Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

8 Señales que denotan que tu rostro está empezando a envejecer más rápido de lo que debería

Aunque aceptamos la realidad de que nuestra piel envejecerá con el paso del tiempo, es posible que signos del envejecimiento cutáneo aparezcan durante los veinte años. La mayoría de estos cambios físicos son inofensivos, pero pueden hacernos sentir incómodos e incluso afectar nuestra autoestima. Cambiar nuestro estilo de vida, así como nuestros hábitos tan pronto como detectemos los primeros signos del envejecimiento de la piel, podría permitirnos disfrutar de nuestra apariencia juvenil por más tiempo.

Genial.guru quiere que tu piel se mantenga sana y que descubras cómo saber si está envejeciendo prematuramente.

1. Tienes pequeñas protuberancias en la cara

Estos pequeños bultos se llaman milia, y son protuberancias blancas que suelen aparecer alrededor de la nariz y las mejillas. Pueden desarrollarse cuando nuestra piel comienza a perder su capacidad de exfoliación. El uso excesivo de productos como cremas con esteroides puede hacer que nuestros tejidos envejezcan más rápido y causar la milia.

2. Tus labios están adelgazándose

Si notas que tus labios comienzan a adelgazarse a los 20 años, es posible que tu piel esté envejeciendo más rápidamente de lo normal. La razón principal podría ser una disminución del colágeno en los labios. Esto también puede ser causado por la deshidratación, uso frecuente de popotes, exposición excesiva al sol y falta de vitamina C.

3. Tu piel se daña fácilmente

Nuestra piel también podría estar envejeciendo más rápido de lo que pensamos si moretones aparecen misteriosamente de la nada. Esto sucede porque la piel se vuelve más delgada de lo normal, lo que la hace más propensa a los hematomas y a una cicatrización más lenta de las heridas. Hidratarla con frecuencia puede ayudar a prevenir esto.

4. La textura de tu piel puede volverse más parecida al papel

La exposición prolongada al sol sin protector solar es una de las principales razones por las que se presenta esto. El daño se debe a la descomposición de la elastina, que permite que nuestra piel se estire y vuelva a su posición normal. Aquellos que usan con frecuencia camas de bronceado también corren más riesgos de que esto suceda.

5. Tus párpados comienzan a caerse

Si notas que tus párpados comienzan a cerrarse, es posible que debas dejar de frotarte los ojos más de lo habitual. Estos también pueden caerse debido al uso frecuente de lentes de contacto rígidos o pueden ser el efecto de una cirugía ocular reciente. A esto se lo conoce como ptosis.

6. La punta de tu nariz cambió de forma

Para la mayoría de las personas, un cambio en la forma de la nariz ocurre naturalmente a los cuarenta años. Por desgracia, el envejecimiento de la piel debido a los efectos nocivos del sol puede hacer que esto suceda antes de lo normal. Esto puede causar angustia a la mayoría de nosotros. Afortunadamente, los procedimientos de rinoplastia modernos son mínimamente invasivos y tienen resultados naturales y consistentes.

7. Observas muchos lunares rojos en tu cara

Estos lunares también se conocen como angiomas rojos, y se encuentran en personas mayores de 30 años, pero con mayor frecuencia en aquellas que tienen más de 40. Estas manchas no son dañinas, pero existen opciones para quienes quieren eliminarlas, como la criocirugía y la cirugía con láser.

8. Tienes ojos hinchados que nunca parecen desaparecer

Es fácil pasar por alto esto, ya que solemos considerar los ojos hinchados como algo normal que comienza a los 20 años y no como un signo de envejecimiento rápido en la piel. Otra razón para padecer esto, además de la falta de sueño, es la acumulación de líquido alrededor de los ojos. Una forma de hacer que desaparezcan es eliminar alimentos salados de nuestra dieta para evitar una mayor retención de agua en esa zona.

¿Cuál de estos síntomas has notado en tu cara? ¿Qué haces para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel? Cuéntanos en los comentarios a continuación.

Imagen de portada depositphtos
Compartir este artículo