Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

13 Alimentos de moda con los que gastamos dinero de más

La alimentación sana cotiza al alza y cada vez que acudimos a una tienda, tratamos de escoger los productos más saludables. Las palabras mágicas “vitaminas”, “antioxidantes” y “bajo en calorías” nos inclinan a introducir en la cesta de la compra aquello que nos aportará juventud sin dañar nuestra figura. Pero no siempre vale la pena pagar de más por alimentos con una reputación “saludable”.

Genial.guru revisó los estantes de los supermercados, estudiando las opiniones de nutricionistas, y ahora sabe cómo confeccionar un menú bueno para nuestro cuerpo sin gastar demasiado.

La carne de pavo no ayudará a reducir el colesterol

La carne de pavo se considera producto dietético por excelencia. Pero los estudios demuestran lo siguiente: aquellos que optan por las aves de corral y los que consumen carne roja tienen similar nivel de colesterol. El alto nivel de proteína en el pavo no es lo mejor para aquellos que sufran de problemas con los riñones. Mientras que el fiambre y salchichas de pavo no se recomiendan debido a un elevado contenido de sodio.

En definitiva, el pavo puede reemplazarse sin problemas con pollo. Es poco probable que esto afecte al nivel de colesterol.

Las aceitunas encurtidas aportan más sabor que beneficios

Las aceitunas gozan de una gran reputación, y bien merecida. Con un pequeño matiz: hablamos de aquellas que son frescas. Durante el proceso de encurtido, se agrega demasiada sal para poderlo calificar como un producto con grandes beneficios para la salud.

Las aceitunas se aprecian principalmente por su contenido de ácidos grasos. Una fuente alternativa de estas sustancias la encontramos en las semillas de girasol o de calabaza. Además, estas contienen elevada cantidad de vitamina E.

Las partes más beneficiosas de la piña, en todo caso, las tiramos

Literalmente es una leyenda en el mundo de los nutricionistas. Ganó fama gracias a que contiene bromelina. Sin embargo, la mayor concentración de esta sustancia la observamos en los tallos, la parte superior y el centro del fruto. La piña puede ser más económica por kilo, pero si se elimina todo esto, que no se come, su precio se dispara. Y si hablamos de la enlatada, todos estos beneficios desaparecen por completo: a esta fruta delicada no le favorece el tratamiento térmico.

En los casos en que la dieta lleva implícto el consumo de piña, esta puede sustituirse por kiwi. Contiene una sustancia similar a la bromelina: actinidina, la cual también ayuda a perder peso.

Las frutas deshidratadas se tratan con conservantes para preservar su color

Las frutas deshidratadas son un verdadero almacén de oligoelementos. Pero también una fuente de dosis superextra de azúcar. Así que no vale la pena abusar de estas. Y que no te atraigan tanto las frutas deshidratadas más coloridas del mostrador: para preservar su color recurren a los sulfitos. Estos pueden causar alergias.

Así las cosas, un tentempié saludable puede obtenerse con frutas frescas o una infusión de hierbas con miel. Las frutas aportarán al cuerpo vitaminas, mejor que sus “parientes” deshidratados, mientras que la miel ayudará a compensar la falta de oligoelementos.

Los beneficios de las espinacas están sobrevalorados 10 veces

El mito de las espinacas como un gran campeón en cuanto a su contenido de hierro se propagó durante más de una década. Luego se descubrió que los datos se exageraron 10 veces. Existe una versión de que en la descripción de este producto, simplemente, se equivocaron al colocar la coma y, como resultado, todos creyeron que las espinacas contenían 35 en vez de 3,5 mg de hierro por cada 100 g de hojas. Además, esta planta contiene ácido oxálico, que impide la absorción de este mismo hierro.

Así que siéntete libre de comprar con tranquilidad repollo normal y corriente: no hay tantas leyendas a su alrededor y, en cuanto a sus vitaminas, está cerca de su pariente: las espinacas.

Al atún lo llaman “vertedero marino”

El atún, con frecuencia, se puede encontrar en las listas de alimentos saludables. Como cualquier pescado, contiene ácidos grasos y fósforo. Pero, además de estas sustancias beneficiosas, a menudo encontramos algo que no necesitamos en absoluto: mercurio. Este es fruto de la contaminación del medio ambiente acuático, a la que el atún es particularmente sensible.

Así que si quieres cenar pescado puedes no pagar de más y comprarte una caballa común. El fósforo, que tanto valoramos del mar, también abunda en esta, con la salvedad de que no absorbe el mercurio tan activamente.

El azúcar de caña también es azúcar

La popularidad de este producto es más bien el resultado de la implantación de la moda por un estilo de vida saludable. En realidad, el azúcar de caña prácticamente no difiere del blanco habitual.

