Genial
Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

7 Combinaciones habituales de alimentos que no son buenas para tu salud

6-95
501

Algunos alimentos son incompatibles entre sí, y, lamentablemente, solemos aprender esto con nuestra propia experiencia, poniendo a prueba nuestros estómagos. Combinaciones habituales que parecen inofensivas a primera vista pueden evitar que el cuerpo absorba sustancias útiles, afectando gravemente a los intestinos, causando dolor y desarrollando estados tóxicos.

En Genial.guru lamentamos admitir que algunas delicias le hacen daño a nuestro cuerpo. Es por eso que vale la pena conocer qué combinaciones de comida pueden ser peligrosas, especialmente si padeces un trastorno del sistema digestivo o tienes predisposición a desarrollarlo.

1. Mariscos + crema

Salsa cremosa y mariscos: esta combinación puede causar pesadez en el estómago o sensaciones que se parecen a las de una intoxicación. La razón es que, cuando dos tipos diferentes de proteínas se encuentran, se produce una sobredosis, y el cuerpo simplemente no puede hacer frente a esa carga. Si eso sucede, puedes experimentar náuseas y problemas en los riñones, especialmente si tienes predisposición a ello.

Los gastroenterólogos aconsejan evitar combinar varios tipos de mariscos en un plato. Por lo tanto, los cangrejos deben comerse por separado de los camarones, pescado, mejillones y caracoles. El mejor acompañamiento para estos alimentos son las verduras, ya que contribuyen a la absorción de las sustancias útiles.

2. Vino + postre

Tenemos una mala noticia para aquellos que suelen acompañar su postre con una copa de vino: el alcohol aumenta significativamente la producción de insulina en el cuerpo, y el postre ayuda a convertir eso en una verdadera explosión de insulina.

En esta situación, los azúcares simples consumidos se convierten en grasas. Si quieres sentirte bien y mantener tu estado físico, es mejor reemplazar el postre con quesos y vegetales.

3. Helado + refresco

La combinación favorita de los niños cuando van a lugares de comida rápida puede ser la más peligrosa para ellos. ¡Un estómago adulto apenas aguanta esta mezcla! Mientras que las personas sanas, después de un refrigerio de este tipo, pueden permanecer hinchadas y sentir pesadez en el estómago unas 6 horas, los que sufren de diabetes, úlcera gástrica o gastritis pueden agravar significativamente su enfermedad. Después de comer helado, los nutricionistas recomiendan beber agua, té o café.

4. Leche + huevos y queso

Otra variante de la sobredosis de proteínas que pocos organismos pueden enfrentar es un omelet habitual.

Y, si le echas queso, aumentas la carga sobre el sistema digestivo y los riñones. Es mejor reemplazar un omelet con huevos fritos o duros. Además, la combinación de dos productos bastante alergénicos, como los huevos y la leche, puede provocar erupciones en la piel, especialmente en los antebrazos.

5. Melón + otros alimentos

Existen evidencias históricas de que personas han fallecido por combinar melón con otros alimentos durante un banquete abundante. Es poco probable que las variedades modernas de esta fruta puedan causar la muerte; sin embargo, pueden provocar trastornos poco agradables.

El melón se digiere en el estómago con mucha rapidez, pero si se lo consume acompañado de otros alimentos, estos pueden perturbar el proceso y causar una fermentación intensiva. Por ejemplo, el melón y los productos lácteos tendrán un poderoso efecto laxante, la combinación con alcohol puede conducir a una intoxicación, y comer la fruta con jamón puede causar cólicos y estreñimiento.

6. Tomates + queso

Pizza Margarita, sándwiches calientes y ensaladas: la combinación de queso con tomate es clásica, y parece que el estómago la acepta de maravilla. Pero el consumo simultáneo de estos alimentos tiene efectos negativos que llegan con retraso, y provocan la formación de cristales insolubles de sales minerales. Estos se depositan en las articulaciones, lo que puede causar dolor y disminución de la movilidad.

7. Pescado + aceite vegetal

El pescado y el aceite vegetal son fuentes de ácidos grasos muy importantes. Mientras que el primero contiene mucho omega-3, el segundo es rico en omega-6. Los ácidos tienen un efecto beneficioso sobre las articulaciones, el estado de la piel, el cabello y la función cardíaca. Sin embargo, si el pescado se fríe, el omega-3 desaparece bajo la influencia del omega-6. Además, el exceso de omega-6 en el cuerpo acelera el proceso de envejecimiento celular. Por lo tanto, es mejor asar u hornear el pescado en papel de aluminio, o cocinarlo al vapor. Los científicos señalan que, en muchas ocasiones, nuestro equilibrio de estos ácidos en el cuerpo se descontrola: se observa una deficiencia de omega-3 y un exceso de omega-6.

¿Encontraste tus combinaciones favoritas en esta lista? Cuéntanos en los comentarios.

Imagen de portada Depositphotos
6-95
501
Compartir este artículo