones por las que no es recomendable beber directamente de una lata o servir su contenido en algún recipiente sin antes limpiar la tapa, y creó este artículo para ti.

1. La lata puede haber sido orinada por algún animal

La orina de los animales puede ser transmisora de diversos padecimientos. Uno de ellos es la leptospirosis, una enfermedad ocasionada por una bacteria que puede estar presente en la orina de animales como las ratas y que se transmite al tener contacto con ella. Algunos de los síntomas son fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y malestar general, e incluso puede llegar a complicarse y presentar un cuadro más grave.

2. Los enlatados corren el riesgo de contaminarse con el polvo y la suciedad del ambiente

No es recomendable ingerir alimentos con polvo, pues según la Organización Panamericana de la Salud, este elemento puede estar contaminado con microorganismos causantes de enfermedades, como la bacteria Bacillus cereus, que puede ocasionar diarrea, cólicos abdominales e incluso vómitos en seres humanos.

3. Insectos como las cucarachas pueden usar las latas para depositar sus huevos o el excremento

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, estos bichos son transmisores de enfermedades como disentería, gastroenteritis, diarrea, fiebre tifoidea, gangrena y lepra. Y la mejor forma de evitarlas es lavar las latas con agua y jabón antes de abrirlas.

4. Restos de animales o insectos pueden caer en tu comida

Las tapas de los enlatados pueden contener restos pequeños de insectos como moscas, arañas o cucarachas. Al no limpiar la tapa, estos pueden pasar inadvertidos y corres el riesgo de que caigan sobre tus alimentos y los contaminen. Además, algunos insectos como las moscas son transmisores de más de 60 enfermedades, entre ellas, fiebre tifoidea, cólera y poliomielitis.

Y tú, ¿lavas tus enlatados antes de consumirlos? Nunca es tarde para adquirir nuevos hábitos. Cuéntanos si ya conocías alguno de estos datos; y si sabes de otro, compártelo en la sección de comentarios.