14 Productos que debemos dejar de comprar en los supermercados

Cocina
hace 1 año

Según recientes encuestas, la mayor parte de la gente elige hacer las compras diarias en los supermercados; de hecho, más del 65 % los prefieren incluso por encima de las compras en línea. La razón es que los supermercados son muy prácticos: siempre están ahí para salvarnos la vida, puesto que podemos encontrar de todo y a cualquier hora. Sin embargo, a pesar de estas ventajas, hay que tener cuidado con los productos que compramos, ya que podrían ser perjudiciales para la salud o dañar nuestra economía.

En Genial.guru hemos recopilado una lista de 14 productos con los que deberías tener cierto cuidado, o tal vez considerar comprarlos en otro lado.

1. Croquetas a granel

En todos los supermercados existen secciones donde puedes adquirir productos que no están empaquetados ni presentan ningún tipo de embalaje y que se pueden tomar libremente. Uno de los más comunes es el alimento para nuestras mascotas. Sin embargo, al estar expuesto a la intemperie, atrae a todo tipo de microorganismos y bacterias que pueden ser perjudiciales. Evítalos, podrían ser dañinos para tu animalito.

2. Cereales y pastas a granel

Lo mismo sucede con los cereales y las pastas por peso. Por regla general, trata de evitar cualquier alimento que tenga contacto con el ambiente o con los demás compradores. Estos productos suelen ser de mala calidad y, al no estar bien almacenados, se descomponen rápidamente. Escoge productos empacados en su origen.

3. Verduras frescas empacadas

Aunque es más práctico comprar verduras que en apariencia ya están “listas para consumir”, y que suelen venir ya empacadas, algunas veces su manejo no es el adecuado. Y aunque vengan desinfectadas de origen, la manipulación de los demás compradores o el transporte pueden alterar su empaque y contaminarlas. Además, con un incorrecto manejo, las verduras pueden comenzar a pudrirse. Mejor compra los vegetales en mercados o verdulerías y desinféctalos en casa.

4. Ensaladas preparadas

Las barras de ensaladas son muy peligrosas: tan solo el año pasado se encontraron varios casos de personas que enfermaron gravemente por consumir ensaladas contaminadas. El incorrecto manejo de estos productos que hay en los supermercados los exponen a microorganismos que viajan del piso a los contenedores; además, la combinación de los ingredientes de los aderezos con la lechuga cruda es muy peligrosa.

5. Pollo asado

El pollo asado o rostizado es un éxito de ventas en muchos supermercados, ya que es una solución rápida cuando no tenemos mucho tiempo para cocinar. Sin embargo, la forma en que preparan estos productos no es la óptima. Los sumergen en una solución llena de sabores artificiales y grasas que no son nada saludables. Además, esos pollos pasan varias horas exhibidos, por lo que su consumo no es muy conveniente.

6. Verduras o frutas precortadas

Aunque comprar frutas o verduras ya cortadas ahorra mucho tiempo, cortarlas para ponerlas a la venta al público disminuye su tiempo de vida; por eso suelen entrar en estado de descomposición más rápidamente. Además, al despojarlas de su “empaque” natural, es más probable que una contamine a las demás.

7. Queso rallado

Se ha encontrado que los productores de queso rallado por lo general le añaden celulosa para evitar que se descomponga rápido. Este ingrediente ayuda a deshidratar el queso, lo que evita que se humedezca, y de esta manera, dura más en los estantes. Si quieres evitar consumir este ingrediente innecesario, lo mejor es que ralles tu propio queso.

8. Especias molidas

Para que las especias se conserven secas y listas para usar, se les suelen agregar todo tipo de sustancias, como glutamato de sodio o intensificadores de sabor. Aunque son inofensivas, alteran su sabor, por lo que es mejor moler las especias nosotros mismos al momento de usarlas.

9. Sushi

Uno de los productos cuyo manejo es más delicado es el sushi, ya que está hecho con verduras o pescado crudo y muchas veces es exhibido durante varias horas. Aunque la mayoría de las veces está muy refrigerado, lo que evita su descomposición, el sabor no es el ideal. Mejor cómpralo en un restaurante especializado o pide que te lo hagan en el momento.

10. Sándwiches

Los sándwiches preempacados que encontramos en los supermercados por lo general están llenos de ingredientes de baja calidad, que no son muy saludables. El alto contenido de sodio de los aderezos y de las carnes frías con que están hechos aumenta la probabilidad de padecer alguna enfermedad grave.

11. Pan

El pan que se hace en los supermercados suele estar adicionado de sustancias que alargan su vida en el estante y que además le dan un aroma característico. Lo mejor es comprar el pan en las panaderías, donde se hace de una manera más tradicional.

12. Avena instantánea

A veces, cuando queremos comer más sano, la avena suena como una buena opción por sus propiedades nutritivas. Sin embargo, las avenas instantáneas que venden en los supermercados suelen estar llenas de saborizantes artificiales y de otras sustancias que les quitan sus buenas propiedades.

13. Jugos

La mayoría de los jugos, aun los 100 % naturales, están adicionados con sustancias para evitar su descomposición. La mayoría contienen fructosa, que a la larga produce aumento de peso y resistencia a la insulina. Mejor adquiere las frutas y prepara tu propio jugo.

14. Café

La mayor parte del café que venden en los supermercados viene molido de origen; sin embargo, esto reduce su tiempo de vida. Lo mejor es comprar el café donde lo muelan en el momento, así te asegurarás de que es fresco. Algunos supermercados ya lo hacen, pero la mayoría aún vende café que lleva ahí varias semanas.

Estamos tan acostumbrados a comprar en los supermercados que en algunos casos ignoramos cómo sabe un producto fresco o recién preparado.

¿Qué piensas de esta lista? Cuéntanos en los comentarios con qué otros alimentos has tenido malas experiencias en los supermercados.

Imagen de portada Belchonok/Depositphotos

Comentarios

Lecturas relacionadas