Genial
Genial

Por qué no deberíamos usar la misma toalla más de 2 días seguidos

Muchos recibimos con ansias la refrescante ducha matutina que nos ayuda a despertarnos, y no podemos esperar a que nuestro ritual de baño vespertino elimine todo el estrés. Pero si en ese momento tomas una toalla sucia que ha estado colgada en tu baño durante casi una semana, es probable que no te sientas limpio por mucho tiempo. Esto se debe a que las toallas absorben mucha agua y albergan bacterias que pueden crecer con el paso de las horas, por lo que se recomienda lavarlas después de 3 usos. Ya sea que prefieras ducharte por la mañana, por la noche o dos veces al día, es probable que uses tu toalla en varias ocasiones en una jornada, y reutilizarla durante algunos días seguidos podría tener algunas consecuencias poco agradables.

En Genial.guru estamos de acuerdo en que lavar las toallas de baño con frecuencia parece mucho trabajo, pero hacerlo puede ayudar a prevenir algunas condiciones molestas.

1. Podría afectar tu piel

Es posible que estés siguiendo estrictamente tu rutina de cuidado de la piel y usando todos los productos correctos que deberían funcionar para tu tipo, pero si sigues despertando con granos molestos en la cara, la razón podría ser que tu toalla no está limpia. La grasa, la suciedad y las células muertas de la piel permanecen en ella y, debido a que permanece húmeda durante horas, se crea un caldo de cultivo perfecto para las bacterias. Si no lavas tu toalla regularmente, sus fibras se llenarán de bacterias que luego se transferirán a tu cara.

2. Puede irritar tu piel

Usar una toalla sucia no solo puede sabotear tu rutina de belleza destinada a mejorar tu apariencia, sino que también puede hacer que tu piel se vuelva más sensible. Cuando sigues reutilizando toallas sucias, se contaminan con virus y hongos, por lo que pueden propagar infecciones. Si estos gérmenes entran en contacto con tu piel, esta puede volverse rojiza e irritada.

3. Puede empeorar las condiciones existentes de la piel

Si bien reutilizar las toallas sucias puede hacer que incluso la piel normal se vuelva más sensible e irritada, no lavarlas de forma regular puede ser particularmente dañino si tu piel ya es seca y delicada. Si esta es propensa al acné o a ciertas afecciones, como eczema, significa que la barrera de tu piel no es tan fuerte como debería ser, y usar una toalla sucia puede obstruir los poros y hacer que sean aún más visibles.

4. Podría provocar la caída del cabello

Aunque lavarse el cabello con regularidad y usar el champú y el acondicionador adecuados es vital para mantener tus mechones sanos y brillantes, envolverse la cabeza con una toalla que no se ha lavado durante días podría causar que se te caiga el pelo. Las toallas sucias pueden transferir hongos e infecciones por estafilococos a la cara y el cuero cabelludo si las usas para secarte el pelo. Las infecciones bacterianas por estafilococos pueden ser especialmente problemáticas para la piel del cuero cabelludo porque hacen que los folículos pilosos se inflamen, lo que a su vez puede provocar la caída del cabello.

¿Con qué frecuencia cambias tus toallas? ¿Cuánto tiempo pasas sin lavarlas?

Genial/Salud/Por qué no deberíamos usar la misma toalla más de 2 días seguidos
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos