Genial
Genial

12 Frases que los padres no deberían decirles a sus hijos (si desean su felicidad)

No cabe duda de que los padres amorosos les desean a sus hijos solo lo mejor. Por eso controlan cualquier paso de su hijo, le enseñan sin descanso, lo ayudan y motivan. Sin embargo, determinadas frases de los adultos que, a primera vista parecen completamente inofensivas, pueden causar serios daños en una psique infantil aún no formada. Tales palabras frecuentemente las pronunciamos automáticamente, incluso sin pensar, ya que la mayoría de nosotros las escuchamos de nuestros padres.

Basándose en la opinión de los psicólogos, Genial.guru averiguó qué frases pueden influir negativamente en los niños y en su futura percepción de la vida.

“Puedes convertirte en lo que tú quieras”

Es increíble apoyar de cualquier manera a los niños en su afición y objetivos para el futuro. Sin embargo, demasiadas ambiciones en los niños, como mostraron investigaciones, pueden tener un efecto negativo. Es importante transmitir a tus hijos que deben poseer un plan B si no logran cumplir sus sueños relacionados con su carrera. No todos los niños puede convertirse en un cirujano talentoso, astronauta o una estrella de fútbol, a pesar de que trabaje arduamente para lograr su objetivo. Y eso es algo absolutamente normal.

La tarea de los padres es criar a un hijo realista, enseñarle a fijar metas y prepararlo para el hecho de que en la vida también pueden esperarle decepciones.

“Hazlo aunque no puedas”

En el caso de las actividades físicas, tal consejo puede causarle daño a tu hijo. Frecuentemente se trata de padres que tratan de realizar sus sueños no cumplidos a través de sus hijos, por ejemplo, ser bailarina o una estrella del deporte. Los entrenamientos muy intensivos pueden provocar lesiones que frustrarán el futuro de tu hijo. Enséñale a hacerle caso a su cuerpo y reaccionar a tiempo al dolor e incomodidad.

“Eres la imagen de tu padre / madre”

No hay nada malo en comparar a los niños con sus propios parientes en un sentido positivo. Pero, frecuentemente, tales frases traen un carácter negativo. Además no solo el comportamiento del niño cae bajo una crítica, sino también el del padre. Esto confunde a los niños y los obliga a elegir a estar del lado de mamá o papá y aspirar a complacer a uno de ellos.

“Eres el mejor / Nadie se compara contigo”

A pesar de decir tales frases con las mejores intenciones, idealizar a tu hijo puede tener consecuencias negativas para su autoestima. Esto lleva a que los niños no se atrevan a probarse en algo nuevo, teniendo miedo de que les espere un fracaso y no cumplan las expectativas de sus padres.

“Come brócoli / espinaca / coliflor, es muy beneficioso”

Según los investigadores de la Universidad de Chicago, para los niños, la palabra “beneficioso” se convierte en el sinónimo de “no delicioso” con el paso del tiempo. Debido a esto, pueden rechazar cualquier comida saludable, incluso sin probarla. Si quieres que tu hijo coma, por ejemplo, coliflor, entonces es mejor que le digas que es deliciosa y crujiente.

“No le pegues a tu hermana / hermano”

Es normal abrumarse con emociones negativas o enojo hacia una determinada persona. Tanto niños como adultos, frecuentemente pueden no saber controlar sus sentimientos, pero nosotros podemos encontrar un método para manejarlo. Esto es algo que debes enseñarle a tu hijo: aceptar las emociones y controlar su reacción. La frase “no le pegues a tu hermano” o “no seas malo con tu hermana” no es suficiente sin explicar las razones. Ningún niño respondería a ella: “¡Vale, no lo voy a hacer!”.

Trata de transmitirles a tus hijos que no deben callar sus emociones, sin embargo, es incorrecto dejarlos hacerles daño físico a sus seres queridos. Proponle a tu hijo liberar su negatividad con una almohada o juguete, dibujar algo que refleje su sentimiento o simplemente describirlo con palabras.

“No te pongas triste por una tontería”

No menosprecies los problemas de tu hijo. Posiblemente para él no es una tontería, a pesar de que se trate de un juguete perdido. Al mostrarle a los niños desprecio, puedes perder la confianza en ellos, lo que amenaza con que, a una edad más avanzada, no te pedirán un consejo o ayuda si el problema en realidad se trata de algo serio.

“Deja te ayudo”

La capacidad de un niño para determinar cuando realmente necesita ayuda de terceras personas y cuando puede superarlo independientemente es una de las destrezas más importantes que tenemos que adquirir a una temprana edad. Muchos padres adelantan las necesidades de sus hijos, por ejemplo, ayudándoles con las tareas que podrían hacer solos. En la vida adulta, tales personas difícilmente toman un nuevo trabajo por temor a los fracasos.

“¡No lo toques, lo vas a romper!”

Si constantemente repites frases de tal tipo, conducirá a que el niño sea cerrado e inseguro de sí mismo. Después de tales palabras, lo más probable es el que niño tire o rompa esta cosa, ya que de antemano lo predispusiste a tal fin. En la vida adulta, esta persona tendrá miedo de construir su carrera profesional, estará seguro de que no le saldrá nada bien, lo que significa que no vale la pena empezar. Si tienes miedo de que tu hijo rompa o estropee una cosa valiosa, es mejor que le digas lo siguiente: “Ten cuidado con esto. Tengo miedo de que se rompa”.

“¡Eres muy inteligente!”

A primera vista, esta frase parece un buen método para elogiar al niño, sin embargo, lo puede convencer de que, para lograr el éxito, no es necesario realizar esfuerzos, ya que posee un talento especial o la naturaleza le dio una gran inteligencia. Es mejor fomentar el trabajo y el esfuerzo de los niños, y no sus cualidades. Por ejemplo: “Te has preparado arduamente para este proyecto”, “Sabía que lo podías hacer, ya que has invertido tiempo y esfuerzo en esta tarea”.

“Mamá no está llorando, todo está bien”

Al tratar de proteger a su hijo de las preocupaciones, algunos padres se ponen una máscara feliz y fingen que todo está bien, cuando al mismo tiempo, están abrumados por sus emociones. Sin embargo, los niños sienten sutilmente lo falso y les da miedo. Si ocultas tus emociones negativas e imitas positividad, no solo empeorará tu estado, sino también la relación con tu hijo. No es obligatorio contarle todo lo que ha pasado, pero es importante mostrarle con tu ejemplo que no tiene que avergonzarse de sus propios sentimientos.

“No hables con desconocidos”

En el caso de los niños pequeños, este concepto es bastante complicado de entender. Además, pueden comenzar a mantener distancia con todos los desconocidos, en particular de aquellos que intentan ayudar, por ejemplo, policías o bomberos. En lugar de prohibirle a un niño hablar con cualquier transeúnte, es mejor explicarle cómo se debe comportar en determinadas situaciones, por ejemplo, si algún hombre sospechoso le ofrece dulces o lo invita a su casa.

¿Cuáles de estas frases escuchaste de pequeño? ¿Qué palabras por parte de los padres piensas que son dañinas para la psique infantil?

Compartir este artículo