10 Confesiones honestas de las personas que se enfrentaron a la elección: la familia o el trabajo

Hace poco nos topamos en las extensiones de Reddit con una acalorada discusión sobre qué es más importante: la familia o el trabajo. Uno de los usuarios se quejó de que prácticamente no veía a sus seres queridos debido a la carga frenética en la oficina. Hubo un acalorado debate debajo de su publicación sobre si eso realmente era necesario. ¿Quizás sea hora de bajar un poco la autoexigencia y recordar que incluso el salario más alto no es más que unos trozos de papel en la billetera o unas cifras en la cuenta bancaria?

Genial.guru también pasa mucho tiempo en la oficina y no siempre logra mantener un equilibrio entre la familia y el trabajo. Es por eso que este tema nos resultó tan cercano. Y como un bono adicional, al final de este artículo hemos preparado una selección de consejos útiles para los adictos al trabajo.

Punto de vista N° 1: La familia es más importante

Muchos de los participantes en la conversación no estaban dispuestos a pasar su tiempo libre haciendo trabajo extra. Afirmaron que rechazan deliberadamente los beneficios que les brinda una posición altamente remunerada pero agotadora.

Argumento N° 1: El trabajo nos quita nuestro tiempo libre

Uno de los portales de reclutamiento decidió averiguar cuánto tiempo nos quita el trabajo.í3 153 personas participaron en esa encuesta. Solo el 16 % de los afortunados ignoraban por completo los asuntos laborales tras cerrar detrás de sí la puerta de la oficina. Tres cuartos de los encuestados al menos una vez sacrificaron unas vacaciones con su familia, y el 45 % de los hombres y las mujeres trabajaban los fines de semana.

  • Me ofrecieron el trabajo de mis sueños hace 18 años. Hacía poco que me había casado y quería pagar los préstamos que había sacado para estudiar, por lo que simplemente no podía rechazar ese puesto. Ahora nos hemos mudado de Nueva York a una casa grande en la mejor zona del estado. La desventaja de este trabajo es que me lleva mucho tiempo. Trabajo al menos 60 horas a la semana y solo tengo un día libre.

Argumento N° 2: Los niños no reciben la atención y el cuidado adecuados

Los padres que tienen que trabajar duro desde la mañana hasta la noche simplemente no pueden dedicarles tiempo a sus hijos. Solo esperan llegar a la almohada y dormirse, y temprano en la mañana nuevamente corren a trabajar. Al mismo tiempo, los adultos son conscientes de que sus hijos e hijas sufren la falta de su compañía.

  • Extraño a mis hijos. Tuve que perderme tantos de sus partidos, recitales y pequeños momentos que ya no pueden regresar. Cuando llego a casa, mi hijo mayor pasa junto a mí para hacerle algún tipo de pregunta a su madre. Fue a ella, y no a mí, a quien le consultó sobre su relación con su nueva novia.

Argumento N° 3: En realidad, no necesitamos las cosas caras

Se considera que una persona exitosa debe vivir en una buena casa, relajarse en la playa regularmente y tener un teléfono inteligente del último modelo. Pero últimamente, en la sociedad ha habido una tendencia a reducir el costo de la vida. Por ejemplo, en el Reino Unido ya existe todo un movimiento llamado “No compres”. Sus participantes ahorran cantidades significativas y, al mismo tiempo, cuidan el medio ambiente.

  • Siempre puedes sobrevivir por una cantidad mucho menor a la que estás acostumbrado. Será suficiente con tener un solo automóvil para toda la familia (o rechazar el uso del automóvil por completo), dejar de comprar comida preparada, mudarse de una metrópoli a una pequeña ciudad o pueblo.

Argumento N° 4: El exceso de trabajo provoca problemas de salud

Los científicos de China y Singapur dedicaron un estudio completo al problema de la adicción al trabajo, en el que señalaron la importancia del apoyo social. La comunicación con los familiares y amigos puede ser un verdadero salvavidas. Y a veces los propios adictos al trabajo se dan cuenta de que han alcanzado el límite de sus capacidades y deciden pasar más tiempo con sus seres queridos.

  • Mi yerno se perdió el nacimiento de su hijo menor debido al trabajo. Sí, ganó mucho dinero, pero su familia solo lo veía durante sus vacaciones. Una noche, tuvo dificultades para respirar: era una embolia pulmonar bilateral. Le tomó varias semanas recuperarse, después de lo cual se dio cuenta de que ya no quería trabajar hasta el agotamiento. Ahora les dice a todos que su enfermedad repentina fue lo mejor que le pudo haber pasado.

Argumento N° 5: El trabajo no debe ser el objetivo principal de nuestras vidas

Los representantes de las profesiones bien remuneradas a menudo enfrentan agotamiento emocional y, debido a las frecuentes situaciones estresantes, pueden desarrollar enfermedades cardiovasculares. Las sorpresas adicionales para un adicto al trabajo pueden ser la obesidad y los problemas con el sistema musculoesquelético.

  • Vi cómo mis padres tenían cada vez más y más problemas de salud con cada año que pasaba. Y cuando se retiraron, ya no pudieron recibir ningún placer de la jubilación. Yo elegí un trabajo menos remunerado y no me arrepiento. Mi principal deseo es trabajar para vivir, no vivir para trabajar. Por lo tanto, siempre le presté atención a la disponibilidad de un horario flexible y a la cantidad de horas laborales, y no al monto del salario.

Punto de vista N° 2: El trabajo es más importante

Al otro lado de las barricadas estaban los verdaderos adictos al trabajo. Por supuesto que a algunos de ellos tampoco les importaría descansar más con sus familias. Pero todos eran conscientes de su responsabilidad por el bienestar material y la salud de sus seres queridos.