Por este motivo, puedes comprar el azúcar común: tu cuerpo no notará la diferencia. Las cantidades de vitaminas y oligoelementos en el azúcar moreno son tan mínimos que tendrías que consumir en excesiva abundancia para obtenerlos.

Los arándanos no son una “baya de la juventud”

“Los arándanos contienen muchos antioxidantes y los antioxidantes previenen el cáncer y salvan de la vejez”. Siguiendo esta lógica, muchas personas optan en los supermercados, precisamente, por estas bayas. Pero los científicos suponen que no existe una conexión directa entre el consumo de arándanos en grandes cantidades y estas enfermedades y condiciones. Existe otro punto de vista: los arándanos simplemente se han estudiado más que otras bayas y frutas, por lo que se considera el líder en términos de beneficios que aporta a la salud.

Aquí podemos aconsejar optar por la variedad: prueba diferentes bayas, por ejemplo, uvas. Se lleva hablando de sus beneficios durante cientos de años. Incluso existe la llamada ampeloterapia: tratamiento a base de uvas. Las variedades de color oscuro son particularmente recomendables para la salud. Contienen resveratrol, una sustancia que aporta beneficios a tu corazón, los vasos sanguíneos y todo el cuerpo en general.

Los batidos con pulpa no reemplazarán las frutas

Combinar los beneficios de todas las frutas en un solo batido, a primera vista, puede ser una excelente idea. Pero nuevamente vuelve a surgir la pregunta relativa a la cantidad de azúcar inmersa en esta bebida. Además, la cantidad de vitamina C se reduce rápidamente en los productos recién triturados.

Aquí la alternativa resulta sencilla: come frutas enteras. Esta es una forma sana de obtener tanto las vitaminas como la fibra necesaria para el cuerpo.

La leche vegetal es, principalmente, para personas alérgicas o con intolerancia a la lactosa

Nuevos sabores, la ausencia de lactosa y de grasas de origen animal cautivan a muchas personas para consumir leche de almendras, avena o soja. Pero la leche vegetal, a menudo, también contiene una gran cantidad del mismo azúcar y, además, no puede competir con la leche tradicional en cuanto a la cantidad de calcio y vitamina D.

No todas las personas sufren de alergia a la proteína de la leche o de intolerancia a la lactosa, por lo que, en ausencia de recomendaciones médicas, la leche de vaca es una excelente opción.

El aguacate no es la única fuente de potasio y ácidos grasos

Los aguacates se han ganado su reputación como superalimentos. Una de sus ventajas es su alto contenido en potasio, el cual es necesario para el buen funcionamiento del sistema cardiovascular.

Pero no solo esta fruta exótica es rica en potasio. Los frijoles y el betabel (también conocidos como remolacha) se distinguen por albergar grandes cantidades de este oligoelemento. En cuanto a los ácidos grasos, que abundan en los aguacates, pueden obtenerse a partir de aceite vegetal, nueces o semillas.

La toronja se puede reemplazar con chucrut

La toronja es un punto imprescindible en la lista de compras para aquellos que desean perder peso o tratan de abastecerse de vitamina C antes de la llegada de la temporada de resfriados. Pero esta fruta puede sustituirse con éxito con chucrut (col fermentada). Tiene menos calorías y más cantidad de vitamina C.

Las granadas no son el único producto rico en hierro

“Si te falta hierro, consume granadas”. Muchas personas tratan de seguir esta recomendación. Pero, en realidad, las granadas no son líderes en cuanto al contenido de este oligoelemento. Los huevos habituales o las algas marinas pueden ser una fuente de hierro buena en tu dieta. Tienen incluso más hierro que las granadas.

Bono: el tocino resultó ser más beneficioso que el aceite

Un buen tocino no es barato. Pero muchos aficionados a un estilo de vida saludable lo rechazan, no por su precio, sino por la creencia de que la grasa animal es perjudicial para la salud. Sin embargo, científicos ya recomiendan optar precisamente por el tocino para freír alimentos. Un estudio reciente de un profesor de Inglaterra reavivó las grasas de origen animal. Según los datos obtenidos, el aceite vegetal produce demasiados carcinógenos cuando se calienta.

Si no te preocupa demasiado contar las calorías, pruébalo. Y reserva el aceite para una ensalada.

Por supuesto, seguiremos comprando muchos alimentos por su sabor, no por sus beneficios. Pero, algunos artículos de la lista de la compra pueden ser sustituidos. Y qué opinas tú, ¿por qué productos pagamos de más en los supermercados? ¿Tienes tu propia alternativa a la comida cara?

Imagen de portada Diana Haronis / gettyimages
Compartir este artículo