Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Probamos 12 famosos trucos culinarios de Internet y te contamos qué tan funcionales y prácticos son

Internet está lleno de consejos que tienen el objetivo de ayudarte a aprovechar cualquier cosa o situación. Incluso hay un sinfín de trucos que prometen ser funcionales y facilitarnos la vida, pero, ¿realmente lo hacen?

Genial.guru hizo una selección de trucos culinarios populares en Internet para descubrir si realmente funcionan y facilitan la tarea de cocinar o, por el contrario, no ayudan en nada.

1. La manera “correcta” de pelar una mandarina

  • Truco: para pelar una mandarina de la forma “correcta” hay que cortar la parte superior e inferior de la cáscara y hacerle una abertura a lo largo, como se ve en la imagen. Para finalizar, hay que abrir la cáscara. Los gajos tendrían que separarse por sí solos.
  • Resultado: probablemente los gajos de nuestra mandarina estaban muy pegados o la cáscara era muy frágil, porque, a pesar de seguir el procedimiento, la fruta únicamente se separó en dos mitades y no en gajos. Realizamos el truco nuevamente y, esta vez, la cáscara no se separó, pero los gajos quedaron pegados de 3 en 3.
  • Conclusión: no es un truco que funcione siempre, y tampoco se trata de un procedimiento más rápido o sencillo que un método tradicional.

2. Pelar dientes de ajo con un frasco

  • Truco: meter el ajo en un frasco, sellarlo y agitarlo con fuerza durante 20 segundos. De este modo, quedará completamente sin cáscara.
  • Resultado: el objetivo se cumple, pero tardamos alrededor de un minuto para conseguir que el ajo se pelara por completo.
  • Conclusión: es un consejo funcional si no quieres que tus manos se impregnen del olor del ajo, pero, si tienes prisa, es más rápido utilizar el método tradicional, ya que el truco requiere más tiempo del especificado. Además, hay que separar manualmente los dientes de la cáscara de cualquier modo.

3. Usar una lata de refresco como rallador de alimentos

  • Truco: lo primero que hay que hacer es cortar la tapa de una lata de refresco y quitarle la anilla. La boquilla servirá para rallar la zanahoria o cualquier otro alimento.
  • Resultado: si bien la boquilla levantaba pedacitos de zanahoria, no la rallaba por completo.
  • Conclusión: definitivamente es mejor adquirir un rallador o, en su defecto, utilizar un cuchillo, porque, además de no ser un truco funcional, los bordes de la tapa son peligrosos.

4. Pelar un mango para no mancharse

  • Truco: existen dos alternativas para este truco. En la primera hay que hacer un corte circular por la mitad de la fruta, pero sin llegar a partirla. En la segunda, también hay que hacer un corte, pero debe partirse la pulpa hasta llegar al hueso. Después, hay que girar una de las dos mitades y tirar hacia arriba.
  • Resultado: ambos métodos funcionan y el objetivo de no mancharnos se cumple.
  • Conclusión: es un truco que sí funciona; el detalle es que no explica qué hacer para sacar la pulpa de la otra mitad.

5. Hacer papas fritas fácil y rápido con ayuda del microondas

  • Truco: hay que poner aceite en un plato, rodajas de papa (sin pegar una con la otra), sal y pimienta al gusto. Metemos todo en el microondas por alrededor de 5 minutos y listo.
  • Resultado: las papas no se ven tan bonitas como muestra el truco, pero sí salieron crujientes del microondas y con buen sabor.
  • Conclusión: el resultado es satisfactorio porque el truco funciona y se hacen con menor aceite, por lo que podrían ser más saludables también. Sin embargo, las porciones son pequeñas, y si se requirieran más sería necesario repetir el proceso varias veces, por lo que ya no sería un truco tan eficiente.

6. Pelar una zanahoria con papel de aluminio

  • Truco: hay que hacer una bola de papel de aluminio y tallar la zanahoria para quitar solo la cáscara y así aprovechar más de esta hortaliza.
  • Resultado: el objetivo se cumplió. La superficie se levantó y la zanahoria quedó limpia
  • Conclusión: es un truco que sí funciona si se quiere aprovechar el contenido de la zanahoria al máximo.

