Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Estudio sugiere que las experiencias son mejores regalos que los materiales

La gente gasta mucho dinero en las demás personas, sobre todo en regalos. Pero ¿alguna vez has pensado en si realmente el tipo de regalo que das hace alguna diferencia? Después de todo, dar un regalo se puede tomar como un gesto que automáticamente genera un sentimiento positivo en quien lo recibe. Sin embargo, un estudio publicado en Journal of Costumer Research puso en cuestión la diferencia entre los regalos experimentales, como las vacaciones, cenas o eventos, y los materiales, como ropa, joyas y electrónicos, en cuanto a la satisfacción de recibir estos presentes.

Interesado en hacerte conocer más, Genial.guru leyó sobre esta investigación para contarte con detalles más claros todo sobre ella.

Los regalos materiales vs. los experimentales

Primero, como lo define esta investigación, los regalos materiales, como joyas u objetos electrónicos, son aquellos objetos que se dan para que alguien se los quede, mientras que los experimentales, como unas vacaciones o tickets para un concierto, son ese tipo de regalo que el recibidor puede vivir y experimentar.

En efecto, comprar una experiencia es personalmente más satisfactorio que un bien material. Las experiencias ofrecen mayor satisfacción, menos arrepentimiento y más felicidad. Sin embargo, pareciera que las personas están más inclinadas a dar regalos materiales, según una de las encuestas realizadas dentro de este estudio, en la cual un 78 % de 279 personas han dado regalos materiales porque creen que la durabilidad de estos es mejor.

Las experiencias generan emociones más fuertes

Teniendo en cuenta lo anterior, los investigadores predijeron que los regalos experimentales tienen mayores beneficios que los materiales debido a que un experiencia genera una mayor intensidad emocional. Por esto, generaron dos hipótesis:

  • Por parte del recibidor, los regalos experimentales fortalecen las relaciones más que los regalos materiales, sin importar que el regalo sea consumido junto con quien lo recibe.

  • Disfrutar los regalos experimentales evoca más emociones intensas que consumir regalos materiales, y que estas emociones fortalecen las emociones.

Para evaluar estas hipótesis se condujeron 4 experimentos dentro de relaciones personales existentes y el intercambio de regalos. En la primera prueba, se les dieron a varias personas regalos de 15 dólares, tanto experimental como material, para que se los dieran a algún conocido. En el segundo ensayo, se les dio una taza de café para que de igual forma se la regalaran a alguien que conocieran. En la tercera y cuarta prueba, los participantes recordaron los regalos experimentales o materiales que alguna vez recibieron.

Las relaciones entre el dador y el recibidor

Los resultados, en cuanto al primer estudio, mostraron que los regalos experimentales mejoran las relaciones entre el dador y el recibidor. Para el segundo examen, que busca demostrar si un regalo material también puede lograr el mismo efecto que el primer ensayo, resultó que las personas seguían prefiriendo los regalos experimentales, sin importar cuánto les gustaba la taza. A un nivel más emocional, en la evaluación 3 y 4, probaron que los regalos que ofrecen algún tipo de experiencia tienen mayores beneficios positivos.

No todos los regalos son igual de buenos o beneficiosos

En conclusión, esta investigación exploró las relaciones de las personas desde una perspectiva diferente: los regalos. Resulta que no todos los regalos son igual de buenos o beneficiosos para cada quien. Los hallazgos de estos investigadores resaltan que los regalos materiales son menos efectivos, en cuanto a términos sociales y, que, viéndolo desde los zapatos de otros, recibir una experiencia es más satisfactorio y emocional que recibir algo material.

Y tú, cuando regalas algo, ¿prefieres dar algo material o una experiencia? Después de haber leído esta nota, ¿cambiaste de pensar en cuanto a los regalos? Dinos en los comentarios.

Imagen de portada Chris Hemsworth / Facebook