Por qué les salen granitos a los bebés con el calor y cómo eliminarlos

Los bebés son mucho más sensibles a los estímulos ambientales. Uno de ellos es el calor, el cual puede provocar una reacción en la piel en forma de pequeños granitos rojos. Pero, antes de entrar en pánico, déjanos explicarte cuál es la causa de ese sarpullido y cómo puedes evitarlo.

Genial.guru quiere contarte más sobre esta reacción conocida como miliaria, para que aprendas más de este sarpullido y sepas cuándo es necesario visitar al doctor.

¿Qué es la miliaria?

Conocida comúnmente como “sarpullido de calor”, la miliaria es una erupción provocada por el sudor que queda retenido debajo de la piel cuando los poros están obstruidos, lo que causa enrojecimiento, inflamación y la aparición de pequeños granitos que generan comezón.

Los adultos también pueden sufrir este sarpullido. Sin embargo, los bebés son mucho más vulnerables debido a varias razones: sus glándulas de sudoración son mucho más pequeñas, sus cuerpos son menos efectivos a la hora de regular los cambios de temperatura, suelen tener más pliegues en la piel (y es ahí en donde se queda atrapado el calor), y, finalmente, los bebés no tienen control propio sobre su ambiente o la ropa que usan.

Las zonas más afectadas son precisamente las que tienen más pliegues y están en fricción constante: cuello, hombros, pecho, parte superior de las axilas, parte interna del codo y la ingle.

Prevención

Como es de suponerse, esta afección es más común en las temporadas de calor y en lugares con un clima cálido y húmedo. Sin embargo, hay una serie de recomendaciones que debes seguir si quieres ayudar a un bebé a manejar el calor y la humedad.

  • Los niños deben estar vestidos de acuerdo al clima. No es necesario que siempre estén con varias prendas o cubiertos con una manta. Los recién nacidos solo necesitan una capa más de ropa que la que lleva un adulto.
  • Evita que el bebé reciba los rayos directos del Sol.
  • Colócale ropa transpirable y holgada. Dale preferencia al algodón y evita los materiales sintéticos.
  • Mantén fresco el lugar en donde se encuentra el bebé, ya sea con ventiladores o aire acondicionado (evitando que reciba aire directamente para no causar otras enfermedades).
  • Vigila constantemente si el bebé está sudando y cómo está su piel.

Tratamiento

La miliaria normalmente desaparece por sí sola después de pocos días y sin necesidad de medicamentos, pero hay algunas cosas que podemos hacer para acelerar la mejora y aliviar la incomodidad del bebé.

  • Pon en práctica los consejos de prevención mencionados arriba.
  • Aplica compresas frías en la zona afectada.
  • Mantén al bebé bien hidratado.
  • Limpia regularmente el sudor del bebé
  • No uses ningún ungüento que no haya sido recetado por un médico, ya que podría obstruir los poros.
  • Dale al niño baños con agua fría y un jabón que no reseque la piel. En lugar de usar una toalla, deja que se seque con el aire.

¿Cuándo se debe acudir al médico?

Si han pasado más de tres días y no hay ninguna mejora, o las erupciones parecen empeorar, es momento de acudir al médico. Es probable que el bebé se haya rascado en las zonas afectadas y se haya producido una infección, así que, lo recomendable es visitar a un especialista para tratar la afección y cerciorarse de que sea sarpullido por calor en lugar de otra cosa.

Algunos signos de infección a los que hay que prestarles atención son:

  • Dolor, inflamación, enrojecimiento o temperatura alta alrededor de la zona afectada.
  • Pus en las lesiones.
  • Fiebre o escalofríos.

Esperamos que esta información te sea de utilidad a la hora de enfrentar este problema tan común en las temporadas de calor. ¿Conoces algún otro consejo para tratar la miliaria? Cuéntanos en los comentarios.

Ilustradora, Elena Sorokina para Genial.guru
Compartir este artículo