Genial
Genial

10+ Pequeños detalles molestos que pueden hacer que causemos una mala impresión a los demás

Por mucho que se diga que no hay que juzgar a una persona por su aspecto, lo que crea la primera impresión es su apariencia. Los detalles aparentemente insignificantes pueden realizar un flaco favor y hacernos quedar mal. Y tú mismo te sientes cómodo y confiado cuando sabes que te ves bien.

En Genial.guru te contaremos a qué cosas hay que estar atento para que el ojo ajeno, que deambula en busca de fallas, no tenga nada en qué fijarse.

1. Postura encorvada

Cuántas veces, cuando éramos pequeños, nuestra madre nos dijo: “¡Ponte derecho!”. Y todo por una buena razón. Una persona con la espalda recta irradia confianza. Parece físicamente sana y fuerte. Por el contrario, una postura encorvada la hace menos atractiva a los ojos de los demás.

Además, una postura encorvada añade visualmente unos kilos de más. La mala postura de una persona “dice” a todos los que la rodean que está aburrida, que tiene miedo o que es tímida. Pero esto cambia instantáneamente en cuanto levantas la barbilla y enderezas la espalda.

2. Frases y dibujos absurdos en las playeras

A menudo no prestamos atención a lo que está escrito en nuestra ropa. Mientras tanto, las playeras “que hablan” llevan un mensaje que crea una primera impresión de nosotros. La gente, sobre todo la de más edad, tiende a sentir prejuicios contra alguien que lleva una inscripción ofensiva o provocativa en el pecho.

3. Ropa con electricidad estática

Cuando te pones unas pantimedias de nailon y un vestido o una falda de material sintético, estos empiezan a pegarse a tus piernas. La necesidad de acomodar constantemente la prenda con electricidad estática resulta incómoda y contribuye al aspecto descuidado. Además, los elementos no deseados, como el pelo, los hilos y las partículas de polvo, se adhieren constantemente a la prenda.

Si un producto antiestático no hace frente a la electricidad estática, una crema hidratante puede ayudar. Simplemente aplícala en las piernas antes de ponerte las pantimedias.

4. Cintas que sobresalen de la ropa

Las cintas de tela o silicona en la ropa son necesarias para mantenerla en su sitio en los ganchos, especialmente en las tiendas. Al usar un suéter o un vestido, estas cintas pueden rozar las zonas sensibles y causar molestias. También se salen de vez en cuando. Por eso, mucha gente prefiere cortarlas, y con razón.

En casa podemos guardar estas prendas sin ayuda de las cintas, utilizando ganchos del tamaño adecuado o con tiras antideslizantes de silicona que eviten que la ropa se resbale.

5. Exceso de accesorios

Los accesorios pueden tanto completar el look como arruinarlo. En un intento de añadir sofisticación a un conjunto elegante, las mujeres suelen abusar de las joyas: anillos en cada dedo, cadenas alrededor del cuello y pendientes enormes contribuyen a un aspecto descuidado. El accesorio perfecto debe ser llamativo y apropiado para la ocasión.

6. Marcas de gancho en la ropa

Incluso el atuendo más inmaculado parecerá descuidado si tiene marcas de gancho. Para evitarlo, se recomienda utilizar ganchos acolchados en lugar de los de plástico o de alambre.

Si la tela de tu suéter favorito se estira, moja tu mano y frota enérgicamente el lugar estirado. Una vez que se seque, las marcas del gancho habrán desaparecido. Si este método no funciona, puedes frotar esa zona con un cubito de hielo.

7. Bordes de los pantalones deshilachados

Los bordes deshilachados de la ropa pueden ser una intención de diseño, así como un signo de desgaste y desprolijidad de su dueño. Los pequeños hilos sueltos se pueden arreglar utilizando esmalte de uñas transparente.

Incluso la parte inferior de un jean desgastado deliberadamente debe mantenerse en orden, lo que implica recortar los hilos después de cada lavado.

8. Mangas demasiado largas

Las mangas extremadamente largas contribuyen a la falta de seriedad del look. Se ven ridículas e interfieren con el movimiento. La solución es fácil: basta con doblar los puños. Si no te gusta, siempre puedes ir a una modista y resolver el problema de forma más radical.

9. Cabello mojado

No solo el cabello sucio puede arruinar la primera impresión de una persona, sino también el pelo que no ha tenido tiempo de secarse. Muestra claramente el descuido de una dama o un caballero que tenía prisa por salir de casa.

10. Cordones sucios y desgastados

Limpiamos nuestros zapatos regularmente, pero a veces nos olvidamos del aspecto de los cordones. La suciedad, los nudos y los hilos sueltos son un signo de descuido. La forma más fácil de limpiar los cordones de los zapatos es utilizar la lavadora. Pero antes de meterlos en el tambor, debes colocarlos en una bolsa de malla de las que se utilizan para lavar la ropa o en una funda de almohada. Esto mantendrá los cordones seguros y evitará que se enganchen con el agitador del tambor.

11. Teléfono móvil sucio y deteriorado

Los teléfonos inteligentes han dejado de ser solo un medio de comunicación y se han convertido en una parte integral de la imagen. Se crea una impresión ambigua cuando una chica con la mano bien cuidada y una manicura prolija saca de un bolso nuevo un teléfono que tiene restos visibles de base de maquillaje o de un vidrio protector deteriorado.

Los teléfonos son caldo de cultivo de bacterias y recolectores de polvo. Mantenerlos en buenas condiciones es tanto una cuestión de estética como de salud. Recuerda desinfectarlos con toallitas de alcohol. Un paño de microfibra servirá para las huellas dactilares en la pantalla y un paño humedecido con agua eliminará los restos de maquillaje.

¿Qué pequeñas cosas de la apariencia de las personas te llaman la atención, determinando al instante tu impresión de ellas?

Genial/Consejos/10+ Pequeños detalles molestos que pueden hacer que causemos una mala impresión a los demás
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos