Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Secretos automovilísticos que solo los conductores experimentados conocen

Independientemente de que seas un dueño de automóvil veterano o que apenas hayas aprendido a conducir, existe una infinidad de cosas que posiblemente no conozcas sobre tu auto. De hecho, los verdaderos expertos de autos te dirán que algunas de las cosas que tú crees que sabes pueden ser poco ciertas. Muchas de las cosas que le haces a tu auto, por ejemplo, podrían ser realmente innecesarias.

En Genial.guru, amamos la emoción de tomar el volante, así que compartiremos una lista de consejos de expertos y trucos que necesitas conocer.

1. Podrías no necesitar reemplazar la batería de tu auto

Si te parece tener problemas con la batería de tu auto, tu primer instinto podría ser reemplazarla. A menudo, los cables de la batería son el problema debido a la corrosión. Un truco que las personas pueden usar para repararlo es verter Coca-Cola en los cables; esto ayudará a combatir la corrosión. O podría ser más económico y fácil recargar la batería de tu auto. Si en verdad necesitas reemplazar la batería, asegúrate de que sea una nueva, ya que estas pueden degradarse con del tiempo.

2. Es más importante asegurarte de que no se acabe el aceite en lugar de mantenerlo limpio

Si piensas que necesitas reponer el aceite de tu auto cada 5 000 km, deberías saber que los expertos realmente sugieren esperar hasta los 12 000 km, y algunos profesionales afirman que es seguro esperar hasta los 16 000 km. Cuando se trata del aceite de un automóvil, es más importante estar seguro de que este no se acabe en lugar de asegurar que no esté sucio. El aceite se evapora incluso en los autos modernos.

3. Comprueba si hay óxido en las pastillas de freno

Cuando escuchas que los frenos del auto hacen un chirrido, lo primero que se te viene a la mente es acudir a que los reemplacen. Normalmente, puede ser mejor tratar los frenos para eliminar el óxido, el cual se puede remover fácilmente con un cepillado o lijado. Por lo general, las pastillas de freno no necesitan ser reemplazadas hasta que se han desgastado en un 90 por ciento.

4. Sé cuidadoso con las revisiones gratuitas

Cuando tu mecánico te dice lo que tu auto necesita y lo que no, probablemente no querrás cuestionar a un profesional. Desafortunadamente, existen muchos mecánicos que están más interesados en darte problemas y cobrarte más dinero aunque llevaste tu auto a una “revisión gratuita”. Afortunadamente, hay algunas señales que hay que tener en cuenta.

Por un lado, si te dicen que una pieza necesita ser reemplazada, un mecánico de confianza te mostrará la pieza y te explicará por qué no puede ser reparada. Un mecánico que espera que creas ciegamente en el reemplazo simplemente lo querrá agregar a tu factura. Incluso el lenguaje puede ser un problema. Ten cuidado con los mecánicos que afirman que los problemas son muy complicados de explicar, ellos intentan asustarte para que pienses que es algo necesario o incluso tratan de intimidarte para que no los cuestiones.

Siempre intenta obtener una segunda opinión y recuerda que, cuando lidies con un mecánico sospechoso, puedes llevar tu automóvil a otro lugar para obtener un segunda opinión.

5. No le pidas a tu mecánico que rote tus llantas

Cuando sea hora de rotar tus llantas, no se lo pidas a tu mecánico. No solo es difícil determinar si en realidad han sido rotadas, sino también muchos especialistas no creen que la rotación de neumáticos realmente ayude a mejorar la velocidad. Si, por alguna razón, es inevitable que tu mecánico tenga que rotar las llantas, márcalas para asegurarte de que realmente han sido rotadas.

6. No le tengas miedo a la luz en el tablero de revisar motor

La razón más común por la cual aparece la luz “revisar el motor” en el tablero es porque el tapón de la gasolina no está cerrado correctamente, lo que hace que el oxígeno entré a través de la línea de gasolina. A menudo, lo que aparece en el tablero depende del modelo del vehículo o del software en lugar de problemas reales relacionados con el auto.

7. Probablemente no necesites aditivos especiales

Un especialista de automóviles o mecánico debe sugerir ciertos aditivos para el motor, tanque de gasolina o transmisión para ayudar a mejorar el rendimiento de tu vehículo. Para ser honestos, tu auto ya obtiene aditivos especiales a partir de la gasolina y el aceite. Lo importante a tener en cuenta es simplemente cambiar el aceite de manera regular.

8. Solo los cursos de manejo realmente pueden ayudar a mejorar tu experiencia de manejo

Hay muchos beneficios al tomar cursos de manejo en línea: pueden ayudarte a ahorrar dinero en el seguro de tu auto, obtener puntos en tu registro de manejo y mantenerte actualizado sobre las leyes de tránsito actuales.

9. Evitar la velocidad

A menos que te encuentres protagonizando la película Rápido y furioso, nunca debes sobrepasar los límites de velocidad. Esto no solo incrementa el riesgo de tener un accidente y tener problemas con la ley, las matemáticas básicas demuestran que la velocidad únicamente ayuda en los viajes largos. Esto se debe a que, entre más rápido vayas, más tendrás que exceder el límite de velocidad, pero con el mismo aumento proporcional. En un viaje menor a 80 km, el cual dura aproximadamente una hora, lo máximo que puedes ahorrar son 12 minutos.

¿Qué otros consejos de conducción te gustaría compartir con el mundo? ¡Esperamos tu respuesta en los comentarios!

Imagen de portada Shutterstock.com