Genial
Genial

Por qué no debemos dormir con la misma funda de almohada dos días seguidos

No hay nada más satisfactorio que meterse en la cama y que las sábanas estén recién lavadas. Aparte de esa sensación tan placentera que experimentamos al recostar la cabeza sobre una funda de almohada limpia, hay más razones por las que deberíamos cambiarla más seguido. Como la funda de la almohada está en contacto directo con la piel, los expertos médicos recomiendan cambiarla de 2 a 3 veces por semana.

En Genial.guru, también nos encanta dormir con la ropa de cama recién lavada. Por eso quisimos averiguar las razones por las que deberíamos cambiar las fundas de nuestras almohadas más a menudo.

1. Atrae ácaros

Cada noche, cuando te acuestas, contaminas tus sábanas con sudor, restos de maquillaje y unos 50 millones de células muertas de la piel. Esto crea el entorno perfecto para los ácaros del polvo, que se alimentan de esos residuos y se multiplican. Si no cambias la funda de tu almohada a menudo, quedas expuesto a estos desagradables ácaros que pueden ser perjudiciales para la salud.

2. Provoca acné

Si quieres una piel sana y radiante, es importante remover el maquillaje antes de ir a dormir. Pero, aunque parezca que te has quitado todo el corrector y la máscara de pestañas, es posible que aún quede algo de producto en la piel y que termine impregnado en la funda hasta que la laves. Esto, combinado con el sudor y la grasa de la piel, permite que proliferen las bacterias y los hongos, lo que puede irritar la piel y hacer que se brote más fácilmente.

3. Puede dañar el pelo

Aunque gastes mucho dinero en champús caros y en tratamientos de belleza, nada de esto será suficiente si no le prestas atención al tipo de funda de almohada que usas. Al dormir, cuando das vueltas en la cama, los tejidos ásperos de algodón pueden crear fricción y volver al pelo más quebradizo. Si encima la funda de la almohada no está muy limpia, aumenta el riesgo de irritar el cuero cabelludo, lo que, a su vez, puede afectar la salud y la belleza de tu pelo.

4. Puede irrumpir el sueño

Cuando no has cambiado la funda de la almohada desde hace tiempo, los gases liberados por los gérmenes y ácaros que hay en ella pueden desencadenar alergias y provocar dificultad para respirar. Si no puedes respirar correctamente, esto puede afectar tu sueño y, en consecuencia, te sentirás agotado por la mañana.

¿Cuán seguido lavas la funda de tu almohada? ¿Cuánto tiempo has estado sin cambiarla?

Genial/Salud/Por qué no debemos dormir con la misma funda de almohada dos días seguidos
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos