Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Trucos que pueden ayudar a la gente muy ocupada a bajar de peso

Las obligaciones diarias, como llevar a los niños a la escuela, a sus actividades extraescolares, entregar el reporte mensual en el trabajo, lavar la ropa, entre otras, hacen que la tarea de cocinar sanamente y cuidar nuestra alimentación sea un poco complicada. Salimos apurados y, a veces, el hambre suele llegar de forma inesperada, por lo que optamos por ir a la tienda de la esquina a comprar cualquier cosa o comer en algún restaurante cercano con tal de alejar esa sensación, lo que no solo implica un gasto extra, sino que también hace que tu organismo reciba muchas calorías de más.

Genial.guru reunió algunos consejos para aquellas personas que viven sumamente ocupadas, pero que desean reducir algunas tallas.

1. Guarda frutas y verduras picadas en el refrigerador

Una alternativa para evitar comprar productos pocos saludables es tener alimentos listos para comer en todo momento. Pepinos, zanahorias, fresas... puedes picar frutas y verduras en cuadros, en tiras o en trocitos, de manera que se puedan comer con sal y limón, o sirvan de acompañamiento para cualquier comida de tu elección.

2. Si no tienes tiempo, compra bolsas con frutas y verduras picadas

Si no puedes destinar tiempo para picar frutas o verduras, puedes encontrar bolsas con estos productos cortados en la mayoría de los supermercados. Muchas incluyen porciones pequeñas, por lo que se pueden meter en un recipiente que no ocupe mucho espacio y llevar esos bocadillos saludables a donde vayas.

3. Tres palabras: lleva tu lonchera

Si eres de los que pasa la mayor parte del tiempo en la calle, adquirir una lonchera térmica puede ser una buena opción para ti. La ventaja es que ayudan a conservar los alimentos perecederos durante más tiempo, además de darte la certeza que comerás de forma mucho más higiénica y con las porciones adecuadas para ti.

4. Cocina a lo grande y congela

Para muchos es imposible dedicar tiempo para cocinar a diario. Por ello, lo ideal es destinar un solo día de la semana para preparar platillos abundantemente. Se recomienda que los alimentos sean empacados en recipientes individuales para cada día y sean congelados, de manera que, al salir de casa, solo necesites meter uno de ellos en la lonchera. Contrario a lo que se cree, la comida no pierde nutrientes durante ese proceso, y se conserva perfectamente.

5. Evita ciertos alimentos engañosos

Cuando estamos muy apurados, solemos dirigirnos a la primera tienda de conveniencia que encontramos en el camino para satisfacer nuestro apetito. Optamos por las barras de cereal, creyendo que consumiremos menos calorías que comiendo otros productos no tan saludables, lo cual es falso. Según un estudio, muchas de ellas tienen altos contenidos de grasas saturadas y azúcar, por lo que es mejor elegir fruta.

6. Come almendras como refrigerio

En lugar de elegir una barra de cereal, considera a las almendras como una alternativa para cuando tengas hambre entre comidas. Según un estudio, cuando se consumen como bocadillos, ayudan a reducir la sensación de vacío y brindan beneficios al metabolismo, sin que corras el riesgo de subir de peso. Se recomienda consumir aproximadamente entre 15 y 20 almendras por día.

7. Congela bolsas con frutas para preparar batidos

Mucha gente olvida desayunar, o simplemente no lo hace porque tiene mucha prisa por las mañanas. Sin embargo, eso tiene malas consecuencias en la salud de las personas, y aumenta su riesgo de subir de peso. Una opción es preparar batidos con fruta congelada. Solo será necesario echar unos trozos en la licuadora y agregarles leche, ya sea de coco o de almendras.

8. Prepara una jarra o varios vasos de alguna infusión, y guárdalos en el refrigerador

Tomar agua es clave para bajar de peso, pero a muchas personas no les gusta que sea insípida, por lo que prefieren consumir algún refresco, lo que finalmente suma calorías a su ingesta diaria de alimentos. Una opción para evitar eso es preparar jarras de infusiones de té verde, de manzanilla o el de tu preferencia. Al preparar una bebida en grandes cantidades, es menos probable que te inclines por alguna opción con un alto nivel calórico.

9. Empaca porciones individuales de ensalada con papel absorbente

Otra cuestión que hace que las personas ocupadas consuman alimentos procesados y poco sanos es que las verduras que almacenan en el refrigerador suelen descomponerse en poco tiempo. Para evitar eso y prolongar su vida, se recomienda guardar la ensalada o las verduras envueltas en papel absorbente dentro de sus recipientes. Así se evitará el exceso de humedad y los vegetales se conservarán en buen estado por más tiempo.

10. Aprovecha cualquier momento para ejercitarte

Además de comer sanamente, es necesario realizar actividad física. Sin embargo, el tiempo limitado de personas muy ocupadas hace que esta tarea se vuelva algo imposible. Por ello, se sugiere aprovechar cualquier momento para hacer ejercicio: subir las escaleras del trabajo en lugar de usar el elevador, utilizar las bolsas del supermercado como mancuernas para ejercitar los brazos, etc.

¿Qué alimentos prefieres comer cuando tienes prisa y quieres cuidar tu dieta? Cuéntanos en la sección de comentarios.