Genial
Genial

Por qué desconfío de los pasteles caseros hechos por encargo (y no es solo por el sabor a “plastilina”)

Recientemente han aparecido muchos artesanos que trabajan en casa y ofrecen su ayuda en varios campos. Por ejemplo, hornean y decoran pasteles de forma original para todo tipo de eventos y fiestas. Pero no todos están dispuestos a correr el riesgo de hacerles un pedido, porque algunos de ellos son simples autodidactas que han visto muchos videos de tutoriales en Internet.

Una autora de Genial.guru se aventuró a especular sobre por qué tenemos prejuicios contra los cocineros que trabajan en su casa. Y en el bono del artículo encontrarás otras opiniones, desde elogiosas hasta, por decirlo suavemente, críticas negativas.

No tienes que ir muy lejos para encontrar ejemplos. Mi amiga pidió un pastel para el décimo cumpleaños de mi hija. La pastelera construyó algo sobrenatural con hadas y unicornios. La niña chillaba de alegría. La orgullosa madre comenzó a cortar ese esplendor, y entonces ¡vaya! El cuchillo tropezó con algún obstáculo misterioso. Resultó ser un pedazo de envoltura de plástico. De dónde vino y por qué se había quedado allí era un enigma envuelto en la oscuridad.

Pero el pastel (después de quitarle el “ingrediente” extra) resultó ser bastante comestible. A los niños les encantó, a los adultos también les pareció sabroso. Lo único (a excepción de la envoltura, por supuesto) que asombró a algunas personas fue la abundancia de fondant. No a todo el mundo le encanta por su pegajosidad y su sabor a “plastilina”.

Sin embargo, después de escuchar esta historia, pensé mucho. Sí, una vez también quise encargar un pastel a una pastelera que trabajaba en su casa: estábamos celebrando el 60.º cumpleaños de mi madre y quería algo original. Pero en el último momento pensé: “¿En qué condiciones se preparará ese pastel?”.

Piénsalo: en una confitería, los pasteleros usan overoles y guantes. Además, se controla cuidadosamente la limpieza de todas las superficies de trabajo. Por supuesto que nadie cancela el factor humano, y algunos de los empleados de la fábrica pueden no ser particularmente cuidadosos, pero me parece que, en general, las normas sanitarias e higiénicas se observan.

Un pastelero que trabaja en su hogar, lo hace en su propia cocina. Y quién sabe si limpió bien la mesa antes de cocinar, si trabaja con guantes o si sus hijos no lo “ayudaron” a trabajar la masa terminada.

Sí, esto no afectará el sabor del pastel, pero no puedo deshacerme de la idea de que las partículas de suciedad debajo de las uñas de alguien o el pelo de una mascota pueden terminar en la crema batida. Los animales también pueden permanecer fácilmente en la cocina durante la preparación, y nadie ha cancelado la muda de pelo.

Otro problema es que resulta difícil encontrar a la primera a un pastelero que resulte ser un verdadero profesional. Generalmente termina siendo un o una joven que ha visto muchos tutoriales de cocina en Internet y decidió que puede hacer feliz a la sociedad con sus propios pasteles. Y, quizá, su principal argumento sea: “Es casero y está hecho con mucho cariño”.

Claro, pero no está claro con qué productos y en qué tan insalubres condiciones.

No discuto que hay pasteleros con una educación especial que se cansaron de trabajar para otros y decidieron abrir su propio negocio. En estos casos de verdaderos profesionales, definitivamente no tengo preguntas. Además, por regla general, cuidan su reputación, por lo que es poco probable que sorprendan desagradablemente al cliente con un pastel no comestible y luego desaparezcan y lo bloqueen en las redes sociales.

Pero aquí hay otro problema: los pasteleros profesionales suelen tener muchos clientes, por lo que debes hacer el pedido con mucha antelación. Y sus pasteles no son baratos: imagínate lo que cuesta comprar ingredientes de calidad. También está el costo de la electricidad y el cargo extra por el trabajo del pastelero o la pastelera. Así que nadie venderá un pastel de estas características por unos 5 o 10 USD.

