9 Razones por las que las pantimedias se rompen sin piedad

La frase “Más vale tener 100 arrugas en la cara que una en las pantimedias” no surgió en vano. A muchas mujeres les es familiar la frustración por la aparición de una corrida o agujero en la punta del pie. Eso incluso puede ocurrir con unas pantimedias nuevas. De ahí recurrimos a posibles opciones: desde guardarlas en el congelador hasta usar constantemente barniz de uñas transparente por si acaso. Pero resulta que los problemas con las pantimedias pueden prevenirse al conocer algunas sencillas recomendaciones.

En Genial.guru averiguamos qué errores en el guardado, elección y uso de las pantimedias cometemos y cómo evitarlos.

1. Ponerlas sin tener cuidado

Al parecer, es una acción bastante simple. Sin embargo, a veces no prestamos atención a las pequeñeces que en un santiamén acortan la vida de las pantimedias. Los padrastros o accesorios (por ejemplo, pulseras o anillos) aumentan el riesgo de que se formen agujeros en las telas finas. Algunas personas incluso aconsejan usar guantes delgados para tomar las pantimedias.

2. Guardar todo de forma desordenada

Es importante guardar las pantimedias de forma correcta para que duren más. No debemos almacenar este tipo de prendas delicadas en una bolsa, en donde puedan enredarse entre sí. Al desenredarlas, podemos engancharlas por casualidad y romperlas rápidamente. En lugar de eso, enrolla las pantimedias cuidadosamente. Primero dóblalas a la mitad y luego enróllalas. Después puedes guardarlas en un cajón u organizador.

3. Guardarlas en el mismo cajón con la ropa interior

No solo es necesario doblar con cuidado las prendas de nailon, sino también guardarlas en el lugar correcto. Por ejemplo, no es una buena idea almacenarlas en el mismo cajón con los brasieres y ropa interior de encaje. Los ganchos del sostén, los cierres de un liguero e incluso los bordes de encaje (dependiendo de la tela) crean la oportunidad de la aparición de enganches y agujeros en el tejido.
Es mejor asignarles un cajón o repisa por separado en tu guardarropa. De esta forma, las medias y pantimedias te durarán mucho tiempo. Si las guardas en un gancho, entonces debes quitar todo tipo de cinturones cercanos, ya que las hebillas pueden dañar la tela.

4. No prestar atención al modo de lavado

¿Se pueden lavar las pantimedias en la lavadora? Aún muchas personas discuten sobre este tema. Y aunque algunos prefieren asegurarse y lavarlas a mano, otros están seguros de que hay que aprovechar los dispositivos modernos. Lo principal es elegir un detergente suave, un modo de lavado delicado y voltear la prenda al revés para que las fibras no se enrollen. Asimismo, es importante lavar exclusivamente con agua fría, ya que esto conservará el color y textura de las pantimedias.

5. Violar las reglas de lavado a mano

Si no quieres arriesgarte a meter tus pantimedias favoritas en la lavadora, entonces puedes lavarlas en el lavabo o en una tina especial. Puedes usar agua tibia, y es mejor evitar la caliente, dado que hará que la prenda sea menos elástica, lo que puede hacer que las pantimedias pierdan su imagen anterior después del lavado. Trata de no frotar demasiado fuerte o hacer movimientos bruscos para evitar daños. No solo es importante limpiar las suelas de las pantimedias, sino también el área de la entrepierna, ya que en estos lugares se acumula la mayor cantidad de bacterias. Remójalas durante 10 minutos y enjuágalas con agua fría.

6. Secar incorrectamente

Algunas lavadoras cuentan con la función de secado. Sin embargo, no se recomienda usarla para secar las medias, calcetines de nailon o pantimedias. Además, no vale la pena secarlas en un radiador de calefacción, ya que el calor puede deformar la tela y estirar el elástico de la cintura. Para que tus pantimedias duren más, tiéndelas en un tendedero, pero ten cuidado con las pinzas para la ropa: estos pequeños “ayudantes” pueden dañar las telas delicadas. La mejor opción es secarlas en una superficie horizontal lejos de los rayos solares.

7. Combinarlas con los zapatos inadecuados

En la temporada fría comenzamos a usar otro tipo de zapatos. Por ejemplo, botas o botines. La piel áspera del calzado puede dañar fácilmente la tela de las pantimedias. Como resultado, obtendrás agujeros en los dedos gordos. No es difícil corregir esto, solo bastará con ponerte un calcetín de algodón adicional. De esta forma, la superficie interior de los zapatos no entrará directamente en contacto con la tela delgada de las medias o pantimedias, sino con una más densa.

8. No prestar atención al tipo de hilo de las pantimedias

Todos los empaques de las pantimedias y medias indican de qué tipo de hilo está hecha la prenda. A primera vista, esta información no es tan importante, pero puede ayudarte a predecir la vida útil de la prenda. La tela de hilos recubiertos de una capa es menos resistente y probablemente no te dure mucho.
La tela de hilos recubiertos con dos capas hace que las pantimedias o medias sean más resistentes y duraderas. El hilo de microfibra popular consta de varias fibras muy finas. Esto proporciona un ajuste denso y durabilidad.

9. No tomar en cuenta la proporción de poliamida y elastano

Por lo general, estos tipos de materiales se encuentran con más frecuencia en la composición de las pantimedias y las medias. La confección perfecta de elastano debe ser del 8 al 20 %. Si es menor del 8 %, entonces solo el resorte tiene elasticidad. Tal prenda perderá rápidamente su forma. Si hay más del 20 % de elastano en la composición, entonces tales pantimedias tienen un efecto moldeador. Se ajustan mucho al cuerpo y ralentizan la circulación sanguínea. Debido a esto, no se recomienda usar este tipo de prenda todos los días.

¿Qué sutilezas de la elección y el guardado de este tipo de prendas te gustaría saber?

Compartir este artículo