Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

4 Técnicas de automasaje que te ayudarán a aliviar el dolor de cuello

Si alguna vez has tenido dolor en el cuello, sabes cómo se siente: un minuto estás bien y un momento después comienzas a ver estrellas y ni siquiera puedes mover la cabeza. Parece que nada puede salvarte de esta tortura más que un buen masaje, y darías todo por conseguirlo. Si no hay nadie cerca que te brinde este alivio, no te preocupes, ¡puedes hacerlo tú mismo! Y lo mejor de todo es que solo necesitarás tus manos y una toalla.

Genial.guru ha seleccionado algunas técnicas de automasaje para aliviar el dolor de cuello y esperamos que puedas encontrar una que te ayude. ¡No te pierdas nuestro bono sobre estiramientos de cuello que pueden aumentar los efectos positivos del automasaje!

1. Masaje con toalla

El masaje con toalla puede ayudarte a liberar la tensión de los músculos del cuello y devolverte la movilidad. Al mismo tiempo, dado que la toalla es suave, no te permitirá aplicar demasiada fuerza sobre tu cuello y hacerte daño.

  • Coloca una toalla detrás de tu cuello. Sujeta el extremo izquierdo de la toalla con tu mano derecha y tira de ella hacia abajo a lo largo del pecho. Sujeta el extremo derecho de la toalla con la mano izquierda y tira de ella hacia arriba y a la izquierda a lo largo de la frente, de tal manera que tu cabeza gire hacia la izquierda siguiendo la toalla como se muestra en la imagen superior. Realiza varios movimientos girando tu cabeza hacia la izquierda y liberando la presión. Repite con el otro lado. Asegúrate de no tirar la toalla con demasiada fuerza y no hacer movimientos bruscos. Mira este video para instrucciones más detalladas.
  • Coloca una toalla detrás de tu cuello. Tira de la toalla hacia adelante con ambas manos, aplicando una ligera presión en tu cuello. Lentamente, gira la cabeza hacia la izquierda y mantén tal posición por un par de segundos. Nuevamente, gira la cabeza hacia la derecha y mantén esa posición por un momento. Continúa tirando de la toalla tal y como se muestra en este video. Asegúrate de no tirar de la toalla con demasiada fuerza y no hacer movimientos bruscos.

2. Masaje al músculo de la parte trasera del cuello

  • Coloca tu mano izquierda sobre el músculo de tu cuello que se encuentra detrás de tu oído izquierdo, tal y como se muestra en la imagen superior. Presiona el área ligeramente con los dedos. Lentamente, gira la cabeza hacia la derecha mientras aplicas la presión. Asegúrate de que tus dedos no se muevan y de que únicamente tu cabeza esté moviéndose. Repite con el otro lado. Mira este video para ver instrucciones más detalladas. Repite el ciclo varias veces hasta que sientas alivio.
  • Masajea la misma zona con tus dedos haciendo ligeros movimientos circulares para incrementar el flujo sanguíneo y liberar la tensión. Mira este video para obtener más detalles.

3. Contracción de los músculos laterales

Siéntate con la espalda recta. Coloca tus palmas a los lados de tu cuello. Inclina la cabeza un poco hacia atrás y déjala que caiga ligeramente hacia la izquierda. Presiona los músculos traseros del lado izquierdo de tu cuello de tal manera que se sienta presión pero también alivio. Posteriormente, haz que tu cabeza caiga ligeramente hacia la izquierda. Ahora presiona los músculos del lado derecho de tu cuello. Mantén presionados los músculos de ambos lados, comenzando desde la parte inferior de tu cuello y moviéndote lentamente hacia arriba. Mira este video para obtener instrucciones más detalladas.

4. Masaje al músculo suboccipital

Los músculos suboccipitales tensos y bloqueados pueden causar dolor de cabeza, mareos e incluso náuseas. Para liberar la tensión de estos músculos, intenta sentir el área blanda bajo el hueso de tu cráneo del lado izquierdo, tal y cómo se muestra en la imagen superior. Con ambas manos, aplica una ligera presión en los músculos suboccipitales de ambos lados de tu cuello. Inclina la cabeza hacia atrás y mantén presionado hacia arriba y abajo con los dedos.

Lentamente dirige tu mentón hacia el pecho y, a medida que bajes tu cabeza, mueve tus dedos hacia afuera, separando ambas manos y continúa aplicando presión. Tu objetivo es separar y “abrir” los músculos suboccipitales y reducir la tensión en ellos. Repite el ciclo un par de veces y asegúrate de no sentir dolor mientras realizas este automasaje. Mira este video con instrucciones más detalladas.

Bono: estiramientos laterales y hacia adelante

Párate o siéntate con la espalda recta. Tira tu mentón hacia el pecho, flexionando tu cabeza hacia adelante hasta que sientas un ligero estiramiento en la parte posterior del cuello. Mantén esa posición durante un par de segundos y, posteriormente, levanta la cabeza. Puedes agregar un poco de presión para incrementar el estiramiento, tirando suavemente de tu cabeza hacia abajo con las manos, tal y como se muestra en la imagen.

Párate o siéntate con la espalda recta y relaja tus hombros. Baja suavemente la oreja izquierdo hacia tu hombro hasta que sientas un estiramiento placentero en el lado derecho de tu cuello. Asegúrate de que tu hombro opuesto esté abajo. Mantén la posición por un par de segundos y levanta tu cabeza. Repite con el otro lado.

Puedes agregar un poco más de presión y sentir que se estira más si sujetas tu cabeza con tu mano y ligeramente tiras de ella hacia un lado.

Asegúrate de no estirar demasiado el cuello, ya que esto puede causar dolor e incomodidad.

Las técnicas de automasaje y estiramiento que te hemos mostrado han demostrado ser efectivas en muchas personas. No obstante, si sientes que el automasaje u otros remedios no te ayudan a aliviar el dolor, o este empeora con el tiempo, es mejor visitar al médico y solicitar un tratamiento profesional.

¿Algunas vez has tenido dolor de cuello? ¿Qué remedios te ayudaron a librarte de él?

Ilustrado por Polina Chernevina para Genial.guru
Compartir este artículo