13 Hábitos perjudiciales que pueden hacer que cualquier hogar se vea como un auténtico desastre

Algunas personas tienen su ropa ordenada por colores, mientras que otras tienen sus armarios completamente llenos de prendas por todos lados. En algunas viviendas, todas las especias están etiquetadas en frascos, mientras que en otras incluso resulta imposible encontrar el otro par de un calcetín. En la mayoría de los casos se trata de hábitos, los cuales solemos dejar pasar y consideramos completamente inofensivos. Pero estos, a su vez, conducen a un verdadero desorden.

En Genial.guru estamos seguros de que el orden a tu alrededor es garantía de orden en tu cabeza. Por eso elaboramos una lista de acciones que muchos realizamos automáticamente, pero que pueden conducir a una negativa en todos los intentos por tener una casa organizada.

1. Colgar la ropa de abrigo en la entrada de la casa

Lo primero que atrae la atención al entrar en un hogar es la gran cantidad de prendas de abrigo colgadas en el perchero del recibidor. Ya que frecuentemente decidimos salir a la calle con una gabardina, mañana con una chamarra, y pasado mañana con un abrigo. Al final, la ropa de la temporada fría, verano y otoño se amontona, llama la atención y se ve como un auténtico desastre.

Adquiere el hábito de que, al llegar a casa de la calle, inmediatamente guardes tus prendas en el clóset lejos de tu vista. Deja solo las cosas de temporada cerca de la puerta. Todo lo demás ponlo en bolsas y guárdalo en estanterías.

2. Dejar el sofá cama extendido después de dormir

Los poseedores de hogares pequeños frecuentemente usan un sofá cama en lugar de una cama para dormir, pero se olvidan de que esta es parte fundamental de los elementos de una recámara. Al estar extendido, este gran mueble abarrota el espacio libre y hace que la habitación parezca desordenada. No tengas flojera de colocar el sofá cama en su posición original después de dormir. Haz que esta rutina se convierta en un útil hábito.

3. Colocar todos los electrodomésticos pequeños en la encimera de la cocina

La abundancia de electrodomésticos colocados en fila crea un efecto de ruido visual. Cualquier acumulación de pequeños objetos se ve poco armoniosa y luce desordenada. No abarrotes todo el espacio de la cocina. Es mejor que selecciones un lugar para tus fieles ayudantes en la alacena o repisas.

4. No levantar el equipo deportivo después de ejercitarte en casa

Los amantes de hacer ejercicio en el hogar frecuentemente no recogen su equipo deportivo después de terminar sus rutinas. Las pesas ruedan de una esquina a otra, esperando hasta la siguiente sesión deportiva, o, por el contrario, se cubren con una gruesa capa de polvo en el olvido. Recuerda guardar el equipo deportivo para no llenar la recámara visualmente.

5. Guardar sartén sobre sartén en la estufa con la esperanza de ahorrar espacio

Ante la falta de espacio libre en la cocina, una ama de casa lucha desesperadamente por cada centímetro libre. Al final, las sartenes, ollas y cacerolas para las cuales no había lugar en la alacena son amontonadas en la estufa. Estas “torres” de utensilios crean una sensación de desorden en la cocina.

6. Colocar una gran cantidad de recuerdos en las repisas abiertas

La abundancia de pequeños objetos tales como recuerdos, velas, estatuas y demás chucherías no agregarán belleza a tu estantería. Por el contrario, crearán un desorden visual. Para que las repisas con cosas pequeñas no se vean como un montón de objetos sin sentido y adquieran una vista más armoniosa y con estilo, es suficiente seguir unas reglas sencillas.

Por ejemplo, las cestas de mimbre y las cajas decorativas ocultarán los cables, discos y otros pequeños objetos. El método popular entre los diseñadores “lo pesado abajo, lo elegante arriba” resolverá dos tareas al mismo tiempo: funcional y estética.

7. Guardar diferentes pequeñeces en la cocina sin seguir un orden

Las salsas aromáticas y condimentos inspiran a realizar verdaderas obras maestras culinarias, pero es bastante difícil guardar todo eso en la cocina.

Los excesivos frascos y botellas con especias colocados de forma aleatoria por toda la superficie de la cocina de ninguna manera adornarán esa zona.

8. Dejar los zapatos en el suelo del recibidor y no guardarlos en el armario o en un mueble para calzado

El recibidor es la carta de presentación de un hogar, el cual es capaz de animar después de un día pesado en el trabajo o entristecer. La acumulación de una gran cantidad de zapatos por todo el suelo crea un completo desorden. La razón principal recae en la falta de sistemas de almacenaje. Debido a eso, resultará muy complejo mantener un orden sin un mueble especial para guardar el calzado.

9. Realizar la limpieza en un día determinado

Si limpias tu hogar estrictamente según un itinerario, es hora de que reconsideres tu enfoque hacia la limpieza. Es recomendable limpiar al menos 2 veces por semana, porque el polvo y la suciedad se acumulan en las cosas con cada minuto que pasa. Hoy en día, existe un método popular de limpieza diaria que ocupa de 15 a 20 minutos, lo cual te ayudará a mantener el orden en tu casa de forma permanente. ¿Tal vez deberías tratar de aplicar este hábito en tu vida?

10. No tener un lugar especial para bolsos y accesorios

Al parecer, es mucho más fácil elegir un atuendo para un bolso que encontrar un lugar decente para guardarlo. Es importante pensar inmediatamente en un sistema de almacenaje donde puedas acomodar todos tus accesorios y no le des la oportunidad al desorden de manifestarse. Después de todo, un almacenaje incorrecto de bolsos, cinturones, gorros y otros atributos crea una impresión de desorden. Por desgracia, en donde hay un montón de cosas siempre reinará el caos.

11. Guardar la ropa en un armario abierto

Los armarios abiertos tienen tanto ventajas como desventajas. Por un lado, expanden visualmente el espacio y agregan un poco de atmósfera a tu interior. Por otro, te obligan a tener un mayor orden. Lamentablemente, después de un día agotador, no siempre te dan ganas de llegar a poner todo en su lugar. ¿Estás listo para hacer esto regularmente? Si no es así, entonces mejor compra un cómodo y amplio armario con puertas.

12. Dejar secar los trastes en un tapete y no guardarlos en la alacena incluso después de que se hayan secado

Esta es una situación muy familiar: lavar los platos, dejar que se sequen en la rejilla y olvidarlos ahí durante unos cuantos días. Una cocina con una montaña de objetos cerca del fregadero se ve desordenada. Es por eso por lo que debes deshacerte de esa isla de caos de forma oportuna.

13. No deshacerse de las viejas pantuflas de casa. Aparte del hecho de que están repartidas por todo el hogar, su aspecto físico deja mucho que desear

Frecuentemente solo se compran nuevas pantuflas después de que en las viejas aparecen agujeros. Son muy queridas y acogedoras, sirven durante muchos años, y diariamente acumulan grandes cantidades de bacterias. Tales zapatos desgastados y esparcidos por todos los rincones del departamento no adornarán ningún hogar. No olvides que se recomienda lavarlas una vez al mes y cambiarlas cada seis meses.

¿Cómo vas con la limpieza? ¿Es pan comido para ti o siempre te obligas a hacerla?

Compartir este artículo