Qué tipo de pestañas postizas usar según la forma de tus ojos

Es posible que, al momento de pensar en vernos más atractivas, unas buenas pestañas postizas sean la opción más deseada. Sin embargo, puede que descubramos que no todas nos quedarán bien. Si el ajuste y el estilo no son los indicados, probablemente terminemos por acrecentar aquello que queríamos ocultar. El primer paso que no debemos saltarnos para evitar que esto ocurra es identificar la forma de nuestros ojos.

En Genial.guru preparamos esta guía sencilla para que puedas encontrar las pestañas postizas que más te favorezcan.

1. Ojos almendrados

Los ojos almendrados son ligeramente puntiagudos en los extremos y más anchos en su centro, de modo que la curva del iris queda oculta tanto para el párpado superior como para el inferior. Si al mirarnos el párpado en un espejo con los ojos bien abiertos logramos verlo fácilmente, esto quiere decir que tenemos los ojos en forma de almendra.

A esta forma de ojo le queda bien cualquier estilo de pestañas postizas. Si queremos acentuar su forma aún más, las pestañas voluminosas distribuidas de manera uniforme son las indicadas.

2. Ojos redondos

El ojo redondo se identifica por tener un pliegue visible en el párpado y porque, a diferencia de los ojos almendrados, en ellos sí se puede ver el iris completo.

Hay dos estilos de pestañas que favorecen esta forma de ojo; todo depende del efecto que se busque lograr.

  • Para enmarcar y acentuar la forma redondeada, es mejor escoger pestañas entrecruzadas, largas y voluminosas.
  • Para suavizar y alargar el ojo, el estilo de pestaña acampanada, conocida también como “ojos de gato”, es el ideal.

3. Ojos encapuchados

Un ojo encapuchado o entrecerrado se identifica por un pliegue adicional de piel que cubre el párpado y hace que el ojo parezca más pequeño. Para este estilo, las pestañas postizas largas pueden resultar demasiado grandes y pesadas, de modo que lo aconsejable es elegir pestañas de volumen medio y más cortas en los extremos. De esta forma, el ojo se verá más grande y abierto.

4. Ojos hacia arriba

Los ojos hacia arriba son aquellos en los que las esquinas exteriores apuntan más alto que las interiores. Aquí el párpado inferior se ve más largo que el superior. Una pestaña acampanada en la esquina exterior, más angosta en el centro y más tupida en el extremo, es una de las mejores opciones para este estilo.

5. Ojos de un solo párpado

Este tipo de ojos se llama “ojo monólido” y se caracteriza por no tener un pliegue; es decir, que en estos casos la piel cubre totalmente el párpado superior. Es el ojo típico en el este de Asia. Para este estilo, las ideales son las pestañas de varias capas y mixtas, de pelo largo y corto.

6. Ojos hundidos

En este caso, la piel del párpado se nota más voluminosa en el borde exterior y a la vez se percibe como una especie de “hueco” justo bajo el hueso de las cejas. Esto ocurre porque los ojos están colocados más profundamente en la cuenca del ojo; por eso el hueso se ve más protuberante y los ojos más pequeños.

En estos casos, lo mejor es elegir pestañas largas, de varias capas y con volumen. Estas le quitarán la profundidad que tiene este tipo de ojos naturalmente y los hará ver más superficiales. Para que se vean grandes, lo ideal son las pestañas más largas en el medio que en los bordes.

7. Ojos salientes

En los ojos salientes, el globo ocular se percibe como elevado con respecto al nivel del rostro. Suelen ser grandes y redondos.

En estos casos, habrá que prestar atención a las pestañas postizas que se elijan porque estas en general tienden a agrandar el ojo; de modo que habrá que elegir las que precisamente no aumenten este efecto. Las livianas y de poca densidad o volumen medio son las indicadas.

8. Ojos caídos

Estos ojos son la inversa de los almendrados, sus esquinas exteriores se inclinan levemente hacia abajo y, de este modo, el párpado se hace más visible. Lo ideal para elevarlos son las pestañas de ojos de gato.

¿Qué producto de maquillaje llevas siempre contigo? ¿Cuál es el que usas más veces en el día?

Compartir este artículo