7. Pelar frutas con una cuchara

  • Truco: puedes pelar una fruta con cáscara gruesa con una cuchara. Si es una pequeña, simplemente se le corta una rodaja en la superficie. Si es grande, se corta únicamente la cáscara por la mitad, sin tocar la fruta. En ambos casos, se introduce la cuchara entre la fruta y la cáscara para separarlas cuidadosamente.
  • Resultado: probamos con una toronja y un aguacate. En ambos casos, el truco funcionó.
  • Conclusión: es un truco funcional y más rápido que los métodos tradicionales, pero debe hacerse cuidadosamente o la cáscara se romperá y quedará pegada a la fruta.

8. Quitarle el corazón a una lechuga

  • Truco: solo hay que golpear la lechuga contra una superficie plana y gruesa, con el corazón hacia abajo.
  • Resultado: sí, el corazón se separó de la lechuga, junto con unas pequeñas hojas.
  • Conclusión: el truco funciona y es mucho más práctico que usar un cuchillo.

9. Pelar camarones con un tenedor

  • Truco: para retirar la piel del camarón solo hay que quitarle la cabeza e introducir la punta de un tenedor a lo largo de este.
  • Resultado: la piel del camarón se retiró, y, si introduces el tenedor por la parte de abajo, también puedes desvenarlo con el mismo movimiento.
  • Conclusión: es un truco efectivo que sí facilita quitarles la piel a los camarones, además de evitar en la medida de lo posible que las manos se impregnen de su olor, el cual no es agradable.

10. Deshojar las fresas con un popote

  • Truco: introducir un popote por la parte de abajo de la fresa y atravesarla hasta llegar al otro extremo. Las hojas quedarán en el popote, y la fruta, deshojada.
  • Resultado: cuando realizamos el procedimiento, una parte de las hojas quedó en la fresa, mientras que otra parte sí quedó en el popote.
  • Conclusión: el truco funciona siempre y cuando seamos precisos en atinar exactamente al racimo de hojas. De lo contrario, solo se extraerá una parte.

11. Truco fácil y rápido para cortar una cebolla sin llorar

  • Truco: es necesario congelar el jugo que salta al ojo y nos hace llorar, por lo que lo ideal sería meter la cebolla en un congelador. Sin embargo, la alternativa rápida es introducir la cebolla en un recipiente con agua fría y hielo por 5 minutos.
  • Resultado: probamos el truco en 2 ocasiones. La primera vez, efectivamente, la cebolla no nos hizo llorar. En la segunda ocasión, aunque no evitó que el ojo lagrimeara, sí evitó que ardiera.
  • Conclusión: es un truco que, aunque no siempre evita que el ojo llore, sí disminuye las lágrimas y el olor de la cebolla, por lo que sí es funcional, pero no en su totalidad.

12. Quitar el corazón de una manzana con una jeringa

  • Truco: hay que cortar la conexión del cilindro y la aguja, de tal manera que solo nos quede el cilindro y el émbolo. Introducimos el émbolo en medio de la manzana y lo empujamos hasta el fondo, para luego sacarlo. De este modo, el corazón quedará en el cilindro. Con la ayuda del émbolo, podrás sacarlo de allí.
  • Resultado: hicimos el procedimiento, pero nuestro cilindro era más pequeño que la manzana, por lo que tuvimos que introducirlo por arriba y por abajo hasta lograr sacar todo el corazón.
  • Conclusión: el truco es bastante efectivo, pero cabe destacar que la jeringa debe ser mayor a 8 ml para que pueda introducirse en toda la manzana. Además, será un artefacto que podemos lavar y reutilizar cuantas veces queramos.

¿Qué otro truco te gustaría que probáramos? ¿Cuáles has probado tú? ¿Te funcionaron? Cuéntanos en los comentarios.

Imagen de portada Ecoinventos / Youtube