Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Sacrificios que nuestros padres hicieron por nosotros (y ni siquiera nos dimos cuenta)

Cuando somos jóvenes damos por hecho el amor que nuestros padres sienten hacia nosotros y no los apreciamos como deberíamos. Pero a medida que vamos creciendo nos damos cuenta de que ellos son las personas que más nos apoyan en la vida. De manera altruista decidieron renunciar a muchas cosas, y solo con el objetivo de criarnos de la mejor manera posible.

Para formarte como la persona increíble que eres actualmente, tus padres atravesaron por muchas dificultades, así que, en caso de que necesites otra razón para amarlos aún más, Genial.guru quiere compartir contigo 10 de ellas.

1. Se aseguraron de que tuvieras lo mejor, incluso cuando estaban en su peor momento

Para los padres, los hijos lo son todo, y estarían dispuestos a hacer cualquier cosa por ver una sonrisa en sus rostros. En lugar de comprarse cosas nuevas o mejores para sí mismos, ellos siempre ponen a sus niños por delante, y procuran que estos estén contentos y se sientan felices. Tus padres siempre pondrán tu comodidad por encima de la suya.

2. Sacrificaron su sueño para que pudieras cumplir los tuyos

Tener un bebé significa perder el sueño (durante años), pero no hablamos de las cosas tan obvias. Cuando un nuevo miembro llega a la familia se generan algunos cambios que influyen incluso en las cuestiones económicas. Los padres que esperan a un hijo comienzan a trabajar más duro con el objetivo de obtener más dinero para hacerles frente a los gastos que se generarán en el futuro. En realidad, los padres son tan trabajadores y dispuestos a lograr que la vida de sus hijos sea lo más positiva posible, que trabajan de manera más productiva y se convierten en mejores empleados. Tus papás pasaron noches sin dormir trabajando incansablemente para que tú pudieras alcanzar las estrellas.

3. Renunciaron a sus pasatiempos

Ser padre en sí mismo es un trabajo a jornada completa, así que, cuando un bebé nace, mantener los pasatiempos activos se convierte en una tarea más que imposible. Cuidar de los hijos, pasar tiempo de calidad con ellos, educarlos, vigilarlos... la lista resulta interminable, razón por la cual las personas terminan renunciando a sus aficiones cuando se convierten en padres.

4. Lo dejaban todo y te cuidaban cuando estabas enfermo

Esta es la razón por la cual, cuando estás enfermo, automáticamente piensas en tus padres. Desde que llegaste a este mundo, ellos siempre estuvieron atentos a tu salud y bienestar. Pasaron días y noches cuidándote e intentando curar cualquier enfermedad que padecieras, dejando todo lo demás en su vida en modo de espera.

5. Pasaron más tiempo contigo y pospusieron su vida social

Para los padres es indispensable pasar tiempo con sus hijos con el fin de construir una relación bonita y duradera. Pero, para conseguirlo, tienen que suspender su vida social y privarse de verse con sus amigos, acudir a fiestas o quedarse despiertos hasta entrada la noche.

6. Compartieron ese último trozo de comida contigo, a pesar de que tenían hambre

Esto es algo bastante personal, y es probable que tus padres no te lo cuenten, especialmente tu mamá. Con frecuencia, cuando los hijos piden comida, sus padres terminan dándoles su parte. En realidad, cuando hay alimento suficiente solo para una persona, las madres se lo darán a sus hijos y se irán a la cama con el estómago vacío.

7. La privacidad se convirtió en un lujo que no podían permitirse

Para una pareja, la privacidad se escapa por la ventana después del nacimiento de su hijo. Los pequeños siguen a sus padres, literalmente, a todas partes, formulan numerosas preguntas y siempre reclaman dormir con ellos. Por su parte, ellos aceptan todas estas misivas con amor y una sonrisa en sus rostros.

8. Ahorraron su dinero para tu futuro en lugar de gastárselo en sí mismos

Cuando crecemos y comenzamos a trabajar nos damos cuenta de lo difícil que resulta ganar dinero. Nuestros padres trabajaron muy duro con el fin de mantener a toda la familia, y, en lugar de gastar sus ingresos en sí mismos, como lo merecían, los ahorraron para nosotros y nuestro futuro.

9. Mantuvieron la calma cuando destruías sus cosas preferidas

Ser padre requiere de mucha, MUCHA paciencia. Debes lidiar con tus hijos cuando rompen por accidente tus cosas costosas, cuando cambian de canal en la tele para poner sus caricaturas favoritas mientras que tú desesperadamente deseas ver el nuevo capítulo de una serie, cuando revelan tus embarazosos secretos a los invitados, y así sucesivamente. Tus padres te decían “no pasa nada” cuando destruías sus cosas preferidas, fingiendo que eso no les rompía el corazón.

10. Te entregaron todo su corazón

A medida que crecemos nos damos cuenta de que nadie en el mundo nos querrá tanto como nuestros padres. Ellos nos enseñan el verdadero significado del amor desinteresado e incondicional. Dedican gran parte de sus vidas, de manera exclusiva, a sus hijos, y no pueden hacerlo de una manera diferente. Corre y dale un fuerte abrazo a tus queridos padres, ¡y hazles saber cuánto aprecias todo lo que han hecho por ti!

¿Tienes una buena relación con tus padres? ¿Cuál es el recuerdo más preciado que conservas de ellos? Comparte tus historias con nosotros en los comentarios.

Ilustrado por Anastasiya Pavlova para Genial.guru
Compartir este artículo