Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Si te la pasas buscando síntomas en Internet, eres cibercondriaco (y eso no está bien)

Si una persona siente dolor o molestias en alguna parte de su cuerpo, suele revisar en Internet sus síntomas para hacerse una idea de lo que tiene. A veces esto ayuda a despejar las dudas que surgen al momento. La gran mayoría comprende que, aunque lo que se lea por Internet sea aportado por especialistas, no debe tomarse como un diagnóstico médico personalizado.

En el caso de la “cibercondría”, las personas creen que esa búsqueda es suficiente y, entonces, comienzan a tomar como costumbre revisar cualquier posible “síntoma” en la web para atribuirse esas enfermedades.

Genial.guru quiere contarte sobre los problemas y posibles soluciones de la cibercondría, el trastorno que surge por el mal uso que puede dársele al Internet.

La ansiedad reflejada como cibercondría

Hoy en día, los médicos están lidiando con pacientes que aseguran tener un tumor cerebral tan solo por sentir dolor de cabeza; la causa de esto es el autodiagnóstico que se dan algunas personas tras revisar signos, síntomas y trastornos en Internet. La cibercondría es una condición en la que las personas se asignan enfermedades, en muchos casos graves, tras hacer una búsqueda guiada bajo criterio personal en Internet. Esto aumenta su ansiedad y complica el trabajo de los profesionales de la salud.

Las consecuencias negativas de las búsquedas compulsivas

La cibercondría, como cualquier trastorno psicológico, tiene secuelas que afectan a la persona que la padece. Algunas de las consecuencias de realizar investigaciones obsesivas acerca de enfermedades son las siguientes:

  • Aumento de los niveles de ansiedad: tras indagar muy a menudo y por mucho tiempo, los cibercondríacos se saturan de información, preocupándose más de la cuenta por enfermedades que probablemente no lleguen a tener nunca.
  • Automedicación y abandono de tratamientos médicos reales: algunos inician tratamientos que encuentran por Internet sin consultar con un profesional de la salud, mientras que otros, convencidos de su diagnóstico, abandonan tratamientos que los doctores les recetaron. Los riesgos a la salud física pueden ser graves.

  • Desarrollo de hipocondría: debido a la alta exposición a contenido sobre enfermedades, agregado al miedo de padecer uno o varios de los problemas de salud encontrados en la web, la persona con cibercondría puede desarrollar hipocondría muy fácilmente.

  • Nosofobia: una fobia muy común entre estudiantes de medicina que están expuestos a información constante sobre enfermedades trasciende a los cibercondríacos, que aumentan su pánico junto con la ansiedad de enfermarse repentinamente.

El modo de sobrellevar la cibercondría

Así como con la hipocondría o cualquier otro trastorno mental, el tratamiento que debe tener el paciente es psicológico. Se le debe ayudar a entender que su salud física está bien. Recibir apoyo familiar y asistir a sesiones de psicoterapia son actividades de gran ayuda para el paciente. La psicofarmacología también puede funcionar, pues facilita en los casos más difíciles la transición del paciente hacia su mejoría.

Recuerda que nunca hay que sacar conclusiones a base de lo que lees en Internet, porque ninguna página puede reemplazar a una cita médica. Si realmente te molesta algo, no esperes y llama a tu médico. Eso es mucho mejor que vivir estresado por culpa de todas las enfermedades que te has imaginado.

¿Conoces a alguien con cibercondría? ¿Alguna vez has tratado de checar algunas síntomas? Cuéntanos tu experiencia.