Genial
Genial

13 Maneras de bajar de manera legal tus recibos (ahorrarás un mes al año)

Muchos de nosotros ya estamos acostumbrados a cerrar el grifo para que no fluya el agua de manera ociosa y a apagar la luz al salir de la habitación. No obstante, existen otras cosas que vale la pena comprobar en casa si quieres reducir significativamente tus recibos. ¿A quién no le gustaría pagar facturas, no por 12, sino por 11 meses en un año?

Genial.guru te muestra en este artículo los métodos menos obvios pero eficaces que te ayudarán a no derrochar dinero.

1. Coloca una botella en el tanque de agua

Llena una botella de 1,5 litros con agua, añádele piedras para que adquiera más peso y colócala en la cisterna del inodoro. Así, su volumen se verá reducido y, de este modo, disminuirá la cantidad de agua que caerá por el inodoro. Como resultado, una familia de 3 personas podrá ahorrar alrededor de 11 metros cúbicos de agua al año.

2. Vacía la bolsa de la aspiradora con más frecuencia

Cuanto más obstruida esté la bolsa de polvo, así como el filtro de la aspiradora, más electricidad se necesitará para su limpieza.

3. Utiliza utensilios de cocina de materiales que se calientan rápido

Los utensilios de cocina fabricados con vidrio, cobre y aluminio se calientan más rápidamente y por lo tanto requieren de menos consumo de energía a la hora de cocinar. Si no puedes renunciar a tu sartén favorita de hierro fundido, no te olvides de apagar el fuego 10-15 minutos antes, ya que la temperatura necesaria se mantendrá.

4. Cambia la ubicación del refrigerador

Idealmente, el refrigerador debe instalarse cerca de la pared más fría, lejos de los fuegos de la cocina y calefactores. También hace falta dejar espacio entre la pared y el refrigerador. Haciendo esto, gastará menos energía a la hora de enfriar.

5. Instala un grifo de palanca

Un grifo con una sola palanca te permitirá ajustar la temperatura del agua más rápido, lo que supone un gran ahorro a largo plazo.

6. Hierve la cantidad justa de agua en el hervidor para consumirla de una sola vez

Si pones a hervir, no el hervidor entero, sino, por ejemplo, agua para 1-2 tazas, gastarás mucha menos energía y obtendrás agua caliente más rápido. Lo mismo sucede a la hora de cocinar: no vale la pena echar demasiada agua. De este modo, después de la cocción, no tendrás que desechar toda la cantidad sobrante, y todo se cocinará en menos tiempo.

7. Lava con agua fría

El lavado diario es mejor que se lleve a cabo a bajas temperaturas: la mayor parte de la suciedad se lavará de todos modos. Para calentar el agua hasta 30°C se gasta 4 veces menos energía que a 60°C. Además, vale la pena reducir el número de revoluciones al centrifugar hasta 600-800. De esta manera, no solo ahorrarás energía, también mantendrás el aspecto de los tejidos.

8. Comprueba tu fontanería

Para verificar si el inodoro tiene fugas, puedes agregar tinte a la cisterna. Para ello, te puede servir el jugo de remolacha o una pastilla de inodoro de color azul: las manchas que producen se eliminan fácilmente con los productos habituales para lavar el inodoro. Si tras pasar 30-40 minutos observas que la taza del inodoro adquirió un color rojizo o azulado, ya sabes que se producen fugas. Si es así, será necesario avisar al fontanero para no malgastar unos 18 metros cúbicos de agua al año.

9. Usa la papelera

Y más precisamente, no utilices la taza del inodoro como si fuera un cubo de basura ni le tires nada que pueda atascarse o sea difícil de lavar.

10. Limpia las bombillas

Una bombilla polvorienta aporta un 10-15%. menos de luz. En vez de encender lámparas adicionales por las noches, puedes limpiar con regularidad del polvo las pantallas y las bombillas en sí mismas.

11. Elimina la suciedad de los electrodomésticos

La cal incrustada en los elementos que calientan el hervidor, la lavadora y el lavavajillas reduce la conductividad térmica, lo que significa que los dispositivos comienzan a usar más energía para calentar el agua a la temperatura necesaria.

12. Renuncia a las alargaderas de cables

Cualquier alargadera crea más resistencia en la red, lo que aumenta el consumo de electricidad. Por lo tanto, intenta conectar los aparatos eléctricos directamente al enchufe, siempre que te sea posible.

13. Utiliza un vaso mientras te cepillas los dientes

Muchos ya han adquirido el hábito de cerrar el grifo mientras se cepillan los dientes o se afeitan. Sin embargo, será todavía más económico llenar un vaso de agua en vez de crear uno con las palmas de tus manos. Con esta cantidad, te será suficiente para enjuagar la boca y eliminar la pasta de dientes.

¿Y cómo ahorras tú? Comparte tus trucos en los comentarios.

Compartir este artículo