Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Consejos para saber qué hidratante conviene usar según el tipo de piel

5-45
393

Los humectantes sirven para tratar una piel seca, además de hacer que las arrugas sean menos notorias (aunque el efecto sea temporal). Específicamente, cuando se habla de una piel seca, se hace referencia a aquella que no retiene suficiente humedad; sin embargo, no solo esta requiere de un humectante. Cada cuerpo es diferente, y para lograr una apariencia sana hay que saber elegir el producto adecuado, por ejemplo, considerando justamente el tipo de piel que se tiene.

Genial.guru recopiló algunos consejos que hay que seguir al momento de elegir el hidratante adecuado para los tipos básicos de piel. En el bono encontrarás algunos consejos extras.

1. Piel normal

Una piel normal puede reconocerse porque no suele reaccionar negativamente a nuevos productos o cambios en el clima. Las personas que tienen este tipo de piel equilibrada pueden elegir, por ejemplo, un humectante con vitaminas como la A y la B5, que aumentan la firmeza y los niveles de hidratación. También se recomienda que sea a base de agua y que tenga una sensación ligera, no grasosa.

El movimiento recomendado para aplicar la crema (en cualquier tipo de piel) es:

  • Primero coloca la crema facial en la palma de la mano o en los dedos; así estará a una temperatura más cálida.

  • Utiliza la yema del dedo anular (es el que menos fuerza ejerce) para aplicar el producto. Hazlo dando pequeños toques.

  • Traza suavemente líneas rectas en diagonal y de abajo hacia arriba, desde la parte central de la cara hacia el contorno.

2. Piel grasa

La piel grasa se caracteriza por tener una apariencia con los poros claramente visibles y por su brillantez. Para las personas con este tipo de piel se recomienda humectantes con oclusivos (que forman una barrera física que evita la pérdida de agua por evaporación) y sin aceite, como la dimeticona.

También será preferible usar lociones, ya que generalmente contienen un mayor porcentaje de agua que las cremas, y elegir un producto que esté etiquetado como libre de aceite o no comedogénico.

3. Piel grasa propensa al acné

Se puede reconocer porque es una piel con brotes frecuentes (o que nunca parecen desaparecer), susceptible a las espinillas, puntos negros o pústulas, ya que los poros tienden a obstruirse fácilmente. Se recomienda que las personas que la poseen usen un producto libre de aceite, no comedogénico, ultraligero y en gel. Evita los artículos que tengan estas palabras en la etiqueta: rico y cremoso. Es recomendable que tenga ingredientes como el ácido hialurónico, porque hidrata sin sentirse pesado o grasoso y no obstruye los poros.

4. Piel seca

La sequedad en la piel es causada por la falta de aceite, y se reconoce porque presenta descamación, sensibilidad, picazón y grietas. En este caso, la opción recomendada es elegir una crema hidratante (no loción). Debes evitar productos que contengan alcohol, alfa hidroxiácidos (AHA), fragancias (incluidos los jabones desodorantes), y retinoides.

5. Piel muy seca

Se dice que los sueros son uno de los productos que podrían ayudar a curar e hidratar incluso la piel más severamente seca. Uno de los ingredientes clave es el ácido hialurónico, ya que tiene la capacidad de retener hasta 1000 veces su peso en hidratación.

También puedes intentar agregar una o dos gotas de aceite a tu humectante habitual para darle un impulso. Si la piel de tu cuerpo es áspera, seca y escamosa, una sugerencia es humectar con cremas y lociones que contengan AHA, como ácido láctico y ácido glicólico para estimular la hidratación y la renovación celular.

6. Piel mixta

Una piel mixta se caracteriza porque es seca en ciertas áreas y grasa en otras, lo que puede generar confusión al momento de descubrir qué está pasando y qué tratamiento es el adecuado para aplicar en la rutina de belleza. Un consejo general es usar una loción liviana que no sea comedogénica, es decir, que no obstruya los poros.

Las personas con piel mixta buscan un equilibrio, por lo que puede servir aislar las áreas problemáticas con tratamientos localizados y usar tónicos o cremas equilibrantes para nivelar. Además, es mejor mantenerse alejado de los mismos ingredientes que la piel grasa y seca, como los productos a base de alcohol.

7. Piel sensible

Una piel que se enrojece fácilmente, presenta erupciones y protuberancias frecuentes, ardor o escozor después de usar un producto para el cuidado, posiblemente sea del tipo sensible. En general, conviene evitar las fragancias e irritantes, y elegir productos con menos aditivos y propiedades calmantes, curativas o antiinflamatorias.

Busca un humectante que contenga ingredientes calmantes, como manzanilla o aloe, y que haya sido etiquetado como hipoalergénico, sin fragancia y para pieles sensibles.

Bono: consejos para que la piel se mantenga hidratada

Además del tipo de piel, considera los siguientes consejos:

  • En general, cuanto más espeso y graso sea un producto, más eficaz será la hidratación.

  • Algunos productos efectivos y menos costosos están hechos a base de vaselina y otras alternativas vegetales, incluidos los aceites.

  • En caso de elegir productos que no sean a base de agua, se recomienda usarlos mientras la piel aún está húmeda después del baño, con el fin de sellar la humedad.

  • Toma duchas cortas de 5 a 10 minutos al día para evitar quitar gran parte de la capa de grasa de la piel, lo que puede hacer que pierda humedad.

  • Usa agua tibia en lugar de caliente para evitar eliminar los aceites naturales de tu cuerpo.

  • No frotes la piel al secarla con una toalla.

  • Es mejor evitar algunas telas como la lana, acrílicos u otros textiles similares, ya que pueden irritar la piel.

¿Sigues alguna rutina de belleza? ¿Tienes algún otro consejo que quieras compartir?

5-45
393
Compartir este artículo