9 Trucos caseros para que los zapatos sean realmente cómodos

Cuando un par de zapatos te deja ampollas en los pies la primera vez que sales con él, o un empedrado irregular de la calle genera una rozadura horrible en el tacón de tu zapato favorito, da ganas de llorar. Estos y otros problemas del calzado pueden prevenirse fácilmente. A menudo, lo único que hay que hacer es armarse con las herramientas adecuadas.

Genial.guru está convencido de que los zapatos, aunque sean bonitos, no deben exigir sacrificios. Por eso hemos enlistado unos sencillos trucos para evitar las ampollas y otras molestias.

1. Una curita en el zapato evitará las ampollas

Una curita es indispensable, aunque ya tengas una ampolla. Solo tienes que coger una de ellas (una no bactericida servirá) y pegarla. Pero no en el pie, sino en el zapato. Puedes colocarla en un lugar donde hay mucho roce entre la piel y el zapato. Una curita, especialmente hecha de tela, reducirá la fricción entre la delicada piel del pie y el zapato.

2. Las toallas sanitarias diarias eliminan el sudor y el olor

Las toallas sanitarias diarias tienen muchas más funciones de lo que se cree. Por ejemplo, eliminan el sudor y el olor indeseado en un abrir y cerrar de ojos. Hay varias formas de utilizarlas. Puedes pegar una toalla sanitaria de uso diario directamente en la plantilla para que absorba la humedad. Cuanto menos sudor haya, menos posibilidades habrá de que se produzca un olor desagradable.

3. Una curita también aliviará la fatiga

Después de andar en tacones todo el día, quieres llegar a casa lo antes posible y ponerte unas pantuflas suaves. Los zapatos de tacón alto presionan los nervios entre los dedos índice, medio y anular. Esto es lo que desencadena el malestar.

Para minimizar esto, haz un vendaje alrededor del dedo índice y medio o del dedo medio y anular. Este truco reducirá la presión y las molestias, y podrás disfrutar de tu par de zapatos favorito durante más tiempo. Ten cuidado de no envolver los dedos de los pies con demasiada fuerza.

4. Las chanclas de tela te evitarán las ampollas

Las chanclas son un calzado imprescindible en verano: son cómodas y frescas. Pero tienen un grave inconveniente: las correas de goma pueden rozar la piel de los dedos del pie. Si este es tu caso, no te apresures a guardar las chanclas en el armario hasta esperar tiempos mejores.

Puedes olvidarte de las ampollas cubriendo los tirantes con tiras de tela. Necesitarás un paño suave, pegamento y tijeras. Si no quieres complicarte con las cosas hechas a mano, elige zapatos con tiras de tela o sigue una simple pauta: no lleves chanclas cuando estén mojadas, ya que esto hará que las ampollas aparezcan más rápido. Además, no las lleves todo el tiempo; es mejor que tus pies descansen al menos un día.

5. Los cobertores de tacón protegen los zapatos y añaden comodidad

Un tacón atascado en el empedrado de la calle o en una rejilla es una situación desafortunada. Por suerte, ahora hay formas de proteger tu salud y también tus tacones. Un par de zapatos estará bien protegido por unos protectores de tacón de PVC, vienen en diferentes colores y es fácil elegir los adecuados. Estos protectores ayudan a distribuir el peso correctamente y permiten caminar cómodamente sobre el empedrado, los adoquines y otras superficies complicadas.

6. Los ganchos ahorrarán espacio

Los que no tienen muchos zapatos probablemente no tendrán problemas con el espacio para guardarlos. Pero si tienes varios pares para cada temporada, puede ser difícil hacerlos caber en un armario u organizador de zapatos. Una forma estupenda de ahorrar espacio en el pasillo de tu casa es colocar ganchos a poca altura del suelo y colgar en ellos los tenis de deporte, zapatos y otro tipo de calzado.

7. El detergente para lavavajillas limpiará los zapatos de vellón

El suave vellón hace que tus pies se sientan lo más cómodos posible. Pero el tejido pierde su buen aspecto cuando se ensucia. Un detergente para lavavajillas puede devolverle la vida. Si el agua no hace frente a la mancha, vierte una gota de detergente lavavajillas y frota con un movimiento circular. A continuación, limpia el residuo con un paño húmedo, sécalo con una toalla y déjalo airear lejos de la luz solar directa y otras fuentes de calor.

8. La laca para el cabello evitará que tus pies se resbalen

En algunos zapatos, los pies tienden a resbalar. Esta incomodidad se produce cuando compramos calzado de una talla más grande. Además, muchos de nosotros tenemos un pie ligeramente más grande que el otro, por lo que el más pequeño es menos estable. Para evitar la incomodidad, aplica un poco de laca en los pies para que se peguen al zapato y se mantengan en su sitio.

9. Un rollo de periódico ensanchará las pantorrillas de las botas de cuero

Las botas nuevas pueden estar demasiado apretadas no solo en el pie, sino también en la pantorrilla. Se las puede ensanchar con papel de periódico. Necesitarás un poco de este papel, que puedes enrollar; el rollo debe coincidir con el grosor de la pantorrilla de la bota para permitir que el cuero se estire.

Introduce el rollo de papel de periódico en las botas y déjalo así. El rollo puede dejarse en el zapato hasta el primer uso. También puedes aplicar previamente un spray para estirar el calzado.

¿Cuáles son algunos de tus trucos para elegir los zapatos?

Compartir este artículo