Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Qué es la dieta Pegan y por qué está sumando seguidores en el mundo

Aunque podría sonar como una contradicción para muchos, la dieta Pegan se trata de una combinación entre el veganismo y la dieta paleo, la cual se basa principalmente en proteína animal. Su creador, el doctor Mark Hyman, director del Centro de Medicina Funcional de la Clínica Cleveland, asegura que se trata de un balance perfecto con el que muchas personas podrían encontrar grandes beneficios para su salud, motivo suficiente para que, poco a poco, su teoría esté llamando la atención del mundo.

Genial.guru ha recopilado algunas claves sobre esta dieta, siempre recordando que, antes de hacer cambios en tu alimentación, debes consultar a un experto.

Cómo surgió la dieta

Mark Hyman, quien ha publicado varios libros que buscan enseñar a la gente a comer saludable, planteó el término “pegan” por primera vez en su sitio oficial y fue ahí donde explicó por qué considera que esta es la opción más sana a la hora de comer. Como explicábamos antes, la palabra viene de juntar “paleo” con “vegan”, dos dietas que hasta ahora se veían como contrarias pues, recordemos, el segundo no permite ningún producto de origen animal.

Sin embargo, el especialista encontró una coincidencia en ambas y ese es el eje de todo: “las dos se enfocan en comida fresca, real y que es criada o producida de forma sustentable”, comenta en su explicación.

En qué consiste la dieta Pegan

Con eso en mente, Hyman continúa explicando que lo primordial dentro de la dieta son los vegetales, los cuales deben ocupar, por lo menos, la mitad de tu plato y preferentemente, el 75% de él. Deben estar crudos y, claro, es fundamental que sean orgánicos y que contengan el menor número de químicos posible.

Para entender mejor lo anterior, el médico enlistó una serie de lineamientos que cualquier dieta saludable debe tener y que te ayudarán a guiarte mejor a la hora de elegir qué comer.

Cosas a las que hay que decir “sí”

  • Vegetales y frutas. Piensa en tu plato como una paleta de colores, mientras más, mejor, pues la variedad en frutas y verduras te ayudará a adquirir diferentes nutrientes.
  • Grasas de buena calidad. La principal es la Omega 3, la cual trae grandes beneficios para tu cerebro, tu piel y el corazón. Este nutriente se encuentra en pescados como el salmón, las sardinas y las anchoas, además de en otros lugares como el aceite de oliva, las nueces o el aguacate.
  • Proteína adecuada. Nuestros músculos se alimentan de proteínas, además de que también juegan un papel importante en otras funciones del cuerpo, razón por la que no podemos prescindir de ellas. Aunque hay de origen vegetal, se encuentran principalmente en la carne y otros productos animales. Hyman recomienda que la carne juegue un papel secundario en tu plato.
  • Animales criados de forma sustentable. Al igual que con los vegetales, el origen es lo primordial en tu carne, así que lo mejor es buscar que el animal del que proviene haya sido alimentado con hierbas y en granjas de pastoreo libre.

Cosas a las que hay que decir “no”

  • Antibióticos y hormonas. Importante saber de dónde viene tu comida y, afortunadamente, cada vez es más sencillo adquirir alimentos orgánicos y criados de forma sustentable.
  • Alto índice glucémico. Esto quiere decir que hay que eliminar azúcares, harinas y carbohidratos refinados, como la pasta o el pan blanco. Eso sí, Hyman aclara que puedes ver este tipo de alimentos como una recompensa que te puedes dar de vez en cuando.
  • Lácteos y gluten. De acuerdo con Hyman, ambos producen inflamación y son difíciles de digerir, por lo que eliminarlos mejorará la digestión desde el primer momento.

Alimentos polémicos

  • Huevos. Aunque por años se les ha relacionado con niveles altos de colesterol y problemas del corazón, estudios recientes han demostrado que el consumirlos una vez al día no hace daño e incluso, son una gran fuente de proteína y grasas buenas para el cerebro.
  • Legumbres. Los veganos las usan para sustituir la proteína animal, sin embargo, las lectinas que contienen causan inflamación y pueden provocar picos de azúcar en la sangre. Por eso, Hyman las recomienda solo en porciones pequeñas.
  • Atún. Es verdad que también es fuente de Omega 3, sin embargo, contiene mercurio, sustancia que está relacionada con algunas enfermedades como el cáncer, razón suficiente para disminuir su consumo en tu dieta diaria.

Cómo saber si puedes seguir esta dieta

De nueva cuenta, lo mejor para tu cuerpo es siempre seguir las recomendaciones de tu médico, quien te guiará sobre qué puntos de la dieta Pegan pueden ayudarte a alcanzar tus metas de salud. Como el mismo Hyman dice en el texto en el que explica esta dieta, lo importante en este tema es tomar decisiones basadas en la biología y no en modas o incluso estudios que rondan Internet, ahora más que nunca.

¿Qué opinas de la dieta Pegan? ¡Cuéntanos!