Genial
Genial

10 Prendas que los padres que quieren que sus hijos estén a salvo nunca comprarían

Los padres modernos están seguros de que saben todo e incluso más sobre la ropa de los niños. Si es algodón, debe ser solo cien por ciento natural, los sintéticos son un “no, no, y otra vez no”. El estilo debe estar a la moda, el color debe ser tendencia y la imagen en general debe ser armoniosa. Por desgracia, incluso las cosas aparentemente atractivas y bien cosidas pueden estar cargadas de peligros que las madres y los padres amorosos ni siquiera imaginan.

Genial.guru quiere serte útil una vez más, así que recopiló una antiselección de ropa que no debería estar en el guardarropa de un niño.

1. Ropa con botones decorativos, lentejuelas y abalorios

La ropa de los niños no debe estar repleta de elementos decorativos. Los niños curiosos pueden arrancarlos, metérselos en la nariz, en la oreja o tragárselos, porque estos detalles brillan y relucen maravillosamente. Los botones comunes también pueden representar un peligro para el niño. Los que son cosidos en fábricas muchas veces no están bien adheridos, por lo que siempre hay que revisar la ropa nueva después de la compra.

  • Hace poco quedé impactada cuando encontré un pequeño botón de una camisa en un pañal. Nunca vimos cuándo nuestra hija se lo tragó. Nos habríamos vuelto locos de preocupación. ¡Menos mal que el botón salió solo! Todavía me reprocho no haberla vigilado mejor. © Amina / V-dome-deti

2. Bufanda larga

Una bufanda infantil, que a primera vista puede parecer un artículo inofensivo, puede representar una amenaza potencial para los niños. Mientras juegan en el patio de recreo, donde hay muchos toboganes, escaleras y otras estructuras para trepar, a un niño se le puede enganchar la bufanda larga en una de las estructuras de juego. Salir sin la ayuda de adultos en tales casos es bastante problemático y, a veces, simplemente imposible. En una escuela de Canadá, los niños no pueden llevar bufandas mientras juegan en el patio de recreo.

  • Aunque vivimos en un lugar frío, no le pongo una bufanda a mi hijo. Ni siquiera se me ocurre hacerlo. Y un niño mayor se sentirá incómodo con ella, además de que se le puede enganchar en algo. Es mejor elegir correctamente la ropa de abrigo y, de ser necesario, usar prendas con cuello largo. Recuerdo desde mi niñez que siempre me sentía incómoda usando bufandas, ¡pero tenía prohibido quitármelas! © Ciudadana / Deti.mail

3. Cuello de tortuga con cuello demasiado estrecho

Un suéter de cuello alto es una prenda versátil y práctica, pero también tiene sus inconvenientes. Es incómodo de ponerse: la cabeza lo atraviesa con dificultad, el niño se irrita y experimenta sensaciones desagradables. Como resultado, tanto el niño como sus padres terminan alterados. Además, un cuello estrecho puede causar dolores de cabeza debido a la mala circulación sanguínea e irritación debido al contacto cercano de la piel con el tejido, especialmente en el caso de los sintéticos de baja calidad.

  • Mi hijo tiene miedo de ponerse ropa por encima, especialmente con cuello de tortuga. Hasta la histeria. Si de repente no puede pasar la cabeza de inmediato y se queda atascado por un par de segundos, se le corta la respiración, en sus ojos aparece terror, intenta arrancarse esa prenda con furia y de inmediato se pone a llorar. Ya casi nos ponemos meditar en voz alta antes de empezar a vestirnos. © Lelka / Otvet.mail

4. Ropa oscura sin elementos reflectantes

A menudo, las mamás y los papás optan por prendas prácticas y de colores oscuros que no se ensucian rápido, lo que pone en riesgo la seguridad de sus hijos. Los padres no solo pueden perder fácilmente de vista a su hijo entre una multitud de personas, sino que los conductores de automóviles pueden simplemente no ver a un pequeño peatón en la oscuridad. Cuantos más elementos reflectantes haya en la ropa de los niños, mejor.

  • En Estonia, cerca de los jardines de niños y las escuelas, se realizan controles: por la mañana, cuando está oscuro, la policía está de pie y apunta con el haz de una linterna a cada niño. Se alaba a los que tienen reflectores, se les da a los que no los tienen. No puedes caminar aquí sin reflectores en tu ropa, constantemente hablan de eso. Es comprensible: oscurece temprano, los inviernos son nevados, tan oscuros que te duele la vista al mirar hacia adelante. © Ninaninja / Pikabu

5. Zapatos pesados ​​"a la moda" o zapatos de suela plana

Los zapatos a la moda y coloridos pueden resultar pesados ​​e incómodos. Los fabricantes sin escrúpulos a menudo ponen en primer lugar solo la apariencia de sus productos y simplemente ignoran las necesidades anatómicas del pie de un niño. Con zapatillas pesadas de suelas enormes, es incómodo correr y jugar, y el niño se cansa más rápido.