Argumento N° 1: Todos los sacrificios son por el bienestar de la familia

Convengamos que vamos al trabajo (incluso a uno de nuestros sueños) no por capricho, sino para ganar dinero. Todos los días sacrificas conscientemente tu tiempo, tus fuerzas e incluso tu salud para que tus seres queridos vivan en abundancia, para que se paguen las cuentas y los niños tengan perspectivas de un buen futuro.

  • Proporcionas a tu familia un nivel de vida decente. Si tu hijo es bueno en los deportes o en las actividades científicas, entonces, ¿quién, además de ti, proporcionará la estabilidad financiera necesaria para su entrenamiento y la educación? ¿Acaso tus seres queridos no ven el enorme esfuerzo que haces por su bienestar? Mi madre siempre trabajó duro, casi no la vi la mayor parte de mi vida, pero siempre la entendí y la respeté por este gran esfuerzo.

Argumento N° 2: Puedes encontrar tiempo para tus seres queridos incluso con un horario ocupado

Muchos padres que trabajan son conscientes de que en la comunicación con los niños lo importante no es la cantidad de tiempo que pasan con ellos, sino su calidad. Los hijos y las hijas saben que se les dedicará al menos una hora al día, y no se sienten privados de atención.

  • Mi esposa es traumatóloga. Ella pasaba muchísimo tiempo en el trabajo, mientras yo me quedaba en casa con los niños. Pero no diría que mi relación con ellos es mejor. Cuando los niños eran pequeños, mi esposa era la responsable de todos los procedimientos necesarios antes de que se acostaran. Era su manera de estar con ellos después de un largo día.

Argumento N° 3: El trabajo puede ser divertido

Sucede que las personas se sumergen en el trabajo de una manera completamente consciente. Son los clásicos solitarios no aptos para una vida familiar, que se casaron solo por la presión de la sociedad. Pueden decirles a todos lo mucho que se cans​​an en la oficina, pero no harán nada para cambiar esa situación.

  • Si trabajas mucho, esta es solo tu elección. Muy a menudo, es posible cambiar a otra modalidad de trabajo con menos horas o decidir mudarse o reducir los niveles de calidad de vida. Si finges que no tienes esa opción, te estás mintiendo a ti mismo y a los demás.

Argumento N° 4: Al crecer, los niños apreciarán los sacrificios hechos por ellos

Muchos de los que pasan días enteros en el trabajo creen que, tarde o temprano, sus hijos podrán apreciar los sacrificios hechos por ellos. Pero eso pasará recién dentro de 10 o 20 años, cuando ellos mismos comiencen a trabajar y a mantener a su propia familia. Incluso si no lo entienden ahora y les parece que la frase “lo hago por ti” es una excusa.

  • Mi padre trabajó de 6:30 a 23:00 hs durante los primeros 18 años de mi vida. Pero él es una de las personas más increíbles, y se sacrifica tanto para que yo y mis hermanos y hermanas podamos vivir mejor. Me preocupo por él y siempre estoy feliz de compartir mis alegrías y logros con él. Sí, cuando era más joven quería que él estuviera allí, pero aprecio todo lo que hizo por nosotros, sus hijos.

Argumento N° 5: La familia se opondrá a bajar el nivel de vida

Curiosamente, algunos de los que pasan días enteros en la oficina estarían encantados de quitarse la sobrecarga. Pero los detiene el hecho de que la familia no estará contenta con la inevitable reducción de los ingresos.

  • Tus seres queridos no tienen derecho a tratarte fría e molestamente. Si no les gusta el hecho de que trabajas mucho, deberán aceptar sin protestar una vida con menos comodidades materiales.

Bono: cómo no extenuarse en el trabajo

Honestamente, nosotros tampoco sabemos cuál de estas afirmaciones puede llamarse 100 % verdadera. Parecería que todos tienen su propia verdad. Quizás lo importante es dejar de inventar excusas y aceptarse como se es: un padre ejemplar o adicto al trabajo que expresa amor por sus seres queridos a través de la creación de riqueza material para ellos. Y para encontrar un equilibrio entre la familia y el trabajo, puedes intentar seguir los consejos que se dan los usuarios de Internet:

  • Arregla con tus superiores la posibilidad de trabajar de forma remota 1 o 2 días a la semana (aunque, para esto necesitarás suficiente experiencia y una opinión ya establecida de ti como un profesional).
  • Durante al menos uno de tus días libres, apaga el teléfono y pon un contestador automático en tu bandeja de entrada de correo electrónico.
  • El séptimo día de la semana debe ser un tiempo familiar; incorpora una nueva tradición ese día, por ejemplo, pidan pizza esa noche y vean películas juntos.
  • Complácete a ti mismo con agradables sorpresas: pide unos días de vacaciones, saca a tu hijo de la escuela antes de tiempo y pasa el tiempo con él.
  • Mándale a tus seres queridos recordatorios de ti durante todo el día, envíales mensajes de texto agradables y felicítalos en las fechas importantes.
  • Demuéstrale a tu alma gemela y a tus hijos que no solo estás dispuesto a invertir dinero en ellos, sino también tiempo (si hacen deportes, únete a ellos, si les gusta leer, vayan a una biblioteca).

¿Qué punto de vista te resulta más cercano a ti? ¿Estás dispuesto a trabajar duro para garantizar el bienestar de tus seres queridos, o preferirías reducir tus gastos para pasar con ellos más tiempo?

Imagen de portada pixabay
Compartir este artículo