Qué ejercicios necesitas realizar según la forma de tus piernas

Qué ejercicios necesitas realizar según la forma de tus piernas

Todos somos perfectos en nuestras imperfecciones. Pero si piensas que la forma de tus piernas necesita una pequeña corrección, entonces es posible de alcanzar si seleccionas los ejercicios adecuados. Los ejercicios no pueden ser aleatorios y la selección depende de la parte que necesites trabajar. Para algunas correcciones tal vez necesites fortalecer los músculos externos y estirar los internos, mientras que para otros es exactamente lo contrario.

En Genial.guru pensamos que tales ejercicios pueden hacer una gran diferencia para algunas personas y estamos ansiosos por compartirlos con nuestros lectores.

Párate derecho, coloca tus pies juntos y mira en el espejo en qué punto se tocan tus piernas. Presta atención a tus muslos, rodillas, pantorrillas y tobillos.

1. Forma arqueada de la pierna

Si tus rodillas se curvan ligeramente hacia afuera cuando estás de pie, es posible que tengas una forma de pierna arqueada. Para resolver este problema necesitas trabajar en el fortalecimiento de los músculos que colocarán tus rodillas más cerca y también estirar los músculos que tiran de ellas. Esto mejorará indirectamente tu forma.

Sentadilla a una pierna

La sentadilla a una pierna o pistol squats trabaja sobre los glúteos y en el interior de los muslos.

  • Párate derecho e involucra tu núcleo corporal.
  • Levanta tu pierna izquierda manteniendo las rodillas flojas.
  • Baja en sentadilla sobre la pierna derecha.
  • Repite 10 veces con cada pierna.

Nota. Al inicio posiblemente necesites utilizar la pared o una silla para mantener el balance mientras generas la fuerza necesaria.

Estiramiento glúteo figura 4

El estiramiento de glúteo o estiramiento figura 4 trabaja sobre los rotadores internos de la cadera y mejora la flexibilidad de los músculos de la cadera.

  • Acuéstate boca arriba, coloca tu tobillo derecho en la parte superior de tu rodilla izquierda.
  • Sube las piernas.
  • Sostén la pierna derecha sobre de la rodilla durante 30 segundos.
  • Regresa lentamente a la posición inicial.
  • Repite con la otra pierna.

Toque de los dedos del pie

El toque de los dedos del pie se enfoca en estirar los tendones isquiotibiales y los muslos externos.

  • Párate derecho y coloca tus pies un poco separados.
  • Inclínate y haz contacto con la punta del pie.
  • Presta atención a mantener las rodillas juntas, puedes utilizar una toalla si necesitas ayuda. Simplemente enróllala y mantenla con tus rodillas.
  • Si te parece demasiado fácil, eleva los talones ligeramente.
  • Repite 10 veces.

2. Forma de rodilla valga

Si los muslos están cerca el uno del otro pero las espinillas no se tocan, podrías tener piernas con rodilla de valga, también llamadas piernas X. Esto podría ser causado por músculos deficientes en el exterior de las caderas y muslos, asimismo, músculos muy ajustados en el interior de los muslos.

Estocada lateral

Las estocadas laterales tienen como blanco los muslos internos, externos y caderas.

  • Párate derecho y coloca tus manos en la cadera.
  • Da un gran paso a la derecha, flexiona la pierna derecha y mantén la pierna izquierda.
  • Repite 10 veces.
  • Repite del otro lado.

Abducción de cadera

La Abducción de cadera trabaja sobre el exterior del mulso y caderas.

  • Acuéstate de lado.
  • Levanta tu pierna superior hacia arriba. Mantén tus piernas rectas o ligeramente flexionadas.
  • Repite 10 veces con cada pierna.

Escalones laterales

Los escalones laterales también mejoran la fuerza de los muslos externos.

  • Ponte de pie cerca de un banco, coloca tu pie izquierdo en el banco y levanta tu cuerpo, colocando tu segundo pie en el banco.
  • Repite 10 veces de cada lado.

3. Falsa curvatura

Si tus rodillas se tocan pero en la parte inferior de tus piernas se hacen hacia afuera y se ven muy delgadas, podrías tener una falsa curvatura. La clave para corregir esto es aumentar la masa muscular en la parte inferior de las piernas para compensar la imperfección visual.

Elevación de talones

Las elevaciones de talón aumentan la fuerza en la pantorrilla.

  • Al estar de pie, coloca tus pies en el suelo en tu posición natural y ayúdate de la silla o la pared para mantener el equilibrio.
  • Levántate de puntitas.
  • Repite 10 veces.

Caminar o correr en las escaleras

Sentadillas profundas

Las sentadillas profundas hacen que los músculos se contraigan, por lo que aumenta el flujo sanguíneo y hace que todos los ejercicios sean más efectivos, al mismo tiempo que evita tensiones.

  • Coloca tus pies separados al ancho de los hombros.
  • Ponte en cuclillas tan bajo como puedas, mantén los pies apoyados en el suelo.
  • Si se siente que es demasiado fácil, levanta los talones ligeramente.
  • Repite 10 veces.

4. Forma normal

Si tus piernas se tocan en la parte superior de los muslos, rodillas, pantorrillas y tobillos, teniendo un ligero espacio desde los tobillos hasta las pantorrillas, considérate afortunado. Esta forma es considerada la normal. Pero como todos lo sabemos, la perfección no tiene límites, así que podría ser buena idea practicar algunos de los ejercicios comunes para conservar tus piernas tonificadas y fuertes.

Sentadilla

Las sentadillas o cuclilla abarcan múltiples grupos musculares, incluidos los isquiotibiales, pantorrillas, abdominales y glúteos. Además, se considera uno de los ejercicios más efectivos para la parte inferior del cuerpo.

  • Coloca los pies separados al ancho de los hombros y realiza una sentadilla.
  • Asegúrate de mantener la espalda recta. Recuerda, puedes usar pesas o solo el peso de tu cuerpo, todo depende de tu fuerza personal.
  • Repite el ejercicio 10 veces.

Puente para glúteos

El ejercicio puente para glúteos tonifica los abdominales, los isquiotibiales y los glúteos (de ahí proviene su nombre).

  • Acuéstate en el suelo, dobla las rodillas y mantén tus pies directamente bajo las rodillas.
  • Levanta tus caderas y aprieta tus glúteos.
  • Mantén por un par de segundos y regresa al punto de partida.
  • Repite 10 veces.

Zancadas caminando

Las Zancadas caminando actúan sobre toda la pierna, incluyendo los músculos de los muslos y también ayuda con la tonificación simétrica.

  • Si utilizas pesas, tómalas y realiza un gran paso hacia adelante bajando tu cuerpo con una zancada.
  • Impúlsate con el pie trasero y realiza un paso cerca del pie delantero.
  • Haz 10 zancadas caminando, a continuación gira a tu alrededor y realiza otras 10 zancadas caminando para regresar a tu posición inicial, asegurándote de que la rodilla de la pierna delantera siempre esté en un ángulo de 90°.

Toma en cuenta que los ejercicios no pueden cambiar la estructura de tus huesos y las articulaciones, sin embargo, pueden mejorar la severidad de algunas patologías y ayudarte por completo a corregir otros problemas leves.

¿Qué opinas de nuestra elección? ¿Qué ejercicio te gustaría probar primero? O tal vez conoces otros ejercicios eficaces que te harán lucir unas piernas perfectas. Comparte tu opinión sobre este tema en los comentarios.

Imagen de portada Depositphotos.com
Ilustradora Ekaterina Gapanovich para Genial.guru
Compartir este artículo