Las zapatillas deportivas y otros zapatos de tela con suelas planas de goma también pueden ponerlos en riesgo. Debido a la falta de talón y soporte en el empeine, aumenta varias veces la probabilidad de desarrollar pie plano.

  • ¿Sabes cómo llamo a estos zapatos? Footkiller (“asesino de pies” en inglés. Nota de Genial.guru). Yo mismo usé unos así del octavo al noveno grado. Un año fue suficiente para toda la vida. Ahora tengo aletas, no pies. © Peshkom4ever / Pikabu

6. Chaquetas y overoles con capuchas voluminosas y mucha piel

Las capuchas voluminosas dificultan la visión y pueden ser causa de una tragedia. El niño no puede evaluar adecuadamente la situación, lo que es extremadamente peligroso, especialmente en una carretera, las vías del tren o en calles oscuras. Además, al igual que con una bufanda larga, la capucha de la chaqueta puede engancharse fácilmente en cualquier cosa en el patio de juegos.

  • Espero que sepas el peligro que puede representar una capucha así para un niño. En ella no se ve ni se oye absolutamente nada. Los niños no son muy atentos de por sí, y los padres no les ayudan a serlo poniéndoles una prenda así. Tengo una chaqueta con capucha por el estilo y, cuando la uso, mi esposo debe ayudarme a cruzar la calle. Solo puedes escuchar lo que está sucediendo al frente. © Bella.Lestrange / Pikabu

7. Ropa demasiado “adulta”

Se ve elegante y bonita, pero es completamente incómoda de usar. La ropa demasiado ajustada, así como el oversize, dificulta el movimiento de los niños, lo que hace que sea difícil e incómodo para ellos correr y jugar. Trata de alcanzar a un amigo ágil con un abrigo de cuero ecológico de diseñador o pantalones ajustados, o jugar en el arenero con jeans con las rodillas rotas.

  • Los tacones altos y las camisetas de corte bajo se ven espeluznantes, y la mayoría de los tops hoy en día son demasiado cortos. Personalmente, creo que los niños deben vestirse como niños: de manera práctica, accesible y sencilla. Porque tienen que jugar y ensuciarse hasta al menos 6.º grado. © Anne-Marie Foster / Quora

8. Zapatos ortopédicos de carcaza dura

Hace un tiempo, el uso de zapatos con talón reforzado, una plantilla con soporte del arco plantar y el tacón de Thomas se recomendaban desde los primeros pasos vacilantes del bebé y se usaban incluso en casa. Estos zapatos ortopédicos son más altos, rígidos y pesados. No es de extrañar que causen malestar y tormentos innecesarios. Hoy en día, los niños con pies sanos no necesitan zapatos ortopédicos, y estos se deben comprar exclusivamente por recomendación de un médico. Otra cosa son los zapatos con estructura anatómica: son más livianos, más elásticos, más suaves y están diseñados para prevenir el desarrollo de pies planos. Cualquier niño puede usarlos.

  • Usar sandalias las 24 horas es lo peor. Independientemente de si el niño camina solo o no, si está en la calle o pasa la mayor parte del tiempo en su casa. Vi a un bebé que gateaba arrastrando unos pesados zapatos por la casa. El bebé no podía pararse con ellos, se torcía los pies constantemente, se caía y lloraba. © Unknown / Detstrana

9. Cosas con etiquetas grandes

Si un niño hace un berrinche al ver la misma camiseta o blusa, se pone nervioso, se comporta de manera extraña mientras la usa, entonces los padres deberían mirar más de cerca esa prenda. Tal vez el mal humor del niño o la calidad de la tela no tengan nada que ver, sino que la culpa sea de la etiqueta de la marca o la etiqueta con información sobre el cuidado de la prenda. Estos elementos suelen ser desproporcionadamente grandes, su material es rígido y las esquinas son demasiado puntiagudas.

  • Corto todas las etiquetas y las quito completamente. Siempre me frotan e irritan la piel incluso a mí, así que mi bebé tampoco las necesita. © natulika / Babyblog

  • Odio las etiquetas, ¡no las tengo en ninguna de mis ropas! No me gustan hasta un estado maníaco, así que hago esto: las corto con cuidado hasta la raíz, luego uso una aguja y unas pinzas y las saco hilo por hilo. © Olga / Babyblog

10. Gorros ajustados y estrechos

Es mejor comprar un tocado estrictamente según el tamaño de la cabeza. Un gorro demasiado grande causa inconvenientes: se desliza, interfiere con la vista. Y uno apretado se clava en la piel, deja marcas en la frente y puede causar dolores de cabeza. Con un gorro sintético ajustado a la cabeza, el niño transpirará y la picazón con irritación no se harán esperar mucho.

  • Teníamos un gorro que era a prueba de viento, hecho de material sintético, y hacía sudar a mi hijo. Hacía un efecto invernadero. Es mejor comprar uno de tela natural que permita el paso del aire. © Mamá / Baby

¿Qué tipo de ropa odian usar tus hijos y por qué?

Compartir este artículo