Genial
Genial

Según estudios, escuchar música mientras haces ejercicio puede hacer que te canses menos

La música puede llegar a ser una excelente compañera para los distintos momentos del día, y hay muchas personas que deciden escucharla a la hora de hacer ejercicio. Pero ¿por qué lo hacen? ¿Qué efecto tienen las melodías en el cuerpo? Se tiende a creer que lo que decidimos escuchar es secundario con respecto a la actividad que estamos llevando a cabo, pero realmente podría ser todo lo contrario. Numerosos estudios han comprobado que oír música mientras entrenamos puede reducir el cansancio físico y reforzar las energías que mantienen el rendimiento alto.

Genial.guru quiere contarte cómo es que escuchar música al entrenar puede ayudarte a sentirte menos fatigado y más concentrado.

De menos activo a súper activo

Matthew Stork, científico de la Universidad McMaster, en Canadá, publicó recientemente un estudio en el que analizó cómo la música adecuada puede ayudar a las personas menos activas a obtener más de su entrenamiento y a disfrutarlo más. Para la investigación, 20 hombres y mujeres fueron tomados como voluntarios y sometidos a dos sesiones de ejercicio HIIT, una con música y otra sin ella.

Todo cambia con música

Las respuestas hacia el entrenamiento con música fueron altamente buenas. Se identificaron mayores grados de disfrute, acompañados de sentimientos de felicidad y positivismo al finalizar la actividad. Lo que Stork demostró es que la música puede ayudar a que la gente se comprometa más con la gimnasia. Estos factores son esenciales a la hora de llevar a cabo esa actividad, ya que un cuerpo ejercitado es más saludable y fuerte.

Oír con el cuerpo

Otra investigación llevada a cabo por Imogen Clark, miembro de la Universidad de Melbourne, en Australia, intentó comprender cómo es que la música puede afectar el ejercicio en los adultos. Los 3 factores que utilizó para analizar eso fueron los resultados terapéuticos, el rendimiento físico y el procesamiento neurológico.

La mente puede afectar el rendimiento

Luego del experimento, los científicos se dieron cuenta de un aspecto clave en los resultados: hubo una estimulación del cortical y del subcortical cerebral, lo que llevo a la respuesta física positiva. Lo que la música causó en la mente fue un cambio radical en la parte emocional, repercutiendo llamativamente en la psicología de cada uno. Esto permitió que los participantes pudieran disfrutar de la experiencia que les brindó el ejercicio.

La música nos distrae del dolor

Costas Karageorghis, miembro de la Universidad Brunel, en Londres, descubrió en sus arduos estudios que la música se usa típicamente como una estrategia disociativa. Esto significa que puede desviar la atención de las respuestas fisiológicas del cuerpo al ejercicio, como el aumento de la frecuencia cardíaca o los músculos adoloridos. Sin embargo, parece que la música es más efectiva en el entrenamiento de alta intensidad cuando tiene un ritmo rápido y es altamente motivadora.

¿Qué clase de música escuchas cuando haces gimnasia? ¿Te ayuda a prolongar la intensidad de la actividad? Cuéntanos más en la sección de comentarios.

Compartir este artículo