Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

10 Hábitos que son inesperadamente buenos para tu salud

Según los padres estrictos, ser un adicto al sofá, jugar videojuegos, masticar un chicle o ser desordenado es insalubre e irresponsable. Bueno, eso es lo que dicen. Aparentemente, estas actividades “destructivas” tienen efectos positivos en nuestro estado de ánimo, cerebro y salud mental. La cosa más importante que tenemos que recordar es que hay que tener moderación en todas las cosas. Prueba algunas de estas actividades, no tendrás que esperar mucho para obtener resultados curiosos.

El equipo de Genial.guru siempre trata de ver el mundo desde otra perspectiva, por eso decidimos refutar algunos mitos populares. ¡Empecemos!

1. Chicle: reduce los niveles de estrés y mejora la memoria

Aparentemente, masticar chicle durante la lectura tiene muchos efectos positivos en nuestros cuerpos. Entre ellos, mejora la memoria, atención, lucidez mental y la toma de decisiones.

Los estudios muestran que las personas que masticaron chicle durante las pruebas obtuvieron un resultado 24% mejor en las pruebas de memoria a corto plazo y 36% mejor en las pruebas de memoria a largo plazo. Otro estudio demostró que la goma de mascar también alivia la sensación de estrés, ya que reduce los niveles de la hormona cortisol, que juega un papel importante en el desarrollo de las reacciones al estrés.

2. Jugar videojuegos: mejora tu capacidad de aprender y tomar decisiones

Según un estudio, los videojuegos de acción rápida con imágenes periféricas y eventos sorpresa ayudan a las personas a captar datos sensoriales y convertirlos en decisiones correctas y reacciones mejoradas. Además, los videojuegos de estrategia rápidos en tiempo real aumentan la capacidad de nuestro cerebro y mejoran nuestra capacidad de aprendizaje. Sin embargo, este truco solo funciona con juegos de acción rápida, y no se aplica a los juegos lentos que sirven para matar el tiempo, como Los Sims.

3. Decir groserías: reduce el estrés y aumenta la tolerancia al dolor

La mayoría de la gente probablemente estará de acuerdo en que decir groserías es solo un mal hábito del que debes deshacerte. Sin embargo, varios estudios han demostrado que las groserías pueden reducir el estrés y ayudar a eliminar la frustración. Además, según un estudio realizado por la Escuela de Psicología de la Universidad de Keele, puede aumentar la tolerancia al dolor. Es un desahogo emocional, pero si lo usas en exceso, pierde su emotividad y se convierte en un hábito malo e innecesario.

4. Ser desordenado: ayuda a potenciar la creatividad

¿Recuerdas que tu madre siempre te dijo que ser desordenado es de mala educación, desorganización y falta de disciplina? Bueno, en realidad, nuestro desorden muestra la creatividad que tenemos escondida en nuestro interior. Kathleen Vohs y sus colegas realizaron un experimento en la Carlson School of Management de la Universidad de Minnesota.

Dos grupos de personas fueron colocados en cuartos ordenados y desordenados y se les pidió que propusieran tantos usos para pelotas de ping pong como pudieran y que los apuntaran. Los resultados mostraron que los participantes de la habitación desordenada generaron más ideas creativas.

5. Dormir hasta tarde: previene los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares

Las personas que se despiertan temprano suelen acusar a los dormilones de ser perezosos y desmotivados. Pero esto no es correcto. Levantarse temprano puede ser malo para tu salud. Según este estudio, las personas que se despiertan demasiado temprano pueden desarrollar el riesgo de presión arterial alta y es probable que sufran el endurecimiento de las arterias, ataque cardíaco, derrame cerebral e hipertensión. Entonces, no dudes en escuchar tu cuerpo y dormir un poco más.

6. Chismorrear: fortalece las amistades y alivia el estrés

Aunque el chismorreo es considerado malo y poco confiable, también tiene una influencia positiva en nosotros. Una investigación psicológica demuestra que refuerza nuestros lazos con otras personas y ayuda a fortalecer nuestras amistades. Además, chismorrear reduce los niveles de estrés y ansiedad. Los grupos que chismorrean hacen frente al egoísmo e intercambian información social.

7. Eructos: ayudan a aliviar el dolor de estómago

Un eructo puede sonar desagradable, pero es una parte natural de nuestro proceso de digestión. Ayuda a eliminar el gas no deseado que se ha acumulado dentro del estómago y nos ayuda a mantener una buena salud gástrica. Tienes que eructar para que el gas no se quede dentro de tu estómago y te libere de la acidez. Como algunas personas dicen: “Es mejor afuera que adentro”.

8. Saltarse la ducha diaria: suaviza la piel y protege las bacterias benignas

No queremos decirte que saltarse la ducha repetidamente es algo bueno, pero de vez en cuando puede tener una influencia positiva en tu salud. Ducharse todos los días, especialmente con agua caliente, puede resecar tu piel y hacer que aparezcan arrugas.

Si te bañas cada dos días, haces que tu piel recupere su humedad natural, volviéndose más suave y radiante. Además, las duchas diarias con jabón matan las buenas bacterias que habitan en tu cuerpo y sirven de antibiótico natural. Las duchas menos frecuentes ayudarán a estas bacterias a permanecer en tu piel por más tiempo.

9. El uso de las redes sociales: nos proporciona apoyo emocional y nos hace sentir conectados con la sociedad

Las redes sociales se presentan como un gran desperdicio de tiempo y reductor de productividad. Y esto es definitivamente cierto si usas las redes sociales con demasiada frecuencia. Al mismo tiempo, tienen impactos positivos en tu vida y salud psicológica. Los medios sociales nos ayudan a sentirnos menos aislados y más conectados con la sociedad, nos facilita el apoyo emocional de nuestros compañeros y nos inspira a lograr diferentes objetivos compartiéndolos con el mundo.

10. Duchas frías: mejoran la circulación sanguínea y ayudan a bajar de peso

¿Eres una de esas personas que piensan que ducharse bajo el agua fría te enfermará enseguida? Resulta que podrías estar equivocado. El agua fría en realidad mejora la circulación sanguínea, causando la disminución de los niveles de ácido úrico y el aumento de los niveles de glutatión, un antioxidante que mantiene a todos los demás antioxidantes funcionando a sus niveles óptimos. También normaliza la presión arterial, despeja las arterias obstruidas y mejora nuestro sistema inmunológico. Además, las duchas frías pueden promover la pérdida de peso y activar los mecanismos de quema de grasa.

¿Tienes alguno de estos hábitos? ¿Cuál de los hechos te sorprendió más? ¡Queremos saberlo todo en la sección de comentarios!

Compartir este artículo