Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Animales que tienen trabajos y, a veces, hasta ganan dinero por ellos

La historia de los animales como ayudantes del ser humano comenzó en la era de las cavernas, por lo que muchos fueron domesticados a lo largo del tiempo para ayudarnos a sobrevivir. Nos ayudaron a sembrar, a construir ciudades y a buscar nuevas tierras, e incluso nos protegieron de otros animales. Y hoy continúan acompañándonos, asistiéndonos y salvándonos, aunque de distinta manera. Estos tiernos amigos nos ofrecen sus servicios y lo disfrutan, y algunos hasta son muy bien pagados por ello. No todos ganan dinero, pero sí tienen acceso a comida, salud y, sobre todo, mucho amor de sus cuidadores y adiestradores.

Genial.guru buscó algunos ejemplos de animales muy bien pagados, algunos en profesiones divertidas y otros en trabajos un poco más riesgosos, y ahora quiere hablarte más sobre ellos.

1. “Francisco”, patrullera de Disneylandia

Sí, se llama Francisco, pero es una “ella”, pues todos los gatos carey son hembras. Al parecer, quien la bautizó así no estaba al tanto de este dato. Sin embargo, aún con el nombre equivocado, Francisco es una de las gatas más famosas de Disneylandia. Y ¿por qué? Vive en el parque y ayuda a mantener a raya a los ratones que no son ni Mickey ni Minnie Mouse. Además, le encanta que le tomen fotos.

Es una gata salvaje, así que no le interesa el dinero, pero se siente más que retribuida con la atención médica que recibe (hay una clínica veterinaria en el lugar), la buena comida (la de los restaurantes del predio), techo (las tiendas de regalos tienen gateras para darles refugio a ella y a sus compañeros), y las atenciones que le brindan los trabajadores del lugar. Estos animales tienen, por así decirlo, pases gratis de por vida para pasear, comer y dormir en el parque. ¡El sueño de todo niño!

Mike Fox, fundador de Disney-Secrets.com, comentó que la iniciativa comenzó en 1955, cuando alguien encontró un grupo de felinos aposentados en el edificio que hoy es el Castillo de la Bella Durmiente (algunos dicen que fue el propio Walt Disney quien los descubrió). Sea quien haya sido, decidió dejar que se quedaran. Actualmente hay una veintena de gatos en Disneylandia, todos debidamente operados, cuidados y vacunados. En Twitter, la cuenta @disneylandcats tiene 15,6 mil seguidores, y 63 mil en @disneylandcats de Instagram. Con respecto a nuestra esponjosa amiga, si vas a #FranciscoFriday podrás encontrar muchas más fotos de ella.

2. Choupette, la gatita influencer

Choupette es “la gata más famosa y rica del mundo”, solía decir Karl Lagerfeld, su dueño. La gatita birmana era de Baptiste Giabiconi, pareja de Lagerfeld; sin embargo, el emperador de la moda se enamoró de ella y decidió lanzarla a la fama. Desde 2012, la minina es imparable. Tiene una línea de productos para gatos, una de artículos de moda, una de maquillaje, y ha participado en varias campañas publicitarias. Sus 268 mil seguidores en Instagram la han convertido en toda una influencer. Hasta publicó una biografía.

Lagerfeld murió en 2019, y la gata se convirtió en la heredera de más de 180 millones de euros. Legalmente, un animal no puede heredar bienes, pero un cuidador o un fideicomiso puede destinar el dinero al cuidado de la mascota. Mientras esto se decide, la gata vive con Françoise Caçote, ama de llaves de Lagerfeld, en París, y posiblemente también con dos niñeras, un guardaespaldas, un cocinero y su exclusiva veterinaria.

3. Bársik, empleado y modelo de una constructora

Bársik concursó para ser el gato oficial de una constructora en Rusia. Compitió contra cientos de candidatos y ganó. La empresa le hizo un contrato en físico y él incluso lo firmó con su patita. Ahora hasta usa un corbatín de la compañía y cobra un sueldo anual de 400 mil rublos (6,2 mil dólares; es decir, 520 dólares mensuales) por publicar sus fotos en las redes sociales de la compañía, y por visitar los apartamentos que la empresa fabrica. Sin embargo, esta no fue una decisión tomada al azar.

El gato es una figura muy importante en el folclore ruso y suele relacionárselo con el hogar. En Rusia, cuando alguien se va a mudar a una nueva vivienda, primero lleva a un gato. Donde el animal decida echarse, ahí se situará su cama (aunque no sabemos qué sucede si el felino elige la cocina). Esta tradición es tomada tan en serio, que existen servicios de alquiler de mininos para este fin. Así que, el trabajo de Bársik es muy respetado. Por otra parte, la mitad de las ganancias que obtiene son donadas a organizaciones de protección animal.

4. Rex, ¿pastor alemán o “actor” alemán?

El actor de cuatro patas más famoso, el pastor alemán Rex, conocido por la serie de televisión Comisario Rex, vive en una villa en Beverly Hills. Este lindo amigo, cuyo verdadero nombre es Rhett Butler, es uno de los actores más cotizados de Hollywood y gana un millón de euros al mes. Además, tiene como dobles a cuatro pastores alemanes que protagonizan las escenas más peligrosas, todo para que Rex no corra peligro alguno realizándolas.

