Genial
Genial

10 Ideas falsas sobre el acné en adultos que es mejor conocer para no descuidar nuestro cutis

Cuando somos adolescentes, la mayoría sufrimos del molesto acné y lo atribuimos a muchos factores, la comida, la higiene, las hormonas y más. Sin embargo, cuando somos adultos y sufrimos de acné, lo atribuimos a otros muchos factores que no deberían ser los mismos que cuando éramos más jóvenes. Es por eso que el acné en adultos está lleno de mitos que hay que desmentir para poder tratar este padecimiento adecuadamente.

1. Los adultos ya no deberían sufrir de acné

Comúnmente, se piensa que el acné es un problema que solo afecta a los adolescentes. Sin embargo, es un mal del que también padecen los adultos de hasta 50 años. Incluso hay personas que no sufren de este problema hasta que son mayores.

Hay varias razones que pueden provocar los brotes de acné a cualquier edad, como:

  • fluctuación en los niveles hormonales: esto afecta principalmente a las mujeres y puede ser por los cambios debidos a la menstruación, el embarazo, el uso de anticonceptivos hormonales y la llegada de la menopausia;
  • estrés: los investigadores han encontrado que existe una relación entre los años de niveles de estrés y la aparición del acné;
  • herencia: si en la familia hay casos de acné severo, puede haber una predisposición genética que se podría disparar de adultos;
  • algunas cremas y lociones corporales;
  • efectos secundarios de algunas medicinas;
  • puede ser una señal de otras condiciones de salud: hay que acudir al médico para que evalúe cada caso.

2. Cualquier crema “secante” debería funcionar

Cuando tenemos algún problema en nuestra piel, buscamos una solución rápida y compramos cualquier crema para “secar” los molestos granos. Sin embargo, los expertos recomiendan primero evaluar qué tipo de brote es para usar el tratamiento adecuado.

No existen las soluciones mágicas; por eso hay que cuidar muy bien nuestra piel, ya que si un grano se infecta puede convertirse en un problema mayor.

3. El brote de acné es por falta de limpieza

El dermatólogo John Fournier lo aclara: “El acné no se debe en absoluto a la mala higiene; de hecho, lavarse la cara con demasiada frecuencia o muy agresivamente hace que la piel se seque. La piel seca responde generando más grasa, y esto se asocia con más poros obstruidos”.

Lo mejor es lavarse la cara por la mañana, antes de acostarse y después de hacer ejercicio, y no usar jabones que irriten la piel.

4. Comer chocolate aumenta el brote de acné

Desde hace muchos años el chocolate se ha estudiado como un posible factor contribuyente al acné. Sin embargo, determinar si el chocolate causa este problema depende de cada individuo.

A pesar de décadas de investigación, hay pocas pruebas de que los alimentos individuales como el chocolate causen directamente el acné.

5. El uso excesivo de maquillaje puede producir acné

La respuesta a este mito no es tan sencilla como un simple sí o no. Hay un par de factores diferentes que se deben de tener en cuenta primero, como el tipo de maquillaje que se usa y cómo limpias tu cara y el tipo de piel.

La piel grasa es la que normalmente tiende a sufrir acné. El motivo es que el exceso de sebo produce infección en los poros debido a múltiples factores, desde la contaminación ambiental hasta la producida por productos cosméticos. Es muy importante saber escoger el maquillaje más adecuado, ya que así se evitarán los problemas de piel.

6. El acné que aparece en el embarazo es diferente

El acné en el embarazo no es una forma especial de acné. Algunas personas pueden tener problemas de acné durante el periodo de gestación. La causa probable es una excesiva producción de grasa que se debe a que el cuerpo está generando mayores cantidades de hormonas. Sin embargo, su aparición varía de persona a persona y lo mejor es acudir al médico para tener el tratamiento adecuado para cada tipo de piel.

7. Los tratamientos para el acné adolescente tienen el mismo efecto en adultos

En la adolescencia, el acné es causado principalmente por el aumento de los niveles hormonales que se producen durante la pubertad. Son hormonas que aumentan el tamaño de las glándulas cutáneas productoras de aceite, incrementando así la cantidad de grasa. Para las niñas, estas hormonas suelen ser progesterona y estrógeno, y en los niños, la testosterona.

Mientras en los adolescentes esto es parte del proceso de crecimiento normal, en los adultos la aparición de acné se puede atribuir a efectos de algunos medicamentos, como esteroides, litio y fenobarbital, algunas afecciones médicas, así como a la irritación de la piel y algunos productos cosméticos. Por esta razón, en los adultos se recomienda analizar la causa del brote para obtener el tratamiento adecuado.

8. Cualquier brote en la piel es acné

En adultos, ocasionalmente se puede confundir el brote de acné con otras enfermedades de la piel, como la rosácea. Aunque los síntomas son similares, este último padecimiento se puede extender por toda la piel de la cara y provocar problemas mayores. Es por eso que, ante cualquier brote en la piel de adulto, lo recomendable es acudir al médico para descartar algún problema mayor.

9. Si usas protector solar, te saldrá acné

Algunas personas prefieren no usar protector solar porque se piensa que todos producen acné. De acuerdo a un dermatólogo, “algunos protectores solares contienen productos químicos que pueden irritar la piel, haciéndola más susceptible a los brotes de acné”. Algunos ingredientes activos tienden a obstruir los poros y pueden conducir al desarrollo de brotes en la cara. Sin embargo, no todos los protectores solares son iguales; los laboratorios han diseñado varias fórmulas para diferentes tipos de piel.

Por eso es mejor evaluar si el bloqueador que quieres usar es seguro para la piel, verificando sus ingredientes activos. Si notas que aparecen más granos cuando se aplica el producto, el Dr. Green asegura que es probable que tu protector solar esté contribuyendo a tu acné. Es mejor batallar con el acné que con los efectos de la radiación en la piel.

10. Solo los alimentos grasosos producen acné

Muchas veces evitamos los productos ricos en grasa, como las pizzas y alimentos fritos, porque creemos que son la causa directa de la aparición del acné. Sin embargo, hay otros alimentos que también contribuyen a su aparición.

Según los estudios, hay comidas que favorecen la hiperinsulinemia (un exceso de insulina en sangre), y esta puede producir alternaciones hormonales, responsables de los cambios en el sebo. Además, los productos lácteos también pueden provocar alternaciones hormonales y, por tanto, favorecer la aparición de acné. Los alimentos que hay que considerar son:

  • los de alto índice glucémico, causantes de picos de insulina (dulces, harinas refinadas);
  • lácteos;
  • grasas saturadas.

Es recomendable que las personas que tengan tendencia a padecer acné limiten el consumo de estos alimentos. Aunque, en realidad, al tratarse de alimentos poco sanos, lo mejor es no consumirlos o hacerlo de manera moderada, se tenga o no acné.

¿Qué remedios caseros has encontrado para tratar con el molesto acné?

Genial/Consejos/10 Ideas falsas sobre el acné en adultos que es mejor conocer para no descuidar nuestro cutis
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos