Por qué los recién nacidos sonríen cuando duermen

¿Puede haber algo más enternecedor que ver a un bebé sonriendo? Más aún si hablamos de la primera sonrisa de un recién nacido, también conocida como sonrisa angelical, que suele ser un momento tan esperado por muchos padres y que compensa en alguna medida el cansancio y las horas de desvelo de esos primeros caóticos, pero hermosos, días.

Este mágico momento suele ser más común mientras los bebés duermen. ¿El bebé está soñando? ¿Estará recordando su paso por la pancita de mamá? Genial.guru se hizo estas mismas preguntas y quiso saber qué esconden los bebés detrás de estas sonrisas de ensueño.

Los bebés sonríen incluso antes de nacer

Si tuviste la suerte de ver a tu bebé sonriendo en el ultrasonido, no fue idea tuya o una ilusión. Un estudio observó a más de 500 mujeres embarazadas usando ecografías 4D, y se seleccionó a 31 fetos que mostraron sonrisas, con una duración promedio de 3,21 segundos cada una. De esta forma, se determinó que las sonrisas espontáneas suceden desde el vientre materno.

Gracias a los avances en las tecnologías para observar a los bebés antes de nacer, se ha podido descubrir que los fetos bostezan a partir de las 18 semanas. En la semana 26 de gestación, ya se los puede ver sonreír, parpadear e incluso llorar; estas expresiones faciales son un reflejo en preparación para el nacimiento.

Las primeras sonrisas son actos reflejos e involuntarios

Estas acciones que realiza el bebé en el vientre son consideradas como actos reflejos. Es decir que son una respuesta inmediata a un estímulo, que en el caso de los bebés suele ser una sensación de bienestar interna. Los bebés no son conscientes de que están sonriendo y es un movimiento involuntario de sus músculos, como cuando patean o se chupan el dedo.

El momento preciso para las sonrisas

Un recién nacido normalmente tiene dos fases de sueño: el sueño activo y el sueño profundo. La fase activa, REM o Movimiento rápido de los ojos, es producida por una intensa actividad cerebral. Esto sucede aproximadamente después de unos 60-90 minutos de haberse quedado dormidos. Es en estos momentos cuando es más probable que veamos a nuestros bebés esbozar una sonrisa, hacer una mueca o estirar sus piernitas, como actos involuntarios de su organismo.

La sonrisa como una respuesta

Tanto las sonrisas como el llanto son los medios que tienen los bebés para comunicarse en sus primeros momentos luego del nacimiento, y hay estudios que confirman que los bebés ya son seres sociales días e incluso horas después de haber nacido. Por eso sus sonrisas pueden ser también una respuesta a sensaciones positivas (una caricia en la mejilla o estar limpios) o recuerdos agradables, como voces, aromas y sabores.

Los recién nacidos no sueñan, pero sí tienen memoria

Aunque ver a un bebé dormido y sonriente nos puede hacer pensar que está soñando, esto difícilmente es posible, ya que un recién nacido aún no tiene experiencias que recordar, ni cuenta con la capacidad de imaginar, y su cerebro aún está en crecimiento.

El dormir en las primeras semanas de vida ayuda a los bebés a desarrollar su cerebro, a procesar la información y a consolidar la memoria, que sí se empieza a formar desde el útero, y esto se puede comprobar con bebés de horas de nacidos que reconocen la voz de su mamá o su papá.

De todas maneras, sabemos bien que el motivo detrás de estas sonrisas no reemplazará jamás la sensación que te provoca verlas en tu bebé por primera vez. ¿Tienes fotos de tus recién nacidos sonriendo? No dudes en compartirlas con nosotros y llenar los comentarios con tanta ternura.

Imagen de portada tiarescott / Flickr, CC BY 2.0
Compartir este artículo