5. Bodhi, el perro modelo

Bodhi, de raza shiba inu, modela ropa masculina humana y gana más de 15 mil dólares al mes por posar para distintas marcas. Todo comenzó cuando Yena Kim, dueña de este amigo de nariz fría, le puso una camisa, le tomó fotos y las compartió en Facebook. Al día siguiente, la revista GQ lo lanzó a la fama. Bodhi aparece en Instagram como @mensweardog y tiene su propio libro. Además, no tiene ángulo malo, ya que la ternura y la naturalidad con que posa lo han hecho merecedor de más de 400 mil seguidores en Instagram.

6. Los animales de los cafés de gatos

Los cafés de gatos son otro lugar donde podemos ver... bueno, felinos en plena acción. ¿Cuál es su trabajo? Pasearse por el lugar, ofrecer cariño y ronronear. Su sueldo consiste en amor humano, buenos cuidados, servicio médico, un arenero y, si están de suerte, ser adoptados.

Estos sitios son muy populares en Japón, y en Tokio hay alrededor de 40. Uno de los primeros fue Tienda del gato (猫の店 Neko no Mise), creado en 2005. Como en ese país, las leyes de arriendo prohíben tener mascotas, estos locales suelen ser muy frecuentados para aliviar el estrés y la soledad de muchos japoneses. En Latinoamérica, el primer café de gatos fue inaugurado en Ciudad de México, y se llamaba La Gatería. Al igual que en Japón, los dueños tuvieron que cumplir con estrictos requisitos sanitarios para poder llevar a cabo el proyecto. Cuando este funcionaba, los visitantes podían tomar un café mientras disfrutaban de los animalitos, y, si querían, también podían adoptar uno (cosa imposible en Tokio). Además, el local donaba un porcentaje de sus ganancias al rescate y adopción de otros felinos.

7. Frida, la labradora rescatista

Muchos aún recuerdan a Frida, la rescatista del 19S, quien consiguió el récord de 52 personas halladas, 12 de ellas vivas, y participó en 53 misiones de rescate con la unidad canina de la SEMAR de México, como en Haití (2010), Guatemala (2012) y Ecuador (2016). Sin embargo, se hizo trending topic en 2017, después del 19S, al invadir telediarios, redes sociales y hasta la cuenta de Twitter de la Presidencia mexicana, donde se publicó un video que hoy tiene más de 300 mil visitas, 10,9 mil “me gusta” y 5,6 mil retuits. Frida, a quien le hicieron una estatua apareció en Los Simpson, se jubiló en 2019, y permanece a cargo de la Armada de México.

Con respecto a costos, para la misión del 19S, los servicios de Frida costaron 92,8 mil pesos mexicanos. Los canes necesitan tener pureza racial certificada y pedigrí militar, lo que cuesta 185,6 mil pesos; sin contar los gastos de su mantenimiento, con un valor de 1,5 mil pesos por ejemplar (entrenamiento por un año, alimento especial, seguro médico y masajes), y sus uniformes (mil pesos el arnés y 13 dólares el visor). Pero tan alta inversión se justifica por la capacidad olfativa canina, la cual es 40 veces mayor que la humana, porque los perros caben en lugares estrechos y porque son muy eficientes. Sin ellos, la probabilidad de tener éxito en misiones de rescate sería mucho más baja. Si te interesa saber más sobre el asunto, te invitamos a leer este artículo donde se habla más acerca de cómo es la vida de los perros en la Armada.

8. Karma, la perrita terapeuta

Karma y sus compañeros trabajan en el hospital infantil de Broward Health Medical Center Salah Foundation, y puedes conocerlos en Instagram. Los animales hospitalarios disminuyen el estrés y el dolor, y aceleran la recuperación. En casa pueden ayudar a pacientes con necesidades especiales, físicas, psicosociales, cognitivas o sensoriales.

El origen de la terapia con animales data de 1860, cuando Florence Nightingale, madre de la enfermería, notó que las mascotas eran una excelente compañía para el manejo de enfermedades crónicas. Sin embargo, contratar a un perro terapeuta implica entrenamiento, certificaciones médicas y acompañamiento del manejador, lo que puede costar entre 20 y 60 mil dólares anuales, más los 980 anuales básicos para salud y alimentación. De todos modos, sitios como GoFundMe apoyan causas como esta, y existen también becas específicas para costear terapias animales.

9. Xara, la perrita militar

Esta pastor belga malinois trabaja en la Fuerza Aérea Australiana. En @sergeantrex puedes ver perros que trabajan en las fuerzas militares de diferentes países. Alrededor del mundo, el binomio humano-perro ha sido popular desde la Primera Guerra Mundial. Los canes militares participan en diferentes tipos de misiones, y de muchos perros entrenados, solo pocos pasan el examen final. Por eso, en el caso de EE. UU., por ejemplo, los perros militares superan en rango a sus compañeros humanos.

Para el Ejército de EE. UU., mantener perros en sus filas cuesta 40 mil dólares por animal. Sin embargo, un canino entrenado se cotiza en 150 mil dólares. Pero lo mejor de sus carreras es la jubilación. A los veteranos se los destina a actividades tranquilas, o se los retira definitivamente. A menudo, los mismos soldados acaban adoptando a sus perros cuando estos abandonan el ejército. Ningún hombre... perdón, perro, es dejado atrás.

Queremos leer tus opiniones. ¿Conocías los casos de los que te hablamos? ¿Te has encontrado con alguno de estos ejemplos de animales trabajadores alguna vez? ¿A cuál de los que mencionamos te gustaría conocer? Cuéntanos en la sección de comentarios.