¿Otra cosa que me genera dudas en los pasteles modernos por encargo? Algunos pasteleros dominan el trabajo con fondant y elaboran lujosos castillos, coches infantiles o figuritas de princesas y Barbie. Pero adentro puede haber cualquier cosa, desde una delicia increíble hasta un pastel seco e insípido. Al final, ya no puedes hacer absolutamente nada: el producto se ordenó, se pagó y se cortó, así que tendrás que servírselo a los invitados.

En tales casos dan ganas de recordar con una palabra amable los pasteles que se producen en las fábricas de confitería. Allí todo se hace de acuerdo con los estándares de producción.

Sabes, me parece que un pastel hecho por encargo es más adecuado para las personas que pueden pagar mucho dinero por algo hecho con productos de calidad por un verdadero profesional. Mientras que todo lo demás de la serie “económico y casero” viene con un gran riesgo de encontrarse con una persona que cocinará con vaya uno a saber qué ingredientes y en qué condiciones.

Por mi parte, decidí que igual me arriesgaría a encargar un pastel para la próxima fiesta familiar. Pero antes de eso, leeré atentamente las reseñas sobre el o la pastelera para no encontrarme con una persona autodidacta. Porque no todos los que saben cocinar deliciosos pasteles caseros para su familia pueden llamarse verdaderos pasteleros.

Bono: hay tantas opiniones como personas

  • Me encanta hornear y, por lo tanto, a menudo paso el rato en todo tipo de foros y páginas para pasteleros. ¡Y vaya cosas que descubrí durante este tiempo! Algunas personas no lavan las bayas de decoración, otras se jactan de que “un ratón mordió un poco el pastel, pero lo tapé con restos de crema”. Los niños también a menudo tienen acceso a los productos cocinados. Un niño podría estornudar en la crema mientras la madre no lo ve o meter los dedos en ella. Leo todo esto y me alegro de que me guste hornear y no tenga que recurrir a los pasteleros que trabajan en su casa. © Olga Vorobieva / Yandex.ru
  • ¿Y no vas nunca de visita? ¿También le pides a la anfitriona una libreta sanitaria? ¿Te interesa saber si ella cocinó con guantes y una gorra? ¿O con qué frecuencia limpia la cocina y si desinfecta todas las superficies? Estoy segura de que tú misma tampoco eres perfecta en este sentido. © Alla Polyakova / Yandex.ru
  • ¿Quién impide que una señora con una libreta sanitaria que trabaja en una gran fábrica moderna se meta el dedo en la nariz o no se lave las manos después de ir al baño? Si no confías, no compres nada. La desconfianza desmedida es paranoia. © Miss Tootsie / Yandex.ru
  • Soy pastelera. Estudié en París, Barcelona, ​​Moscú y San Petersburgo. Pero me sacan de quicio los clientes que quieren un “pastel con fondant” y la frase “¿Puedes hacer una princesa/Hulk?”. Gente, la moda de estos espeluznantes pasteles “plásticos” pasó hace mucho tiempo. Disfrutemos de ingredientes naturales, nuevos sabores y una combinación de diferentes texturas. © Oídoporahí / Ideer
  • Un buen pastel es un producto de alta calidad. Si quieres que el cliente vuelva, ten mucha imaginación, una decoración variada y un frigorífico aparte para mantener el postre en condiciones. Además, muchos pasteles se preparan durante muchas horas o incluso por más de un día. La masa horneada debe mantenerse en papel plastificado durante la noche en frío, y el merengue se seca durante 2 horas en el horno, lo que también genera un costo de electricidad. Si he estado haciendo un pastel durante 2 días, ¿debería venderlo por 5 USD? © Elena N / Yandex.ru
  • Esto fue lo que horneó una pastelera para la boda de mi hija. Dentro había un montón de palos de maíz pegados con algún tipo de masilla. En pocas palabras, guardamos la foto para reír. © Anna Vlasova / Yandex.ru

¿Alguna vez le pediste un pastel a un pastelero que trabajaba en su casa? ¿Estuvo rico?

Genial/Cocina/Por qué desconfío de los pasteles caseros hechos por encargo (y no es solo por el sabor a “plastilina”)
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos