Genial

12 Personas contaron con sinceridad lo que se siente ser un niño tardío

5-36
19k

Para los padres, somos niños eternos que siempre necesitan cuidados. Y, créeme, tu edad no importa en absoluto. A mamá siempre le preocupará que su amado hijo haya comido y se haya abrigado bien. Incluso si en la calle hace 20 °C. Pero a medida que las mamás y los papás se hacen mayores, necesitan cada vez más que nosotros los cuidemos a ellos, porque muchas veces ya no son tan enérgicos y saludables. Pero ¿cómo es crecer para los niños que nacieron cuando sus padres ya estaban en una edad avanzada?

Genial.guru ha leído muchas historias honestas sobre las alegrías y las penas de la vida de los niños tardíos y ahora tiene prisa por compartir estas revelaciones contigo. Esperamos que después de leerlas llames a tus padres y les recuerdes que los amas.

  • Cuando nací, mi madre tenía 36 años y mi padre 48. Y tuve terribles complejos en la infancia por eso. Me sacaba de quicio cuando alguien pensaba que yo era su nieta, no su hija. Ahora tienen 60 y 72 años, y cuando se encuentran con viejos conocidos, ellos los miran en estado de shock y les preguntan si han pasado los últimos 20 años en un congelador. Mi padre todavía tiene el pelo negro y mi madre sigue siendo igual de esbelta. Mis padres solo les devuelven misteriosamente la sonrisa. Yo sé que su secreto es ser jóvenes de alma, y ​​el cuerpo es un reflejo de su alma. © Oídoporahí / Ideer

  • Mi mamá tenía 41 años y mi papá tenía 45 cuando yo nací. Ambos pusieron una gran cantidad de energía y ​​conocimiento en mi educación. Creo que muchos padres jóvenes simplemente no son capaces de eso. Pero mi situación tiene sus desventajas. Por ejemplo, mi padre tomaba medicamentos para la presión, por eso podía pasar durmiendo el día entero. Pasé suficiente tiempo con él, pero cuando dormía, me aburría terriblemente. © Julie Edelstein / Quora

  • Mamá me dio a luz a los 40 años, mi papá entonces tenía 61. Mis padres siempre han sido pacientes conmigo, lo que es una clara ventaja de su edad. Tenían una visión única del mundo. Gracias a eso, de pequeña, me comunicaba sin problemas con los adultos en general. Ahora tengo 23 años y aprecio el tiempo que puedo pasar con ellos. Incluso si mis padres a veces se molestan terriblemente. Ahora, cualquier resentimiento o decepción viene con la consciencia de que cada uno de nuestros encuentros puede ser el último. © Elizabeth Hitchcock / Quora

  • Mi padre tenía 65 años en el momento de mi nacimiento. Él es médico y mi madre es enfermera, por lo que el tema de la muerte en la familia nunca ha sido ignorado. Crecí horrorizada. Tenía miedo de despertarme un día y encontrarlo muerto. En el lado positivo, recibimos una generosa asistencia del gobierno. Los descuentos, por ejemplo. A menudo comprábamos cosas a nombre de papá, ya que era mayor. © GuriStargin / Reddit

  • Mamá tenía 45 años y mi padre 43. La brecha generacional era simplemente insoportable, por lo que tuvimos muchas discusiones. Todavía me molesta enormemente cuando mi madre no puede entenderme. Mi padre quería verme terminar mis estudios, conseguir un trabajo, casarme... Pero, por desgracia, murió poco antes de cumplir 62 años. Espero que mamá siga aquí y sea testigo de todo eso. © Prithpal Kaur / Quora

  • Mi padre tenía 45 años cuando yo nací. Es extraño cuando todavía eres un adolescente y ya tienes padres mayores. Son más serios acerca de que llegues tiempo a un lugar determinado y regreses de allí antes que otros niños. Además, las historias de mi padre sobre su infancia a veces me dejaban en shock y él, a su vez, siempre se sorprendía de lo rápido que los niños modernos aprenden a usar tecnología. © Rainyboots / Reddit

  • Nací cuando papá tenía 42 años. A pesar de que mi padre quería un hijo varón, me mimó mucho. Cuando era pequeña, tenía todo lo que necesitaba, e incluso más (y aquellos eran tiempos difíciles para nosotros). Nunca tuve vergüenza de su edad, por el contrario. Cuando me llevaba a la escuela o una sección de deportes, siempre me enorgullecía, porque estaba con mi PAPÁ, ¡miren todos! Me inculcó el amor por los deportes, y logré el éxito en ellos gracias a mi padre. Ahora he crecido y realmente extraño esa relación sincera y abierta.

  • Cuando nací, mi madre tenía 39 años y mi padre, 61. Fue genial crecer con padres mayores. Debido a su edad, entendían bien qué era lo que realmente importaba en la crianza, por lo tanto, ponían mi educación en primer lugar y no me castigaban por faltas menores. © Sarenna McKellar / Quora

  • Nací cuando mamá tenía 39 años y papá tenía 44. Creo que, en una edad consciente, también la actitud hacia los niños se vuelve más consciente. Una persona ya entiende lo que ella misma es y lo que es la vida. No fui criada estrictamente, pero cuando se te trata con respeto, ni se te ocurre aprovecharte de esta confianza. Las conversaciones amistosas con mis padres me enseñaron a pensar críticamente, por lo que nunca tuve miedo de expresar mi opinión. Cuando tenía 15 años, mis compañeros de clase se reían del hecho de que mis padres eran “viejos”. Entonces sentía amargura y algo de vergüenza, pero todo pasó rápidamente. Sé que mi mamá y mi papá son mis mejores amigos. El único problema ahora es que mi ansiedad ha aumentado ligeramente: vivimos en diferentes ciudades, y todos los días llamo a mis padres para preguntarles sobre su salud.

  • Tengo un hermano de 2 años. Un niño tardío, mi papá tiene 50 años en este momento, y mi mamá 42. Yo tengo 18. Recuerdo mi infancia y entiendo que no hay nada mejor. Pero qué triste me resulta cuando desarrollo a mi hermano, lo educo, le enseño modales, y luego mi madre enciende estúpidos dibujos animados, y él los mira atónito y se vuelve más tonto. ¡Es tan fácil! No corre, no salta y no te molesta. He aquí el problema de los hijos tardíos: uno de los padres es demasiado perezoso, y el otro dice que simplemente ya es demasiado viejo. © Oídoporahí / Ideer

  • Nací en 1999 y mi padre, en 1947. Una de las principales ventajas de su edad es que puede hablar de casi todo. Y no importa qué tema yo saque a colación, él mantendrá fácilmente cualquier diálogo. Y tiene geniales recuerdos. Aprendí muchas cosas diferentes de él: fue piloto, ingeniero, artista y carpintero... Y, lo más importante, fue mi padre. Gracias a su edad, se me han abierto muchas nuevas oportunidades. © Nathan Lewman / Quora

  • Soy una niña tardía en la familia. Mamá siempre estuvo mal de salud. Esto no se reflejó en mi crianza; ella me dedicó suficiente tiempo. Los últimos años, por supuesto, fueron difíciles. Las enfermedades se hicieron sentir, aparecieron muchas dolencias nuevas. Yo soy quien la cuida. El otro día cumplió 80 años, compré rosas, fui a felicitarla. Yo misma ya soy abuela, pero me sentía como una colegiala que le compró flores a su madre para su cumpleaños y corría para hacerla feliz. En verdad, somos niños, mientras nuestros padres están vivos. © Oídoporahí / Ideer

¿Qué piensas tú, a qué edad es mejor tener un bebé?

5-36
19k